¡Adiós a los jefes!

Publicado en Revista | Jueves 22, de Septiembre de 2016 | Actualizado el Jueves, 22 de Septiembre de 2016

En Bucaramanga, son cada vez más los jóvenes que impulsan sus ideas de negocio. Sin embargo, en la práctica se enfrentan a todo tipo de obstáculos, algunos logrando superarlos y otros, buscando una nueva oportunidad para volver a comenzar. Plataforma relata tres historias sobre los retos que implica hacer los sueños realidad.

[FOTO 1]: ¡Adiós a los jefes!
Julián Andrés Díaz Zambrano, director y creador de Lolos desde hace diez años. Su empresa fue nominada a marca del año. Foto: Natalia Perea. Foto

En los últimos cinco años, desde el 1 enero de 2010 al 31 diciembre de 2015, la Cámara de Comercio de Bucaramanga registró 28 mil 645 empresas activas que incluyen jóvenes, adultos y sociedades, 5 mil 243 son organizaciones de personas naturales, es decir, que no hacen parte de una sociedad, y 5 mil 238 de jóvenes que se motivaron a sacar una empresa o local propio.

El Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial de Bucaramanga (Imebu), por medio de la nueva administración que promueve el lema de la “lógica la ética y la estética”, busca crear programas que intenten cambiar el chip del joven para crecer como empresarios, basados en siete hábitos que fueron establecidos por un investigador llamado Stephen Covey, escritor del libro Los siete hábitos de la gente altamente efectiva. Bajo estos principios, el Imebu fomenta espacios de conferencias a los docentes en los colegios públicos de Bucaramanga para que sean multiplicadores del conocimiento de los siete hábitos.

Según Omar Prada O´meara, administrador de empresas y funcionario del Imebu, “en la medida en que se construye empresa basados en los siete hábitos, el triunfo es inevitable, siempre y cuando se sigan los pasos que el autor recomienda’’.

En relación con el emprendimiento, a pesar de la falta de recursos, el Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial de Bucaramanga ejecuta acciones de alianzas con diferentes instituciones, también tiene programas para jóvenes emprendedores en los cuales se les brinda un capital semilla o se fortalecen las empresas existentes.

Otra estrategia implementada para generar emprendimiento es Heroes Fest, el festival más importante del país de innovación, emprendimiento, educación, ciencia y tecnología organizado por Innpulsa Colombia, el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), Colciencias, la Gobernación de Santander y la Alcaldía de Bucaramanga. Se realizará el próximo 22 de septiembre y tendrá como sede la Universidad Industrial de Santander (UIS), sus invitados principales serán cinco gurús del mundo en emprendimiento que contarán sus experiencias como empresarios.

Plataforma cuenta algunas de las experiencias de emprendimiento, tomando como protagonistas tres jóvenes que han decidido contar su historia y los resultados a veces favorables y otras veces no tanto. A pesar de los altibajos ellos son claro ejemplo de que la perseverancia y dedicación son ingredientes esenciales para el éxito.

De asesora de viajes a emprendedora de Make up


Silvia Torres trabajó durante seis años en una agencia de viajes asesorando a personas interesadas en conocer destinos nacionales e internacionales. Viendo que en redes sociales varias amigas estaban en la onda de comprar y asesorarse sobre maquillaje, decidió que ella podía ser dueña de su propia empresa. Así fue como nació Gogo Accesorios, una tienda que no tiene un espacio físico. Esta comenzó en plataformas virtuales como Facebook e Instagram, mostrando fotografías de los relojes, gafas, pulseras y bolsos que ella tenía disponibles para la venta.

[FOTO 2]: ¡Adiós a los jefes!
Gogo make up nació en mayo de 2014 con ventas por Internet. Foto: Luisa Gélvez. Foto

“Creo que el mejor mercado se encuentra en cosas femeninas, pues nosotras somos más vanidosas y curiosas”, comenta Torres. Para mantener un stock de diversos accesorios, atendiendo a los gustos de las mujeres santandereanas, esta joven de 24 años comenzó a hacer compras en el exterior y en varias regiones del país de todo aquello que le parecía interesante. En un día fácilmente Torres podía vender 20 productos, que enviaba por domicilios una vez sus clientes le suministraban los datos de contacto y hacían el pago.

