'Elefantes blancos' en la salud de Piedecuesta

Publicado en Edición 53 | Miércoles 24, de Octubre de 2018 | Actualizado el Jueves, 15 de Noviembre de 2018

Piedecuesta es un municipio de Santander con un área de 481 Km2 y más de 156 mil habitantes, este cuenta con un hospital y 3 puestos de salud en funcionamiento. En el año 2015 se hizo una inversión para aumentar los puntos de atención en el área rural y urbana, después de tres años desde su construcción estos siguen sin funcionar.

[FOTO 1]: 'Elefantes blancos' en la salud de Piedecuesta
En la vereda La Esperanza cuentan con una iglesia católica, una escuela primaria y años atrás, antes de ser remodelado el centro de salud tenía un servicio de atención de una enfermera profesional. Foto

Vivir en un sector rural del área metropolitana de Bucaramanga no debería ser un impedimento para recibir tratamiento de prevención de enfermedades y contar con un servicio de atención prioritaria.

Marina Mantilla es una mujer de 78 años, habitante de la vereda La Esperanza, de Piedecuesta. A su edad comenzaron algunas complicaciones de salud, como la hipertensión arterial, “lo más difícil es que no cuento con dinero para los pasajes y así poder ir a los controles médicos en Piedecuesta. Un puesto de salud acá hace mucha falta”. Aseguró para Plataforma

Marina y otros habitantes de esta zona no cuentan con un centro asistencial en funcionamiento y deben movilizarse hasta el casco urbano para recibir atención médica.

Una persona de la zona, quien prefiere reservar su identidad, mencionó que hacia 1996 funcionaba un puesto de salud. Allí le brindaban los primeros auxilios a las personas que lo necesitaban y, a pesar de que esta estructura no era moderna en esa época, sí contaban con una enfermera y elementos médicos para prestar un servicio permanente a la comunidad.

Ahora el Hospital Local de Piedecuesta no realiza jornadas de salud en las instalaciones de ese puesto de salud, sino en la escuela. El puesto de salud está en el predio de la Escuela Rural La Esperanza y fue remodelado en 2015.

Para llegar a la vereda La Esperanza se debe tomar transporte público. El traslado a este lugar puede tardar una hora, el servicio no es constante, dicho recorrido está disponible en tres momentos en la mañana, a mediodía y en la tarde. Fuera de estos horarios las personas se movilizan desde El Guayabal, en la vía central, sea a pie o en transporte informal. Sus carreteras están sin pavimentar y en épocas de lluvia se dificulta más el desplazamiento.

La vereda La Esperanza hace parte del territorio de la meseta “Mesa de los Santos o Mesa de Jéridas” y pertenece al municipio de Piedecuesta, a pesar de figurar en el mapa oficial no se encuentra una cifra exacta de sus habitantes. En las estadísticas manejadas por el DANE y el Plan de Desarrollo 2016 – 2019 de Piedecuesta, no se establece una información detallada por veredas, sino una cantidad por sectores como Sevilla, Úmpala, La Mata y Uno.

Ana Rojas, habitante de La Esperanza, recuerda que desde que llegó a la vereda hace más de 10 años, el puesto de salud no ha funcionado. A pesar de las constantes movilizaciones de la comunidad por medio de firmas y solicitudes a las autoridades locales, no ha surgido una solución.

Ana cuenta cómo se ha visto afectada por esta situación, porque su esposo meses atrás sufrió un preinfarto; ante su grave estado de salud debió ser trasladado al centro de atención más cercano de Piedecuesta. Ir hasta allí implica contratar un servicio particular o transportarse en bus; el costo de una carrera en un carro privado o un taxi puede estar entre 70 mil pesos y más de 100 mil pesos, o más, dependiendo del horario.

Paseo del Puente II

El problema de los puestos de salud no solo ocurre en el área rural; también en la urbana. A unos minutos del parque La Libertad de Piedecuesta está el barrio Paseo del Puente II, uno de los dos puntos designados por la Alcaldía Municipal para la construcción de un centro asistencial con una inversión de más de 500 millones de pesos, que hoy presenta un gran deterioro en su fachada, la pintura se ha empezado a caer, uno de los cielos raso se encuentra completamente caído y la maleza de los alrededores hace del punto un lugar un foco de posible inseguridad.

