La pasión por la pelota en Santander

Publicado en Edición 53 | Jueves 25, de Octubre de 2018 | Actualizado el Lunes, 29 de Octubre de 2018

El ascenso de Johan Caballero y James Aguirre en el equipo insignia
de la ciudad bonita, el club Atlético Bucaramanga.

Los futbolistas por lo general son figuras públicas reconocidas incluso más que los artistas musicales, escritores y hasta políticos. Es fácil pensar que estos deportistas llevan una vida sin preocupación alguna debido a sus altos ingresos salariales. Pero no todo es dinero. La realidad puede ser muy diferente, es importante saber un poco más a fondo sobre de dónde vienen realmente y lo que han pasado hasta llegar a ser grandes exponentes del ‘deporte rey’.   

Este es el caso de dos íconos regionales del equipo insignia de la ciudad, el club Atlético Bucaramanga. En primer lugar, está James Aguirre, portero que lleva casi una década en el conjunto ‘Leopardo’ desde que hizo su primera aparición en el club a mediados del 2009; por otro lado, alguien a quien la vida le sonrió hace poco menos de seis meses, Johan Caballero, joven que aspira a ser un gran jugador en el fútbol nacional. 

James Aguirre tiene 181 centímetros de altura, es mayor entre tres hermanos y está próximo a graduarse como abogado; estos son partes de los datos esenciales en la biografía de este guardameta devoto a la Virgen de Guadalupe y referente del balompié santandereano. 

Inició su trayectoria deportiva como profesional en el año 2009 en el club Atlético Bucaramanga con tan solo 17 años. “Mi papá me llevó a la escuela de las inferiores del club y allí comenzó mi proceso hasta el día de hoy”, afirma Aguirre. En la actualidad, tras ocho años de aquel estreno como arquero en el fútbol colombiano; además de ser un hombre que se ha ganado el cariño de los aficionados del conjunto ‘Leopardo’, James es pieza fundamental para el rendimiento del equipo.  

“Fueron sentimientos indescriptibles cuando debuté, una alegría y a su vez un poco de nervios en el momento de ver la hinchada [..] Satisfacción por el hecho de saber que después de tanto esfuerzo había logrado lo que quería”, señala el deportista de 25 años.  

Uno de los arqueros referentes en la niñez de James Aguirre fue Oscar Córdoba, quien ganó la Copa América con la Selección Colombia en el año 2001, dejando su valla invicta. “Él fue una gran inspiración para mi carrera, además de ser un excelente ser humano […] También me dejaba guiar mucho por Miguel Calero, aunque siempre preferí a Córdoba”, concluye el guardameta, profesional desde el 2009. 

Y es que no es para menos el hecho de poder iniciar su carrera futbolística en el club tradicional de la tierra que lo vio nacer, como es el caso del joven Johan Caballero, además de ser un acierto del equipo su vinculación, la oportunidad que le brindó el cuerpo técnico del Atlético Bucaramanga, en su momento a cargo del profesor Diego Cagna, fue una recompensa a las adversidades que enfrentó este amante de este deporte. 

“Es una alegría impresionante, el director técnico y mis compañeros me han depositado la confianza de poder jugar y aportar al equipo que es lo más importante”, expresa el joven deportista, quien comparte camerino con algunos ídolos del club. 

A comienzos de temporada se habló mucho sobre la incorporación de grandes figuras santandereanas como lo fue el regreso de Sherman Cárdenas, volante de 28 años quien viene procedente de la Liga Universitaria de Quito y la llegada del floridano Michael Rangel, quien proviene del fútbol turco. “Es una alegría inmensa compartir con tantas figuras, ver la humildad que tienen; esto me da confianza para seguir trabajando y poder ser ídolo como ellos algún día. Además, son excelentes personas, lo que me hace sentir cómodo en el club”, afirma la joven promesa santandereana, Johan Caballero.  

En el 2017 el portero titular del ‘Leopardo’ fue James Aguirre, el “Abogado”, como también se le conoce. Vivió muy de cerca el tema del último descenso del club en el año 2008, pero también fue pieza fundamental en la consagración del título de la categoría primera B del Fútbol Profesional Colombiano (FPC) en el año 2015, el cual les dio el tiquete directo para disputar la primera categoría del fútbol nacional.  

“El sentimiento que tengo hacia el club es de gran valor, esto por la oportunidad que me han brindado, el tratamiento, el proceso que hicieron conmigo y por la formación que me dieron. Los admiro y ese es el respeto que le tengo al club”, argumenta Aguirre, quien para el último ascenso del conjunto santandereano participó como titular en 17 enfrentamientos, destacándose como una de las figuras del ‘Leopardo’ en la consagración de aquel campeonato.  

Como todo niño y adolescente que sueña, entrena y se proyecta por conseguir lo que quiere, James no fue la excepción. Su padre, quien ha sido el principal apoyo en este mundo del fútbol, lo ha respaldado incondicionalmente. “A mi papá siempre le ha gustado el fútbol, ha sido un apasionado por ese deporte. Yo comencé desde muy niño, a los siete años ya me veía como portero”, además, Aguirre señala que siempre quiso estar entre los mejores, y que “desde niño daba lo mejor para lograrlo”.  

Para un joven la idea de ser futbolista en ocasiones puede tornarse difícil. Y con Johan Caballero no fue la excepción. Sus gambetas hicieron posible lograr el sueño y ahora la meta es mantenerlo por muchos años. Al comienzo Caballero debía madrugar a las tres de la mañana porque vivía en Rionegro y los entrenamientos eran la sede de Barlovento, ubicada en Piedecuesta, pero, “gracias a Dios se dieron los frutos y ahora vivo en Piedecuesta y me es más fácil entrenar, estoy haciendo todo bien y mi objetivo es seguir así para que se den las cosas, aprovechando las oportunidades que me da el profe”, expresa el joven deportista.  

En la vida de un deportista contar con el apoyo de la familia es un pilar fundamental. Tanto para el experimentado portero como para el canterano Caballero, son sus parientes la motivación y fuente de inspiración para llegar a conseguir lo obtenido hasta ahora. Aguirre señala que sus padres y hermanos son quienes lo han alentado desde un principio para seguir adelante y que siempre han creído en él. “son ellos quienes me motivan a entrenar constantemente y a sacar lo mejor de mí para superarme día tras día”, asegura el guardameta.  

Asimismo, para ‘Pino’, remoquete que lleva Caballero con orgullo en honor a su padre, el día que jugó su primer partido en el fútbol profesional es su momento más alegre, pues siente que es una recompensa al sacrificio que hicieron sus padres para ayudarlo. 

El Atlético Bucaramanga ha sido a lo largo de su historia un club tradicional en territorio nacional, han pasado jugadores que dejando huella y otros que han sido como estrellas fugaces. La esperanza está en los que se quedan y demuestran que además de los resultados, lo que importa es el corazón y la entrega en cada partido. Así como James, quien desde su experiencia hace que el equipo pueda ser más que solo un plantel de jugadores; y Johan, quien desde su juventud y amor por el fútbol demuestra que es posible cumplir sueños y alcanzar las metas que todo futbolero tiene desde chico. 

Descarga el artículo

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592