El ritmo de los sueños

Un día en el estudio de grabación donde se produce la magia
Publicado en Revista | Lunes 18, de Febrero de 2019 | Actualizado el Lunes, 18 de Febrero de 2019

Javier Casanova, productor musical santandereano, le apuesta a artistas locales para alcanzar lo más alto de la música latina.

Parecía como si estuviese solo. Concentrado en una pantalla con muchos colores hacía música. No había pista de dónde ni cómo se producía este sonido, era solo Javier Casanova. Una chica castaña de estatura media, sentada en el mueble del estudio, movía su pie al ritmo de la música; sin embargo, él no parecía estar muy convencido de que quedara lo mejor posible. -¡La métrica! Seguro debe ser eso. Este verso alarga el ritmo y no deja hacer la armonía. - Mafe lo volteó a mirar y Javier solo asintió con la cabeza. Pese a que generalmente Mafe Ál- varez, como artista local, era quien se arriesgaba con composiciones diferentes, esta vez Javier tomaba las riendas del nuevo producto.

Pacientemente ajustaba cortes, sonidos y tonos que dieran a la producción una imagen e identidad musical diferente a todas sus anteriores. Debía desaparecer de su mente los más de 3.000 ritmos que figuran en su disco duro e innovar una vez más. No obstante, para él esto no significaba problema alguno, cinco años de formación como Músico en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, el reconocimiento como Cum Laude en su carrera, múltiples diplomados y la participación como Productor Asociado a los Latin Grammy, le propiciaron los conocimientos necesarios para estar en el top de los productores musicales de Santander.

No se le complicaría el proceso de creación. María Fernanda se levanta, lo abraza por los hombros y se despide diciendo que deposita toda su confianza en él para su trabajo; y cómo no hacer- lo, si tiene una amplia trayectoria. Todo comenzó desde pequeño cuando sus padres lo matricularon en una escuela de música para que aprendiera guitarra, y Javier terminó escapando de ellas para entrar a clases de piano. Fue en un recital, donde sus padres descubrieron que la música era lo suyo, pues interpretó Für Elise en un auditorio con másde 300 espectadores.

[FOTO 2]: El ritmo de los sueños
Javier Casanova, productor musical santandereano, le apuesta a artistas locales para alcanzar lo más alto de la música latina. En su estudio de grabación sucede toda la ‘magia’ de la música. Foto: Camilo Casanova / Pfm. Foto

En su paso por la Universidad, todo este sueño se materializó cuando un desconocido lo vio leyendo unas partituras y le pidió hacerle una serenata a su esposa. Desde aquel día, no ha parado de trabajar: haciendo toques, eventos, conciertos y, actualmente, producciones musicales. Todo esto lo ha logrado gracias a su disciplina y constancia, por eso se siente satisfecho. Actualmente todos sus proyectos se almacenan en el disco duro de un tera, pues allí, según él, está toda su creatividad, pero sobre todo el legado que se hace irrenovable, como sí lo serían el resto de sus ‘juguetes’ (como suele llamar a sus dispositivos musicales).

Entre sus trabajos más destacados se encuentra toda la producción de Contravía Band (rock pop), Zimram (religioso), Mafe Álvarez (latin pop), Alefanía (infantil), Jamming Sound (reggae), y Paola Arias (latin pop); pero Javier considera que su trabajo más significativo fue una producción a capela de seis canciones, en la cual cada persona representaba un instrumento con su voz, él realizó arreglos como grabación, afinación, edición, masterización, entre otros; varias de estas melodías son de su autoría.

En cuanto a los artistas contemporáneos, tanto Mafe Álvarez como Charlie Hernández proyectan a Casanova en su futuro musical tanto en Santander como alrededor del mun- do, a donde desean llegar. Lo con- sideran un excelente guía musical y personal, pues ha influido en ellos la persistencia, disciplina y cono- cimientos necesarios para lograr el éxito a nivel internacional. Pese a los problemas que se puedan presentar en el escenario o en la producción, Javier siempre está allí para ellos, como cuando Contravía Band esta- ba de gira por los colegios de Bu- caramanga y en uno de esos con- ciertos se fue la luz por exceso de conexión de equipos, pero Casanova logró reducir la carga energética que demandan estos elementos y poder continuar el espectáculo. Si bien, en primera instancia se optó por cance- lar el concierto, Charlie, vocalista de la banda, finalizó la canción a viva voz: lección aprendida de su mentor, Javier Enrique Casanova Mantilla.