Carlos Sanguino, presidente de la Junta de Acción Comunal, hizo un llamado al actual alcalde Danny Ramírez, sobre la necesidad de poner en funcionamiento los centros asistenciales que hace tres años fueron construidos: “Estos puestos de salud se gestionan a partir de un clamor de la misma comunidad y de los presidentes de las Juntas de Acción Comunal en el sector sur de Piedecuesta.

Con firmas de la comunidad y en los debates de los consejos comunales del anterior mandatario, se logró la destinación de recursos para la construcción del puesto de salud ubicado en la zona. Vemos que el tiempo pasa y están abandonados, en su interior se encuentran unos elementos de valor. Se requiere de carácter urgente de parte de la Administración Municipal una intervención para que inicien su funcionamiento”. En las instalaciones se hallan equipos para odontología, primeros auxilios, consultas médicas, equipos de esterilización, elementos para el desarrollo de actividades de promoción y prevención. Además, muebles, enseres, computadores y equipamiento de comunicación.

Carlos Sanguino evidenció la crítica situación de las veredas. “En el área rural hay cuatro puestos de salud abandonados. Es triste que los habitantes de estas zonas tengan que desplazarse en moto o en condiciones no óptimas a recibir servicios médicos”, aseguró.

En Veredas como Planadas, San Isidro y el corregimiento de Umpalá, además de contar con un limitado sistema de transporte, se repite la misma situación de abandono de estas instalaciones: techos caídos y paredes en deterioro. El costo de estos tres puestos de salud es de 2 mil 164 millones de pesos, se encuentran ubicados en el área rural de Piedecuesta, los cuales beneficiarían a aproximadamente 8 mil habitantes del sector de Sevilla que comprende 11 veredas, entre las que se encuentran Miraflores y Planadas. En el corregimiento de Umpalá se encuentra un tercer centro de salud que beneficiaría a casi 4 mil habitantes de 7 veredas.

[FOTO 2]: 'Elefantes blancos' en la salud de Piedecuesta
Con el funcionamiento de este puesto de salud se verían beneficiados barrios como Paseo del Puente I y II, Portal del Valle, Barro Blanco, Tejaditos y el Conjunto Residencial Paseo Real. Foto

El Refugio

El Refugio es uno de los barrios con mayor antigüedad en Piedecuesta. En 2008 contaba con un centro de salud en total funcionamiento, en dos casas donadas por el desaparecido Instituto Nacional de Vivienda de Interés y Reforma Urbana, Inurbe. Estos espacios están abandonados, convirtiéndose en un punto de inseguridad para los habitantes de la zona.

En 2015 la Administración Local incluyó a este barrio dentro de aquellos en los que se construiría un centro de salud, para lo cual se destinaron 600 millones de pesos que serían invertidos en la edificación de un nuevo puesto de salud.

Un habitante que ha vivido por más de 20 años en este sector expresó su preocupación frente a la necesidad de que estos puestos de salud funcionen. En su momento este centro médico prestaba servicios de primeros auxilios, consultas médicas, control de crecimiento y desarrollo en los niños; citologías y jornadas de vacunación. Dando prioridad a población vulnerable.

Este habitante afirma que “con el tiempo y el pasar de las administraciones departamentales, municipales y barriales, esto decayó. Las razones de por qué los anteriores puestos de salud donados por el INURBE hayan sido cerrados nos son claras, ni están registradas por ningún medio regional hasta la fecha. Agrega este residente del sector que: cuando se hizo este nuevo establecimiento el alcalde de la época, Ángel de Jesús Becerra, finalizaba su mandato y estos puntos de atención eran responsabilidad del departamento; por esta razón están en el limbo”.

 ¿Quién responde?