Pero eso no fue suficiente. La joven, en busca de llevar su proyecto adelante, decidió invertir más tiempo y dinero en su negocio; abandona su empleo como asesora y se arriesga a ser una mujer sin jefe, “no hay nada mejor que ser independiente y trabajar para uno mismo”, dice. Y después de dos años con su empresa, Silvia empezó con una nueva idea de implementar maquillaje exportado e invertir sus ganancias en un establecimiento físico en Cabecera, el cual le favoreció para aumentar sus ventas debido a que ‘todo entra por los ojos’. Fue así como surgió el nuevo nombre; Gogo Make up.

“Siendo independiente decido cuánto me quiero ganar y a qué hora puedo llegar”. Así se expresa Torres, quien pasa de vender 20 productos diarios a manejar más de 200 referencias en su negocio como vendedora de accesorios y Make up. Asimismo, afirma que no cuenta con ningún empleado fijo, pues su mayor pasión es ver crecer su empresa desde adentro y no como una espectadora.

[FOTO 3]: ¡Adiós a los jefes!
Silvia Torres comienza a realizar su sueño con la venta de accesorios por medio de Facebook e Instagram con el nombre de Gogo accesorios. Fue así como esta mujer, con tan solo 22 años, pasa de vender 20 productos diarios a manejar más de 200 referencias en tan solo un año. Foto: Luisa Gélvez. Foto

Torres sostiene que emprender su propia empresa trae consigo muchas dificultades, como; la competencia, saber llamar la atención del género femenino y por qué no, del masculino, el poder perderlo todo en tan solo una mala venta y el robo de mercancía por parte de las empresas exportadoras.

“Sabía que sería difícil pero no imposible, si mucha gente ha podido crecer con sus propias empresas, tanto yo como cualquier joven, sabiendo hacer las cosas, podrá”, concluye la empresaria.

[FOTO 4]: ¡Adiós a los jefes!
En mayo de 2016 abre Gogo Make up, localizado en Cabecera en la Carrera 35 No 54-121, junto al Colegio de La Presentación. Foto: Luisa Gélvez. Foto

Lolos, una marca inusual e innovadora


Una idea rondando en la cabeza, una necesidad y principalmente una oportunidad, fueron las causas primordiales que motivaron a Julián Andrés Díaz Zambrano, un joven de tan solo 21 años a impulsar la creación de una marca inusual e innovadora.

[FOTO 5]: ¡Adiós a los jefes!
La ciudad que realiza más pedidos y en la que cuentan con más clientes es Miami. De la mano con Procolombia, Lolos ha logrado expandir el mercado internacionalmente. Foto

‘’Lo que pasó fue una oportunidad, estaba haciendo en ese momento una investigación de mercadeo para el dueño de Studio F que terminó arrojando que en Colombia y en Latinoamérica no existía una categoría de verano masculina’’, explica Julián. Como contador público y administrador de empresas especializado en mercadeo y comportamiento del consumidor, Julián inicia su viaje al éxito empezando por trabajar para una empresa de marketing, en donde manejaba importantes cuentas como Audi y Volkswagen.

Para la fortuna de Díaz, tiempo después se presenta la oportunidad de ser el Director de Mercadeo en Terpel, en el área de lubricantes para los dos Santanderes y Boyacá. Ese es el segundo paso que da y que lo lleva a adquirir mayor experiencia y conocimiento en el tema. Su siguiente paso es finalizar la investigación para Estudio F y entregar los informes que dejan un resultado satisfactorio, marcando por completo el inicio de algo nuevo que estaba destinado a la notoriedad. Para entonces a Julián se le ocurrió que las revistas de moda tendrían un potencial, sobre todo, porque en el país no había una que se refiriera a la línea de verano masculina.