[FOTO 3]: El ritmo de los sueños
Javier se arriesga con nuevos sonidos en la nueva producción de Mafe Álvarez: Bam Bam. Foto: Camilo Casanova / Pfm. Foto

En el día a día de un productor musical se pueden presentar tanto victorias como contratiempos, mo- mentos tranquilos como agotadores, todo depende de la disposición del cantante, sus facultades, conoci- mientos previos, melodías, concep- tos claros, y por supuesto, su ins- piración. En alguna ocasión, hace ya tiempo, una banda oriunda de San Gil visitó el estudio de Casano- va dispuesta a iniciar la grabación, pero algo no sonaba bien, literalmente. Tras analizar las causas de la inconformidad se descubrió que la agrupación no tenía conocimiento de que previamente debía afinar sus instrumentos, por lo tanto, el sonido no era totalmente armónico. Después de corregir el percance, se debía definir el color, la tesitura y la base rítmica para posteriormente iniciar la producción correcta. Por otra parte, también se presentan al estudio artistas totalmente autodidactas, que solo requieren unos cuantos empujones para definir su estilo de producto musical.

Los músicos deben desarrollarse en múltiples facetas: docentes de técnica vocal, de instrumentos musicales (como lo es el piano), ingenieros de sonido en los diferentes eventos, y productores musicales en sus estudios, donde siempre se encuentran ocupados. Javier Casanova entra con la oscuridad de la madrugada y sale con la oscuridad de la noche, y su vida la dedica al posicionamiento de la música de los artistas santandereanos, a nivel departamental, nacional e internacional. Son muchos los ingenieros de sonido que hay en Bucaramanga, pero en realidad los músicos que se dedican a analizar las piezas musicales, a componer junto con sus artistas y a construir juntos el arte de la música, son muy pocos; y aún más difícil de encontrar aquellos que conserven sonidos naturales e instrumentales, pues en la era de la música digital, todos los sonidos son producidos por una computadora, olvidando la esencia de la música original.

Para solventar el estrés que a veces puede generar la industria musical, Javier Casanova tiene un pasatiempo que perfectamente puede cumplir el papel de profesión, la fotografía. Se ha dedicado a este arte con el fin de complementar su creatividad, pues invierte la mayor parte de tiempo en programas de creación como Avid ProTools 10, Logic Pro X y Maschine. Se aísla de todo esto gracias a su cámara fotográfica Nikon D750 con el fin de trabajar más su parte visual. Mafe Álvarez, una de sus artistas más destacadas, lo elige como fotógrafo para múltiples ocasiones; como en el viaje de negocios que realizaron a Miami, en el que ella grabaría un sencillo en compañía de un artista estadounidense; su productor, como buen apasionado a la fotografía, llevó su cámara y no descuidaba cualquier espacio para ajustar el ISO, la apertura del diafragma y la velocidad para capturar los mejores paisajes y momentos de la artista, según ella, esto se da gracias a la conexión entre la modelo y el fotógrafo. Para Javier consiste en plasmar el arte en tan solo un instante.

[FOTO 4]: El ritmo de los sueños
La nominación a los Latin Grammy en el año 2016 ha sido un valioso reconocimiento a su labor como productor. Foto: Camilo Casanova / Pfm. Foto

De repente, recibe una llamada, deja de mirar los múltiples colores de la pantalla y de manipular los faders de mezcla de su controlador, se levanta y va hacia la puerta; se detiene justo antes de abrirla, frente a la medalla que obtuvo con su nominación a la 17° edición de los Latin Grammy. Vienen a su mente todos los talleres que tomó, los conciertos a los que asistió, los contactos que hizo y los múltiples artistas que conoció, entre los que están Julieta Venegas, Morat, Santiago Cruz, Fonseca, Piero, Carlos Vives, Andrés Cepeda, Sebastián Ya- tra, Choquibtown, Martín Elías, Lau- ra Pausini, Alejandro Lerner, entre muchos otros. Vuelve en sí y mira de reojo su estudio, piensa en todas las aventuras que han ocurrido allí en los más de 10 años que lleva como productor. Sale y cierra la puerta para dirigirse a ver a su esposa, quien es su inspiración y apoyo para hacer toda esta magia.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592