La suerte representada en un billete

Publicado en Revista | Miércoles 14, de Diciembre de 2016 | Actualizado el Miércoles, 14 de Diciembre de 2016

En el centro de Bucaramanga pueden encontrarse alrededor de 200 loteros que trabajan para la Lotería Santander, los cuales ya tienen sus lugares destinados para trabajar, de esta manera sus clientes los ubican más rápido. 

[FOTO 1]: La suerte representada en un billete
Más de 200 loteros trabajan en la agencia de la Lotería de Santander en el Centro de Bucaramanga para sostener a sus familias. Foto: Mónica Suárez Velandia. Foto

Sentada en una silla con una mesa al frente en la esquina de la carrera 16 con calle 33 de Bucaramanga, está una señora de aproximadamente 1,57 centímetros de estatura, contextura gruesa, su cabello es rubio y lleva en él un peinado llamado “cebolla’’ o “chongo’’. Sus ojos llaman la atención ya que están maquillados con sombras color verde. Viste un pantalón pegado a su piel, camiseta llamativa y sandalias de tacón playero.

Ella es Ana María Cortés*, de los 56 años de edad que tiene, dos décadas y media han sido dedicados a vender lotería y tintos en la esquina de la Plaza de Mercado Central de Bucaramanga donde ha laborado toda su vida. Mientras vende aquellos billetes que los bumangueses compran para ver si tienen suerte, sus clientes fieles le compran un tinto y revisan las loterías que tiene para ese día, además hablan con ella por un buen rato sobre su familia, problemas y los temas principales que el periódico local trae para ese día.

En otro lado de este sector del centro de la ciudad está José Elías Cubillos, de origen huilense. Un hombre de la tercera edad, su cabello es grisáceo, lleva una camisa blanca algo formal, pantalón beige y un chaleco que lo identifica como vendedor de la Lotería Santander.

Su mirada, aunque se ve algo cansada por tantos años de trabajo, refleja gran alegría al salir a laborar todos los días. Al igual que Ana, tiene clientes que le hacen charla cada vez que le compran las loterías, además cuando no entienden en qué consisten los premios de los billetes, él gozando de su sabiduría con mucho gusto les explica.

Recuerda con nostalgia el momento en que salió de su tierra y se vino a vivir a Bucaramanga. Sin embargo se alegra porque le gustó el ambiente acogedor que le brindaron sus habitantes cuando llegó a pisar tierra santandereana hace 47 años. A diferencia de otros loteros, Cubillos compra su lotería todos los días, pero nunca le ha atinado a un billete ganador, explicando que, así como hay personas adictas al trago y otros a las drogas, su mayor adicción es comprar la lotería.

[FOTO 2]: La suerte representada en un billete
La suerte que acompaña a los compradores de lotería en Santander es infinita por la variedad de billetes que ofrecen a sus vendedores. Foto: Silvia Valderrama Campos. Foto

“Tengo 72 años y a los 10 empecé a trabajar vendiendo loterías en diferentes lugares del país, ahora estoy estable acá en Bucaramanga, tengo a mi esposa a quien no dejo que trabaje. Desde que llegué a esta ciudad vendo estos billetes en el Edificio Colseguros que está en la calle 36 con carrera 15 esquina, ya que mis clientes saben que me encuentran aquí en todo el primer piso’’, cuenta José Elías.

Este oficio es principalmente realizado por personas de la tercera edad, quienes deben caminar largos recorridos todos los días para poder entregar el dinero de los billetes que les dan en cada agencia para las que trabajan. Algunos de los loteros tienen puntos estipulados en la ciudad, donde los clientes saben que los encuentran a cualquier hora del día.

Cubillos explica que cada fracción de la Lotería Santander tiene un costo de 5 mil pesos, y completo 15 mil. Los billetes que no logran vender en el día deben regresarlos nuevamente a la agencia, si llega a ganar uno de esos el dinero del premio queda para la lotería o para la beneficencia. En los billetes se presentan en repetidas ocasiones, pero no a diario, premios diferentes al mayor, que pueden incluir por ejemplo bingos con carros.

