El reciclaje: un asunto pendiente en Bucaramanga

Publicado en Edición 53 | Jueves 25, de Octubre de 2018 | Actualizado el Jueves, 15 de Noviembre de 2018

Aunque la Empresa de Aseo de Bucaramanga cuenta con funcionarios y cooperativas para tratar las basuras de 13 municipios y una vereda, los ciudadanos tienen poca conciencia sobre el reciclaje. Esta es una radiografía de lo que ocurre después de llevar los residuos al basurero.

[FOTO 1]: El reciclaje: un asunto pendiente en Bucaramanga
Planta de la ECA donde llevan a cabo el tratamiento y procesamiento de las basuras de Bucaramanga y área metropolitana. Foto

Llegar al Carrasco es un asunto de observación. En la vía que comunica a Bucaramanga con Girón, cualquier ciudadano puede divisar sobre el costado oriental unas montañas que no están propiamente levantadas con tierra. Son basura y alrededor vuelan gallinazos al acecho de la carroña.  

El basurero de la capital santandereana recibe los desperdicios no solo de la ciudad sino de otros 12 municipios, además de la vereda Santa Bárbara, ubicado entre Floridablanca y Bucaramanga, en la vía al vecino departamento de Norte de Santander. Según datos de la Empresa de Aseo de Bucaramanga (Emab), todos los días ingresa un promedio de mil toneladas de residuos orgánicos e inorgánicos.  

Sin embargo, el verdadero problema es la contaminación que desde hace más de 10 años viene alarmando a entidades sanitarias y a la población cercana. Según el abogado Diego Andrés Velázquez, especialista en Administración y Planeación de la Universidad Cooperativa de Colombia (UCC), “el Carrasco desde 2004 ha tenido problemas con la Procuraduría y con la Corporación Autónoma para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb). El uso del terreno provoca múltiples daños ambientales, lo cual infringen el principio la Ley 09 de 1979 o Código Ambiental, relacionado con el tratamiento de residuos sólidos. Esta Ley establece medidas sanitarias para el procesamiento de ellos, sin alterar el impacto ambiental”. 

Velásquez advierte que el Carrasco también hacen caso omiso a la Resolución 97 de 2017, del Ministerio de Ambiente, que estipula la creación de registros únicos de ecosistemas y áreas ambientales hacia la protección y aprovechamiento de los recursos naturales para su conservación, restauración o sustitución de prevenir un deterioro ambiental.   

Al llegar al Carrasco e ingresar por un terreno destapado, cualquiera puede percibir diversos olores que difícilmente pueden contenerse con un tapabocas. Al entrar, la primera infraestructura corresponde a las oficinas de la Emab y a su izquierda, por una calle destapada, hay una Estación de Clasificación y Aprovechamiento (ECA), en la que un grupo de recicladores se da a la tarea de separar y seleccionar los desechos. 

Mary Vera, técnica ambiental, es la funcionaria de la ECA encargada de brindar información acerca de los residuos sólidos. Explica que la cooperativa Bello Renacer recicla el material que es arrojado por los consumidores y después se realiza un proceso de separación, para darles una transformación en su reutilización. 

Esta cooperativa trabaja con los habitantes de la Comuna 11, como, Ciudad Venecia, Villa Alicia, El Rocío, Toledo Plata, Dangond, Punta Paraíso, los Guaduales, Manuela Beltrán I y II, Igsabelar, Santa María, Los Robles, Granjas de Julio Rincón, Jardines de Coaviconsa, El Candado, Malpaso, El Porvenir, Las Delicias, y junto a otra comuna, en los barrios San Alonzo y Los Pinos. Donde el grupo operativo ambiental, establece hábitos de separación de los seis elementos que se pueden reusar y reutilizar, como, el plástico, papel, cartón, vidrio y metales que dejan en los hogares, empresas, comunidad académica y comercio. Porque separar no es una opción, es la solución. 

Vera explica que “la Comisión Nacional de Regalías les adjudicó 194 millones de pesos para la operación de maquinaria en el procesamiento de basuras. ¡No estamos en la disposición de trabajar con la máquina!, es que no sabemos cómo utilizarlas, y ya han pasado más de cinco años. Solo en el manejo de los plásticos, alcanzamos a sacar el molino y con ese molino es el que estamos trabajando para hacer el aglutinado, mientras que no necesitamos de otras máquinas para partir el vidrio y recoger el plástico, solo al seleccionarlo y que este limpio ”. 

El principal problema de la ECA es la falta de inversión, porque los recursos son necesarios para adquirir una mayor extensión de terreno que permita el procesamiento.  

La inversión ha sido realizada por empresas privadas como Cartón de Colombia, Full Pack, Peldar, Familia, Comolsa y Represander; y no el Municipio. “Si hubiera inversión, lograríamos disminuir el impacto ambiental teniendo en cuenta mayor difusión y jornadas de pedagogía que incentiven a los habitantes a reciclar y poder obtener algunos beneficios que debería ofrecer el gobierno”, señala Vera. 

