La ‘nariz’ y el dron que olfatean las minas antipersonales

Publicado en Revista | Miércoles 07, de Septiembre de 2016 | Actualizado el Miércoles, 07 de Septiembre de 2016

Dos equipos investigadores crearon robots que prometen ser una solución al posconflicto colombiano. El destino cruzó sus caminos para que trabajen juntos y eviten que haya más víctimas de minas antipersonales en el país.

[FOTO 1]: La ‘nariz’ y el dron que olfatean las minas antipersonales
Un robot innovador que le permitirá al país obtener una solución práctica para liberar terrenos con minas antipersonales. Foto: suministrada por Rafael Vides Foto

El 14 de marzo de 2000 es una fecha que Raúl Antonio Sánchez no olvidará. Su cuerpo cambió para siempre. Ese día, mientras caminaba por el campo, una detonación le arrebató la pierna izquierda, el dedo meñique de la mano derecha y la visibilidad. La responsable material de su tragedia fue una mina oculta en la tierra.

Todo ocurrió en una fracción de segundos, en Santa Rosa del Sur, un municipio en el sur de Bolívar, en la Serranía de San Lucas. Ese lugar ha sido un “caldero” del conflicto armado. Por allí transitaron todo tipo de actores armados ilegales: primero el Ejército de Liberación Nacional (Eln), en 1975; luego, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), en 1983; después el Ejército Revolucionario Popular (Erp), en 1994; y más tarde, los paramilitares del Bloque Central Bolívar (Bcb), en 1998.

Según la Dirección Contra Minas del Gobierno Nacional, Sánchez se suma a la lista de las 63 víctimas que ha dejado este tipo de artefactos explosivos en dicho municipio. Los datos oficiales advierten que en Colombia- desde 1990 hasta la actualidad- este tipo de  minas  terrestres han afectado a 11 mil 410 personas; de las cuales 9 mil 152 resultaron heridas y 2 mil 258 murieron. Ante este panorama, dos equipos de investigación académica plantearon una solución al desminado humanitario, prometido a propósito de los Acuerdos de La Habana que pretenden una negociación de paz entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc.

Los investigadores son: Luisa Fernanda Ruiz, Edwin Alfonso Arenas y Homero Ortega, de la Universidad Industrial de Santander (UIS); y Rafael Vides y Ferney López, del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena). Al principio no se conocían, una convención tecnológica en Medellín-Antioquia- permitió que ambos equipos reconocieran el potencial que traería trabajar conjuntamente a partir de dos iniciativas: la ‘nariz’ electrónica y el dron potenciado.

 Una ‘nariz’ particular

Edwin Alfonso Arenas es estudiante de Ingeniería Electrónica e integrante del Grupo de Investigación RadioGis. Según Arenas, la idea de crear un robot que ayude a “olfatear” las minas antipersonales, que están escondidas en caminos y zonas veredales, surgió como un proyecto de grado, cuya finalidad era desarrollar una primera versión de ‘nariz’ electrónica que pudiera ofrecer diferentes soluciones.

Luisa Fernanda Ruiz es ingeniera electrónica y cursa una maestría en Ingeniería de Telecomunicaciones. Ruiz explica que la ‘nariz’ funciona igual que un perro, debe ser entrenada por medio de la percepción de olores y la exposición a trampas para que pueda identificar muy bien el lugar donde se encuentra la mina.

[FOTO 4]: La ‘nariz’ y el dron que olfatean las minas antipersonales
Vides y López construyen un prototipo que les permita intervenir en las problemáticas del país, a través de servicios de innovación y desarrollo tecnológico. Foto: suministrada por Rafael Vides. Foto

Al recuento de la historia del invento, se suma Homero Ortega -profesor de Ingeniería de Telecomunicaciones- quien recuerda que lo más difícil fue conseguir los sensores de olores. “Los mandamos a hacer en Japón que es el mejor país en el arte de los sensores de olores”, dice.

Después de hacer planos, pruebas de laboratorio y juntar las piezas, llegaron al prototipo. Los investigadores explican que la ‘nariz’ electrónica es adaptable. Está integrada por dos cajas: la primera tiene un sistema de sensores de gases químicos con la capacidad de captar los olores emanados por los artefactos explosivos; la segunda permite el muestreo del olor específico que uno quiere identificar.

Con respecto al funcionamiento de la ‘nariz’, Arenas explica que el prototipo tiene una tarjeta de desarrollo (cerebro) que toma la información de los sensores, la procesa y la envía a un computador con un programa que convierte la información en un algoritmo (de componentes principales). Esta toma un olor particular y lo compara con otros que están dentro de una base de datos para determinar a cuál de ellos pertenece.

Un dron de ‘combate’

[FOTO 2]: La ‘nariz’ y el dron que olfatean las minas antipersonales
Un dron potencializado como este podría cumplir fácilmente con la responsabilidad del desminado sin comprometer de modo alguno la vida humana. Foto: suministrada por Rafael Vides. Foto

Rafael Vides es tecnólogo en mantenimiento electrónico e instrumental industrial del Sena. Él, con ayuda de Ferney López, administra la empresa Soluciones Robóticas Integrales. Vides cuenta que el robot nació de la motivación y el interés por salvar vidas, evitar catástrofes y ayudar a desminar el país. “Colombia ya debía estar desminada porque eso se acordó en el Tratado de Ottawa”, agrega.