Este lotero es un hombre apasionado por su trabajo, ama hablar de cómo funciona este oficio, de explicar cada fracción que compone un billete, hasta contar quiénes son los dueños. “La Lotería de Santander, el dueño es el Gobernador; la Lotería de Bogotá, la maneja la Alcandía ya que este es un distrito y ahí se diferencia de la de Cundinamarca. La lotería de Bogotá es una de la más ricas del país, tanto así que viene el mismo gerente a entregar un premio mayor a tres personas diferentes cada uno con una fracción, sólo llega, entrega el cheque y se va”, dice.

Siendo un hombre ya de avanzada edad, con su alegría y amabilidad recibe a cada uno de los clientes y les ofrece los resultados de las loterías directamente de la hoja que le es entregada desde su agencia.

Una vida que no ha sido fácil
A cuatro cuadras de Cubillos está la otra lotera, Ana María Cortés, una mujer emprendedora, madre cabeza de hogar, que comenzó en el negocio a los 31 años cuando su esposo decidió marcharse para el departamento del Huila en busca de mejores oportunidades laborales. Antes de ser vendedora de lotería y chance, Ana María pasó por entornos complicados.

[FOTO 3]: La suerte representada en un billete
La amabilidad y entrega de los vendedores de la lotería y chance del Centro de Bucaramanga son las principales estrategias que ellos utilizan con sus compradores. Foto: Mónica Suárez Velandia. Foto

A los 16 años quedó embarazada de su primer hijo, situación por la que se salió de su casa en Concepción, Santander, buscando la ayuda de una tía que vivía acá Bucaramanga. Cortés ha tenido que pasar por situaciones difíciles como aguantar insultos, maltratos de su familia, y de los lugares donde intentó por varios meses buscar un trabajo y que le fuese negado.

Finalmente, con ayuda de una amiga de su tía logró empezar a trabajar en un consorcio vendiendo almuerzos. “Fueron casi siete años de trabajo con doña Raquel, cuando volví a quedar embarazada y en ese momento mi exesposo decidió trabajar para alimentar la casa”, agrega.

Después de unos años y teniendo problemas con su pareja decidió separase y volver a su pueblo natal para cuidar de sus padres y hacer una nueva vida en Concepción. Lo que ella no sabía es que en su vientre llevaba a Blanca, su tercera hija. De esta manera todo se complicó y tuvo que ir sólo por un tiempo de visita a su casa y devolverse sin nada.

En ese momento que tuvo que regresar a la ciudad, su tía quien la apoyó desde el inicio, una vez más estuvo para ayudarla a buscar un lugar donde vivir, conseguirle trabajo y cuidarle a sus hijos. Después de muchos esfuerzos y puertas cerradas le consiguió un puesto vendiendo lotería y la ubicó en la plaza del Centro. Gracias a este trabajo logró sacar a sus hijos adelante y ahora vive con su nuevo amor, Enrique y su hija Blanca.

Para Ana lo más desagradable era ofrecer todo el día loterías y que la gente no le comprara. Pero entre las grandes historias que ha vivido con su trabajo, recuerda una muy particular entre ceños y risas. ‘”Un día un señor vino a comprarme dos fracciones de lotería y se fue sin pagármelos’’, dice explicando que nunca lo volvió a ver y desde ese momento se volvió desconfiada.

Son un poco más de las 6:30 de la tarde, el día se pasa tan rápido que para estos loteros es muy corto el tiempo, no logran vender todo el material con el que trabajan, pero aún así gozan del contacto que tienen con sus clientes a lo largo de la jornada.

De esta profesión Ana María Cortés y José Elías Cubillos han sacado a sus familias adelante con valentía y esfuerzo, venciendo sus propios miedos frente a un trabajo donde siempre están expuestos al azar de la vida.

Sus caras reflejan agradecimiento frente a la ciudad que los acogió  y creyó en sus ganas de trabajar, hace de estos vendedores unas personas más humanas y con otro sentido de la vida, tanto, que tienen a un gran número de amigos que no solo buscan a los ‘’vendedores de loterías’’, sino al gran ser humano que habita en ellos.

*Nombre cambiado a petición de la fuente

[FOTO 4]: La suerte representada en un billete
Explicar cómo funciona un billete a los jóvenes que quieren iniciar la compra de lotería es fundamental para su convencimiento. Foto: Mónica Suárez Velandia. Foto

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592