La Alcaldía de Piedecuesta en el periodo 2012-2015 realizó la remodelación de esta estructura en la vereda La Esperanza, junto con la construcción de los cinco puestos de salud que están en las veredas San Isidro, Planadas, el corregimiento de Umpalá y los barrios El Refugio y Paseo del Puente II. Las obras se realizaron durante el mandato del entonces alcalde Ángel de Jesús Becerra.
En ese momento quedó registrado en distintos medios locales la entrega de estos establecimientos bajo la administración del Hospital Local de Piedecuesta, que pertenece al Departamento. Desde su entrega han pasado tres años, no han sido utilizados por primera vez y ya presentan deterioro en su fachada y techo.
El valor de estos puestos de salud fue de 4 mil 533 millones de pesos, provenientes del fondo local de salud de Piedecuesta y destinados a inversión en infraestructura y dotación. Juan Manuel Herrera, secretario de Salud de Piedecuesta, explica que este proyecto se realizó “con dineros de unos sobrantes de la salud del Sistema General de Participaciones; el Ministerio de Salud dio el aval para la reutilización de dicho dinero. A partir de esto el mandatario municipal de entonces destinó los recursos a la construcción de los puestos de salud sin existir una Secretaría Municipal de Salud certificada.
Este tipo de instituciones deben de estar certificadas por el Icontec; esto valida que cumplen con los estándares de calidad Según La Ley 715 del 2011, modificada para el año 2015. Esta legislación dicta las normas respecto a los recursos y competencias de las instituciones gubernamentales, en este caso la Secretaría de Salud de Piedecuesta, para aspirar al Sistema General de participaciones constituido por los recursos de la Nación.
No contar con una Secretaría de Salud en Piedecuesta y el proceso de certificación al que debe ser sometida dicha organización, dificultó en su momento la puesta en marcha de los centros asistenciales. Solo hasta enero del 2018, esta inició su funcionamiento y actualmente, busca la certificación del Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación, Icontec, entidad encargada de fomentar la normalización, certificación y gestión de calidad en Colombia por resolución del Ministerio de Salud y Protección Social.
El secretario de salud del municipio José Manuel Herrera, explica: " Estamos en la aprobación y certificación de procesos hecho por el Icontec, desde enero de 2018 a partir de ese momento tarda un año. Actualmente se tienen las dependencias listas, pero falta la aprobación de cada una de las etapas de la norma, se están cumpliendo con los criterios de calidad para poder ser certificados o se dé el visto bueno.
El secretario sostiene que el funcionamiento de los puestos de salud en el municipio debe hacerse bajo la administración del Hospital Local de Piedecuesta perteneciente al orden departamental, pero el Alcalde Danny Ramírez ha dado instrucciones a través del Plan de Salud Pública de Intervenciones Colectivas son los beneficios del Sistema de Seguridad Social en Salud de Colombia y así contratar con la ESE local o una empresa prestadora de servicios, y ponerlos en marcha inicialmente en promoción y prevención antes de finalizar el año.
El gerente del Hospital Local de Piedecuesta, Jairo Núñez, quién lleva dos años en el cargo, sostuvo que los puestos de salud de estos dos barrios de Piedecuesta y los cuatro con ubicación rural, no están adscritos al departamento. Núñez afirmó “Lo primero que hay que lograr en la construcción de un centro de salud, es la habilitación por parte de la Secretaría de Salud Departamental del sitio, que esté adecuado para la prestación de servicios médicos y lo segundo autosostenibilidad del sitio. 
Además, hace énfasis en que “El municipio no tiene autorización de administrar recursos de salud, porque este sector en Piedecuesta está descentralizado, lo cual significa que se maneja desde la Gobernación de Santander; hasta que no se dé el resultado de acreditación el municipio no puede acceder al presupuesto destinado del Sistema General de Participaciones de la Nación a la salud, por lo tanto, se presenta una falencia organizacional y de planeación en este proceso de la construcción de la infraestructura para estos centros médicos.
[FOTO 3]: 'Elefantes blancos' en la salud de Piedecuesta
Datos página oficial Alcaldía de Piedecuesta y Sistema Electrónico para la Contratación Pública – SECOP. Foto
Para el periodo 2012 – 2015 con el Plan de Desarrollo se dejan claras las competencias en el sector salud de Piedecuesta, según la Ley 715 del 2011, el dinero para inversión en la salud de sus habitantes es administrada desde el departamento. A pesar de esto y sin una previa planeación se construyeron seis instalaciones para poner en funcionamiento estos centros de atención.
En el en plan de desarrollo de la Alcaldía de Danny Ramírez, 2015– 2019, se resalta una ausencia de Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS), generando un compromiso de alcanzar una prestación del servicio eficiente, mayor presencia de este tipo de centros de atención y con esto poner en marcha los puestos de salud construidos en el 2015. A un poco más de un año de terminar el mandato del actual alcalde y más de tres de la construcción siguen sin estar en funcionamiento mientras la comunidad lo exige como una necesidad que requiere una solución pronta y eficaz.
  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592