El Tratado al que se refiere, firmado en diciembre de 1997 por 133 países en la capital canadiense, es un pacto sobre el no uso de minas antipersonales. En la convención, los firmantes acordaron prohibir su adquisición, producción, utilización o almacenamiento.

El joven emprendedor explica que primero se construyeron tres prototipos dotados de un “cerebro”, que les permite comunicarse con cualquier aparato electrónico que tenga bluetooth; un panel solar; un detector de metales; un escudo blindado en acero, y cadenas delanteras para hacer un barrido de detonaciones.

A partir de esos primeros tres, crearon una cuarta versión mejorada del prototipo: un dron en aluminio y fibra de carbono de un metro y once centímetros, al que se le puede marcar una ruta autónoma, que tiene una muy buena capacidad de vuelo y un GPRS para detectar lo que hay bajo la tierra. De esta manera, explican sus creadores, el dron puede detonar las minas, liberar pequeñas cargas de explosivos y adaptarse a las condiciones del tiempo.

 Sus ‘pruebas de fuego’

[FOTO 3]: La ‘nariz’ y el dron que olfatean las minas antipersonales
Vides expone en Indumil el funcionamiento y la importancia del dron para conseguir el aval del proyecto. Foto: suministrada por Rafael Vides. Foto

En Medellín ambos equipos conocieron sus proyectos y decidieron que lo mejor era unir la ‘nariz’ y el dron. Los investigadores de la UIS y del Sena coinciden en que los dos proyectos funcionan mejor fusionados que separados, y piensan que aquello que los motiva a perfeccionar sus prototipos es la idea de aportar algo al posconflicto colombiano.

Luisa Fernanda Ruiz explica que la ‘nariz’ electrónica está en una fase de investigación, el dron toma datos y adquiere nueva información para convertirse en un excelente ‘sabueso’; también justifica que esta no ha sido probada en campo debido al proceso en el que se encuentra, pero que en los laboratorios ya han hecho pruebas preliminares. “Ha tenido resultados satisfactorios identificando y separando los olores de la pentrita, trinitrotolueno (TNT) y pentolita”, indica.

Los investigadores aclaran que el dron, por el contrario, ya ha sido puesto a prueba en El Batallón de Ingenieros de Combate No. 17, que está en el municipio antioqueño de Apartadó, y en la Industria Militar Colombiana (Indumil).  “(…) logrando resultados excelentes. Indumil es el más indicado para decir que el proyecto ha funcionado”, asegura Rafael Vides al referirse a la fábrica estatal de armas, explosivos y municiones; empresa reconocida por ser la principal proveedora de las Fuerzas Militares y de la Policía en Colombia.

La proyección que estos jóvenes tienen es finalizar el prototipo con la mejor versión y comercializarlo tanto en Colombia como en otros países. Los investigadores reconocen que lograr ambos prototipos no fue una tarea fácil, aunque contaron con recursos otorgados por la UIS y el Sena, para la creación de los robots tuvieron que tomar dinero de sus propios bolsillos y de los rubros de la empresa Soluciones Robóticas Integrales de Vides.

[FOTO 5]: La ‘nariz’ y el dron que olfatean las minas antipersonales
El arcoíris puede reflejar la alegría que sienten las víctimas al enterarse que existe un robot que puede destruir las minas antipersonales y evitar la presencia de más personas afectadas. Foto: suministrada por Rafael Vides. Foto

Su esperanza está en seguir recaudando fondos para la financiación de su proyecto. Ambos equipos presentaron su iniciativa al Gran Inventor Colombia, el primer reality show interactivo del mundo, que permite que personas inviertan dinero para apoyar proyectos con potencial o ideas innovadoras. Entre el 22 de febrero y el 12 de agosto de 2016, la ‘nariz’ y el dron, de manera conjunta, han estado varias veces en el primer lugar de la tabla de posición del reality. El precio para comprar una acción del prototipo es de 54 mil 160 pesos.

Rafael Vides comenta que además los dos equipos ya se pusieron en contacto con Luis Carlos Villegas, Ministro de Defensa, y con Indumil para recibir por parte del Estado más recursos que les permitan perfeccionar el proyecto y ponerlo en el mercado.

Los investigadores concluyen que si robots como los suyos hubieran existido 20 años atrás, el número de víctimas por minas antipersonales sería menor. Y Raúl Antonio Sánchez no tendría por qué afligirse cada vez que recuerda el 14 de marzo de 2000, día en que su cuerpo quedó impedido para trabajar en el campo. “Después de esta detonación para mí se acabó todo, esto le cambia la vida a cualquiera… es lo peor que le puede pasar a un ser humano”, afirma el hombre con su rostro entristecido.

 

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592