[FOTO 2]: El reciclaje: un asunto pendiente en Bucaramanga
Al llegar al barrio El Porvenir se encuentra una casa donde habitantes realizan un proceso de separación con el material recogido por algunos camiones de la EMAB. Foto

El Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, en el artículo 88 y 251, reglamenta el esquema operativo de la actividad de aprovechamiento y la transitoriedad para el cumplimiento de las obligaciones que deben atender los recicladores de oficio, formalizados como personas prestadoras de la actividad de aprovechamiento, en el servicio público de aseo. 

El proceso de formalización para organizaciones de recicladores, les permite tener mejores capacidades administrativas, operativas, técnicas y financieras por medio del Decreto 596 de 2016 al reglamentar la actividad del aprovechamiento en el reciclaje, en: 

  • Los recicladores y sus organizaciones gremiales 
  • Las entidades y personas dedicadas a diversas labores de aprovechamiento 
  • Los prestadores del servicio de aseo 
  • Los ambientalistas 
  • Las autoridades Municipales 
  • Los vocales de control social sobre las empresas, y  
  • Los usuarios.

¿Será suficiente el tratamiento para tanta basura?   

Abelardo Durán Leiva, exsubgerente Técnico Operativo de la Emab, explicó que la empresa cuenta con el servicio de recolección, transporte, disponibilidad final, barrido y limpieza en Bucaramanga. Dicho trabajo está delegado en tres asociaciones organizadas de reciclaje de la capital santandereana: Coopreser, Bello Renacer y Reciclemos, que aprovechan las mil toneladas que llegan al día al relleno sanitario.  

Según cifras aportadas por Durán, durante los meses de enero y junio de 2017 la Emab se reciclaron 2 millones 854 mil toneladas de basura, de las cuales un millón 465 mil fueron procesadas por la cooperativa Bello Renacer y un millón 202 mil por Servicoopreser.  

Durán afirma que, bajo la tecnología de relleno sanitario, el tratamiento de residuos sólidos se realiza con una celda impermeabilizada, que cuenta con unos drenes tanto horizontales como perimetrales para la conducción de lixiviados y la evasión del gas, producto de la descomposición de la materia orgánica. 

También expresa que la impermeabilización en la zona y la disposición de los drenes se realizan sobre una capa de tierra arcillosa de 1.50 metros para disponer los residuos en su etapa final. Además, para evitar la perforación de cárcavas con las aguas lluvias, es necesario aplicar un material orgánico de 15% de abono y posteriormente una siembra de prado. Este proceso evita el contacto de los residuos sólidos y líquidos con el suelo y el subsuelo.  

Durán asegura que Bucaramanga cuenta con un proceso tecnológico que descontamina los residuos sólidos. El tratamiento convierte 99.9% del agua contaminada en riegos. Este tipo de tipo de tecnología americana patentada como WastaWaya llega al relleno mediante un proceso de licitación pública, permitiendo transformar las mil toneladas de basura en energía.  

[FOTO 3]: El reciclaje: un asunto pendiente en Bucaramanga
La Empresa de Aseo Metropolitano de Bucaramanga (Emab) junto con La Fundación Bello Renacer, realizan una de las etapas para el procesamiento de reciclaje. Foto

La Alcaldía de Bucaramanga, dice que con la nueva tecnología separará la materia orgánica y la no orgánica, en un proceso automático que no generará ninguna clase de residuos. Con este proceso la empresa municipal de aseo se ahorrará por depósito de basura una cantidad significativa de dinero. Este ahorro será destinado a obras de inversión como el Parque Contemplativo El Carrasco, que tendrá 15 hectáreas de áreas verdes de conservación. Con el funcionamiento de esta planta se eliminarán los lixiviados y los malos olores en el barrio El porvenir y en comunidades cercanas a éste, y este proceso permite conservar el planeta para ahorrar en inversiones sociales y generar energía en el Área Metropolitana de Bucaramanga. 

¿’Por-venir’?   

“Esto huele terrible”, dice Horacio Rey, presidente del Medio Ambiente Barrio Porvenir y además habitante de más de 20 años del sector, quien se queja por los constantes problemas respiratorios. Rey cree que estos son producto de las basuras que yacen en su barrio El Porvenir, donde habitan más de 6.000 personas en 1.265 viviendas y propiedades cercanas al lugar.  

Dado que El Carrasco está a las afueras del municipio de Girón, alrededor de una zona urbana, y en la Comuna 11 de Bucaramanga y junto a otros barrios, El Porvenir está afectado por el mal manejo de las basuras que ha tenido este relleno sanitario. La comunidad convive con los malos olores, que producen contaminación y afecta el aspecto del lugar.  