Es así como toma la decisión de emprender su camino hacia la independencia y hace un click al salir de la empresa que trae consigo muchos cambios, algunos positivos como no estar sometido a un horario o a un salario, y otros negativos como seguir llevando las cargas y las responsabilidades en un nivel más alto y con un grado de compromiso mayor.

[FOTO 6]: ¡Adiós a los jefes!
Etiquetar mal algunas de las prendas destinadas a exportarse, fue uno de los desaciertos que vivió Andrés en su empresa. Foto: Natalia Perea. Foto

“Te voy a ser sincero, jamás he logrado ganarme monetariamente hablando, lo que me ganaba en los cargos anteriores”, indica el joven con un aire y una expresión cargada de honestidad y tranquilidad. “Son cosas que aprendes a entender, es la satisfacción de que puedas ayudar a mucha gente y no quiero sonar como Madre Teresa de Calcuta pero el tema es, detrás de cada persona que trabaja acá, hay una historia’’. Andrés nunca soñó con ser empresario, la vida le sonrió y le dio la oportunidad de desarrollar su idea en base a la necesidad que encontró.

Algo interesante de Lolos es que aunque sus protagonistas, creadores y diseñadores son colombianos, no nace en Colombia, primero se extiende en países como Brasil y Bolivia para finalmente establecerse en este país. “Nunca pensamos que esto fuera para Colombia, jamás, por el nombre y porque acá la categoría suena gay, pero vas a Grecia, a Brasil, a Ibiza y los hombres utilizan zunga, acá eso es gay, es una nación machista’’, dice Andrés, sin embargo, nuevamente se presenta una oportunidad y la organizadora del Santander Fashion Week del 2012 abre las puertas para Lolos. A partir de ese momento empieza su historia en Colombia, ya se han extendido con tiendas en Armenia, Bucaramanga y Cúcuta.

En un principio esta empresa no elaboraba sus propias prendas, sino maquilaba para una compañía venezolana llamada Geordie, pero con el cierre de la frontera 2006 la situación se complicó. Esa dificultad permite que Lolos se desvincule y comience a elaborar vestidos de baño para hombre y mujer, shorts, camisetas de verano que empiezan a funcionar muy bien en Miami, Ecuador, y cuando fue el boom online recibían compras hasta de Emiratos Árabes.

Aunque Julián es la cabeza creativa de la empresa, trabaja de la mano con dos socios. En producción cuentan con tres marcas comerciales, Lolos, More Life y Sport For Fit. Fabrican mensualmente 16 mil prendas y todos los productos son 100 por ciento colombianos, pues le apuntan al tema de la exportación. Tiene 40 empleados directos, e indirectos en talleres hay 300 personas.

Detrás de los nombres de estas marcas hay diferentes historias. Ana Dolores Zambrano “Doña Dolores”, la mamá de Julián, es la razón por la cual una de estas se titula Lolos. Su principal objetivo fue buscar un nombre fácil y que se entendiera como verano, también pretendían evocar a la “lolita” que es la teenager latina más conocida. More Life se da por una campaña llamada “cuenta hasta diez”, su protagonista era una niña con cáncer que ya murió, pero que incentivó y dejó una enseñanza de “más vida” que es lo que traduce el nombre.

A sus 31 años, Andrés se pregunta antes de dormir “¿esto pa’ dónde va?’’. Para el empresario no hay nada escrito. Aunque a través de su historia ha tenido miles de desaciertos le complace saber que ha logrado transmitir su idea, que a la gente le agrada y la entiende.

[FOTO 7]: ¡Adiós a los jefes!
Lolos es una marca completamente exclusiva y económica, sus prendas están entre los 50 mil y 60 mil pesos. Mensualmente está renovando sus diseños. Foto: Natalia Perea Foto

Emprendedor sin oportunidad


“Mi sueño es como el de todos, no cumplir un horario, no tener un jefe que esté molestando, trabajar y matarse para uno mismo y no para hacerle platica a alguien más”, así se expresa Gabriel Moreno Acosta, un joven cucuteño con 28 años de edad, quien actualmente trabaja para la empresa Gasan S.A - Barrancabermeja.

