Cine hecho en Santander

Publicado en Edición 53 | Jueves 25, de Octubre de 2018 | Actualizado el Jueves, 15 de Noviembre de 2018

[FOTO 1]: Cine hecho en Santander
En 1823 Eastman Kodak introdujo las cintas de 16 milímetros de ancho, pensadas para aficionados y que posteriormente, gracias a su bajo costo, fueron usadas por las programadoras televisivas. Foto

El próximo 21 de agosto se cumplen 121 años desde que se proyectó la primera película en Colombia. Bucaramanga fue la primera ciudad en disfrutar el Vitascopio. En aquel encuentro, entre risas y mucha expectativa, fue recibido el séptimo arte como un show de circo que dejó impactado al seleccionado público de entonces. 

Luego de este  evento, otras ciudades disfrutaron por igual. Solo había sido un primer acercamiento a lo que se venía “pierna arriba” para la cultura citadina. Vino consigo una necesidad de mejorar las vías férreas y fluviales de la región, pues este era el medio que se usaba para traer más cine, también se vieron impulsados a construir nuevos espacios para la exhibición, pero a la final el impulso les duró poco, la Guerra de los Mil Días estaba a la vuelta de la esquina, lo que llevó al bloqueo de caminos, los jóvenes de la ciudad se fueron para el ejército y el Teatro Peralta, cómplice de la primera muestra cinematográfica, fue convertido en un improvisado hospital. 

El cine fue considerado como un espectáculo que le daría algo de modernidad y civilización exhibidores como los recordados teatros Garnica, Santander, Sotomayor, Rosedal, Colombia, Libertador; Ana Lucía, Unión y Riviera. La producción de cine en la región se vio limitada desde el principio por las familias adineradas, quienes se encargaron de filmar sus experiencias íntimas en algunos espacios públicos como lo fueron los Gavassa, archivo que en este momento está en manos de la Fundación Cineteca de Santander que funciona actualmente en el Centro Cultural del Oriente y se encarga de restaurar y archivar el patrimonio fílmico santandereano. 

[FOTO 2]: Cine hecho en Santander
La palabra largometraje hace referencia al largo de la cinta, 1600 metros. En 35 mm a 24 imágenes por segundo, lo que la hace superior a 60 minutos de duración. Foto

El rodaje cinematográfico en la región se proyectó, de principio, como uno de los más innovadores e importantes del país: “en esta ciudad (Bucaramanga) se constituirá pronto la Compañía Cinematográfica Santandereana, que filmará asuntos regionales, bajo la dirección de don Guillermo Faudel Moller, técnico en la materia”, informó El Tiempo, de Bucaramanga, el 15 de diciembre de 1923. “Se está filmando una película para hacer conocer los progresos de El Socorro en todas sus actividades”, publicó El Tiempo el 27 de septiembre de 1928;  pero ninguno de estos planes dio fruto, los filmes que gozaron del registro santandereano fueron hechos de manera independiente, un ejemplo de esto es la película Alma Provinciana del santandereano Félix Joaquín Rodríguez que después de su travesía por los Estados Unidos, volvió con la idea de aplicar lo que había aprendido y en 1925 comenzó su rodaje con actores naturales con el que marcó la pauta al ser considerado el filme silente con mejores recursos narrativos y audiovisuales del país. 

Recientemente el mundo del séptimo arte ha estado bien representado en la región, se cuenta con películas que han dado muestras del buen cine colombiano internacionalmente, así como con un festival de cine santandereano y carreras universitarias que forman nuevos realizadores audiovisuales. 

Algunas de estas películas son Mateo de la directora María Gamboa Jaramillo, que tuvo su rodaje en Barrancabermeja; Lamentos del director Julián Casanova, con locaciones en La Mesa de Los Santos, Bucaramanga y Girón; Pariente del director Iván D. Gaona, grabada en Güepsa y San Benito; Armero de Christian Mantilla, hecha en Bucaramanga y en diferentes sitios de Santander y La Matriarca del director Julián Casanova Ramírez, filmada en Zapatoca, de la que se espera su estreno a principios del próximo año. 

Los artistas que han tomado los espacios majestuosos que tiene Santander para rodar sus películas, en su mayoría, se han formado en otros lugares o no son oriundos de alguna de las ciudades o pueblos del departamento, a pesar de esto, recientemente y gracias a las nuevas escuelas de formación en las diferentes universidades, se ha ido gestando una nueva generación de artistas audiovisuales que han representado a Santander en los distintos festivales, concursos y convocatorias que se han realizado dentro y fuera del país como es el caso de los cortometrajes El Embudo, escrito y producido por Crisanto García y dirigido por John Chaparro, Volví Para Quedarme de Angélica María Meza Awad y El Camino a la Soledad del director John Agudelo que hicieron parte del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias. 

En la historia del cine colombiano el apoyo económico a las nuevas producciones era mínimo, el gobierno del expresidente Enrique Olaya Herrera se interesó en la industria cinematográfica e intentó aprobar una ley de protección cinematográfica, pero se tropezó con un tratado que le dio fuerza a la explotación de películas extranjeras. Durante el segundo gobierno de Alfonso López Pumarejo se aprobó la primera ley para favorecer la industria, Ley 9 de 1942, que tenía dos puntos importantes: la exención de impuestos de aduanas para la importación de químicos y de película virgen y la exención de impuestos del espectáculo a los teatros que programaran cine nacional. 

En el presente, gracias a la Ley 814 de 2003 y la Ley 1556 de 2012, que brindan estímulos tributarios a productores nacionales e internacionales que elijan a Colombia como locación para realizar sus proyectos, han permitido que se tome en serio la industria y así mismo aumentaron notablemente el número de producciones realizadas en el país,  porque cada vez que un espectador va a cine, un porcentaje de su boleta va al Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC), que en otras palabras es una cuenta bancaria que recibe los dineros recaudados para que el consejo Nacional de las Artes y la Cultura en Cinematografía dirija el destino junto con PROIMAGENES Colombia, que es la encargada de recaudar, administrar y ejecutar. Estos dineros se convierten en estímulos que cualquier realizador puede obtener por concurso inscribiéndose en las convocatorias anuales del FDC. Las categorías a las cuales pueden aplicar son ficción, animación, documental, formación, circulación; relatos regionales, investigación, coproducciones minoritarias y conexión transmedia Colombia. 

En cuanto a convocatorias en Santander, el Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga lanzó recientemente una convocatoria de estímulos artísticos “Bucaramanga, cree en tu talento”, con la que quieren exaltar la labor de los artistas en las artes visuales, la danza, la literatura, la música, el teatro y la realización cinematográfica a través del Ministerio de Cultura en el que los ganadores tendrán derecho a una beca destinada al desarrollo de guion de cortometraje y la producción de un cortometraje argumental o documental. 

Colombia se encuentra en una época de oro cinematográfica, es gratificante ver nuevas propuestas y que Santander sea partícipe en nuevos sueños audiovisuales por cumplir. Aún falta mucho para ser industria, pero esta nueva generación se encargará de lograrlo, los artistas deben saber que oportunidades sí hay, que diferentes instituciones del gobierno y educativas apoyan la realización y que solo hace falta prender el motor con nuevas ideas que hagan brillar el cine como lo soñó Félix Joaquín Rodríguez en la ciudad que es la cuna del cine Colombiano, Bucaramanga.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592