El Presidente de la Junta Acción Comunal de El Porvenir, Horacio Rey, explica que los habitantes están desesperados por los malos olores que salen a menudo entre las horas de la tarde, y que invaden su tranquilidad porque tienen que soportar y expresar el inconformismo de la Alcaldía de Bucaramanga, que debería cerrar el relleno sanitario para que no siga afectando sus vidas y perjudicarlos en el futuro. 

El líder agrega que “los olores son permanentes, llevan más de siete años en un proceso para hallarle una solución a esto, y, además, se han realizado varias campañas de reciclaje para el buen manejo de las basuras en los hogares”, indicando que “con la nueva implementación de la tecnología en el reciclaje va a disminuir la contaminación producida por este relleno”. 

Tras 30 años de afectaciones, los pobladores del barrio El Porvenir decidieron emitir un comunicado a la opinión pública, reclamando sus derechos.  Para ellos, es responsabilidad de la Alcaldía de Bucaramanga brindarles una solución.  

Frente a esto, Abelardo Durán Leiva, exsubgerente Técnico Operativo de la Empresa de Aseo de Bucaramanga (EMAB), asegura que “la afectación es mínima, y si lo hay, además se ha mitigado el impacto ambiental, porque todos los días llegan residuos de lo que estamos consumiendo y desechando. Esos productos que utilizamos a diario en nuestras vidas contaminan y no tenemos esa conciencia de pensar en las consecuencias futuras”.    

Para lo anterior, la Emab decidió instalar unas chimeneas a 20 metros de distancia de la comunidad, como medida clave para quemar el gas y eliminar el olor. El ingeniero Durán reconoce que aunque esto genera una afectación, mitiga el impacto ambiental.  

[FOTO 4]: El reciclaje: un asunto pendiente en Bucaramanga
Al frente de la EMAB se encuentra una estación de aprovechamiento y clasificación de los envases de vidrio. Foto

Mientras las instituciones oficiales y la comunidad buscan alternativas, la academia realiza un esfuerzo por promover el reciclaje desde las aulas de clase. Así lo hacen universidades como las Unidades Tecnológicas de Santander  (UTS) y la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), que promueven el uso del reciclaje en todos los sectores de las instituciones.  

Los estudiantes de la Facultad de Ingeniería Ambiental, de la Universidad Pontificia Bolivariana y de la UTS crean cestas de basuras inteligentes al desarrollar estos proyectos ecológicos los cuales motivan al uso adecuado del reciclaje y que los residuos sólidos sean arrojados en sus respectivas canecas.  

María Fernanda Niño, Brayan Contreras, Carlos Navas y Oscar Cárdenas, son los estudiantes de las Unidades Tecnológicas de Santander que con su ingenio desarrollaron este prototipo de cesta automatizada que incentiva a cuidar el medio ambiente y facilita el proceso de reciclaje. Se trata de la creación de una cesta de basura ‘inteligente’ que busca incentivar a las personas a reciclar, mediante mensajes motivacionales que son emitidos a través de un dispositivo electrónico cada vez que alguien arroja residuos en las canecas ecológicas. 

La Universidad Pontificia bolivariana, con los integrantes del semillero GECO diseñan e implementan estrategias de comunicación, con el fin de sensibilizar, informar, formar y apropiar a la comunidad educativa de efectivas prácticas sobre el tratamiento adecuado de los residuos sólidos. Con ello se pretende promover una cultura ambiental a través del uso del reciclaje como alternativa de desarrollo sostenible.  

Así como la academia realiza campañas educativas para incentivar a las organizaciones, universidades y a la comunidad en general, a cuidar el medio ambiente a través de la cultura ciudadana por medio del reciclaje; la Emab y las cooperativas recicladoras esperan que la ciudadanía tome conciencia. Por su parte, la comunidad exige a la Empresa de Aseo de Bucaramanga que invierta un capital satisfactorio para mejorar este relleno sanitario. “Somos parte del problema, somos parte de la solución”, concluye Abelardo Durán.  

[FOTO 5]: El reciclaje: un asunto pendiente en Bucaramanga
Cuenta con máquinas especializadas para el proceso de segregación de cada uno de los saldos recolectados durante el recorrido de los camiones. Foto

Desde julio de 2017, la Empresa de Aseo Municipal, EMAB, declaró desierto el proceso de invitación pública para las nuevas tecnologías y posteriormente en agosto y septiembre de 2017 descartó la contratación directa como mecanismo para desarrollarlas, atendiendo las observaciones y recomendaciones de la Procuraduría General de la Nación. 

De acuerdo con el Decreto 0153 de 2017, el relleno sanitario El Carrasco continuará funcionando, por lo menos, hasta octubre de 2020. Ya han declarado la quinta emergencia sanitaria, desde el 2011 hasta el 2018, y es el momento que todo continúa sin preocupación, y sin una posible solución. ¿Hasta cuándo seguirá el problema ambiental de El Carrasco?

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592