Sin una figura paterna y con el coraje de su madre, Acosta a sus 18 años sale de su casa en Cúcuta e ingresa a la Universidad Pontificia Bolivariana Seccional Bucaramanga, motivado por el deseo de salir adelante y brindarle una mejor calidad de vida a su familia, empieza a trabajar simultáneamente en “Pegantes Colombia” para ofrecer una ayuda económica a su mamá. En esta organización trabajó durante sus cuatro años de carrera universitaria.

[FOTO 8]: ¡Adiós a los jefes!
Gabriel Moreno, con 23 años, decide ser su propio jefe creando la empresa “pegantes MAC”, la cual salió del mercado tras varias dificultades. En la actualidad trabaja en Gasan S.A., en Barrancabermeja. Foto: Luisa Gélvez. Foto

Mientras realizaba la tesis de grado, Gabriel, a sus 23 años, decide volver a Cúcuta para planear y estructurar su idea de un negocio propio teniendo en cuenta sus conocimientos previos. Fue así como en dicha ciudad realiza el sueño de construir su propia marca de insumos para construcciones llamada Pegantes MAC.

Moreno Acosta, las iniciales de sus apellidos resulta ser la combinación ideal para el nombre de su empresa, la cual empieza a surgir y a reconocerse en la ciudad. Sin embargo, pasado un año, las cosas se debilitan debido a la falta de ingresos, patrocinadores, competencia desleal y un mercado difícil por ser ciudad fronteriza. La situación se complica aún más a razón del conflicto armado, cuando un grupo armado ilegal comenzó a extorsionarlo. Las ganancias de una impresa que apena daba los primeros pasos se fueron al piso.

Por cuestiones de seguridad y con el fin de terminar su carrera universitaria, Gabriel regresa a Bucaramanga. Sin abandonar la idea y las ganas de seguir con su proyecto empresarial, busca un apoyo económico en su hermano Javier Andrés Moreno Acosta y su amigo José Hernández, ambos empleados del Éxito. Fue con la mano de estos jóvenes que Gabriel logra abrir una bodega más grande, con máquinas especiales y con una buena publicidad.

Según relata, la bodega funcionó en Guatiguará, al lado de Postobón, en Piedecuesta. Era una fábrica de insumos para construcción, como porcelanatos, pego para cerámicas, estucos, y todos esos insumos para los acabados de la obra blanca en construcción. “Indudablemente la competencia es un factor importante, había empresas con esos mismos productos que ya llevaban muchos años, tenían acreditación, un reconocimiento en el mercado. Y pues para que nosotros llegáramos a ser conocidos como ellos necesitábamos dinero”, recuerda.

A pesar de los diferentes percances, este joven emprendedor no detuvo su idea, comenzó por ofrecer su producto ‘estrella’ que consistía en un pegante para cerámicas y así fue extendiendo sus insumos, pasando de cinco productos a vender 800 productos en ocho meses. Repartiendo muestras gratis de ferretería en ferretería y volantes fue como Gabriel dio a conocer su marca de pegamento.

Las cosas parecen estar marchando bien hasta que el trabajo empieza a aumentar y no hay un apoyo de sus compañeros a causa de la falta de tiempo y conocimiento. Aparece un punto de quiebre para la bodega de Gabriel, aunque la empresa se había dado a conocer no era suficiente la publicidad y la clientela, la falta de estrategias de venta fueron los puntos claves para que esta empresa no pudiera continuar su camino.

“Fueron más desaciertos que aciertos, es muy difícil empezar con una empresa, pues no tuvimos el músculo financiero para costear todos ese tiempo de inicio que son puros meses de gastos y gastos, no aguantamos eso”, concluye.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592