“No es el color, es la identidad”

Publicado en Edición 48 | Miércoles 27, de Julio de 2016 | Actualizado el Jueves, 16 de Noviembre de 2017

[FOTO 1]: “No es el color, es la identidad”
La Constitución Política de 1991 fue la primera en reconocer la diversidad cultural de Colombia. Foto: María Paula Sierra Uribe. Foto
 

En Santander, la raza sigue siendo un motivo de discriminación. Plataforma encontró que son muchos los casos en los que se señala, maltrata y excluye a la población afrodescendiente simplemente por su color de piel. Pese a que la Ley colombiana promueve la igualdad, el racismo es un problema que se vive a diario.

“En los años mil seiscientos, cuando el tirano mandó, las calles de Cartagena, aquella historia vivió. Cuando allí llegaban esos negreros, africanos en cadenas besaban mi tierra, esclavitud perpetua”…-. Así reza la canción La Rebelión, de Joe Arroyo, para referirse a la época en la que fueron traídos los africanos a Colombia, luego de ser extraídos de forma violenta de su lugar de origen. La esclavitud y la segregación racial, que parecen asuntos superados en el Siglo XX, persisten en una región como Santander, que es mayoritariamente mestiza.

Leonidas Ocampo, médico y creador de la Fundación Afrocolombiana de Santander, señala que la discriminación racial “es un crimen de lesa humanidad que todavía está por repararse”. Con dolor reflejado en sus ojos recuerda la historia de sus más de 70 millones de “hermanos africanos” que fueron sacados con atropellos de su territorio para ser esclavizados en Colombia, teniendo que soportar travesías tan largas que los llevaron a buscar técnicas de suicidio como la que aplicaba la comunidad de los Bantúes al ahogarse con su propia lengua.

En la legislación colombiana, la comunidad afrodescendiente fue reconocida con el artículo 13 de 1991 que estipula que todos somos iguales, con la Ley 21 del mismo año que aprueba el Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes, y con la Ley 70 de 1993, que reconoce a las comunidades afro y sus territorios colectivos. Pese a la existencia de esta normatividad, Ocampo considera que la Ley sigue en el papel “porque en la realidad se aplica poco”.

Yolima Mena, reconocida atleta de la región y líder de la Asociación para Mujeres Afrodescendientes de Santander, coincide con Ocampo en la aplicación de estas leyes. La deportista explica que desde niña ha sido víctima de discriminación racial así como testigo de la exclusión en diferentes esferas sociales. Según su relato, “Santander es una región particular” que pareciera no reconocerse aún como una población mestiza. Mena dice que ha visto como a ella y otros afros los observan con incomodidad en el transporte público, bancos y bares. En agosto de 2000 fue víctima de un acto discriminatorio: “no me dejaron entrar a un bar indicándome que no tenía buen aspecto”.

Una historia similar es la de Pura Lurán. Llegó a Bucaramanga junto a su familia en el año 2007, desplazados por el conflicto armado. Un año después comenzó con su labor de defensa de los derechos de la población afrodescendiente en el municipio de Girón y en el 2009 creó la Asociación de Afrodescendientes y Víctimas del Conflicto Armado de Girón (Afrodevic), en la que promueve la igualdad de derechos para esta población. Su trabajo ha sido tan destacado que los funcionarios de la administración pública remitían a su oficina a los interesados en información étnica. Una situación que a Lurán le parece particular, pues ella no cuenta con los recursos necesarios y es el Estado quien debería tenerlos para atender a esta población.

[FOTO 2]: “No es el color, es la identidad”
Para la atleta Yolima Mena, la comunidad afro no sólo le ha dado triunfos al deporte sino en diversas profesiones. Ella es la creadora de la Fundación de Mujeres Afrodescendientes de Santander. Foto: Daniela Gómez Díaz. Foto
 

Como Mena, Lurán considera que su familia ha vivido en carne propia la discriminación. Cuando llegaron a la ciudad buscando un cupo escolar para su hija, en varias instituciones educativas no les permitían el ingreso o ni siquiera participar de los procesos de admisión por el supuesto de que “somos negros analfabetos”. Por eso decidió recurrir a un derecho de petición y luego a una tutela para que su hija asegurara su estudio. Para esta líder “el racismo se ve, se nota y se siente”, indicando que hay un vacío entre la legislación vigente y su aplicación.

[FOTO 3]: “No es el color, es la identidad”
Klayton Silvestre Humphries es sanandresano. Llegó a vivir a Santander hace cuatro años junto a su familia. Foto: María Paula Sierra Uribe. Foto
 

‘Los invisibles’

La discriminación racial no se refiere únicamente a las agresiones verbales y físicas a las personas afrodescendientes, también se evidencia en la falta de reconocimiento a líderes, deportistas, científicos y en general personajes que han hecho y continúan haciendo historia, simplemente por tener un tono de piel diferente, que ha sido motivo de exclusión durante siglos.

Tal es el caso del expresidente colombiano Juan José Nieto, nacido en Baranoa, un poblado cercano a Cartagena, quien asumió las riendas de los Estados Unidos de la Nueva Granada, el 25 de enero de 1861. A diferencia de los demás próceres como Simón Bolívar o Francisco de Paula Santander, Nieto no ha sido exaltado en la historia colombiana, pese a que logró llegar al poder por votación popular.

[FOTO 4]: “No es el color, es la identidad”
Aunque las Leyes colombianas e internacionales ordenan la igualdad sin distinción de raza; en la realidad ocurre lo contrario. Foto: María Paula Sierra Uribe. Foto
 

El racismo se vive en todos los ámbitos. Según Atahualpa Ibarra, otro de los líderes afrodescendientes, el ámbito laboral es uno de los más afectados por este problema. Según relata, algunas instituciones reciben la documentación durante las convocatorias para vacantes y aplican una política oculta llamada ‘N.N’ (No. Negro), para marcar las postulaciones de afros y descartarlas. Para Ibarra, las convocatorias públicamente parecen abiertas, pero en realidad tienen unos filtros basados en la discriminación.

“La discriminación racial es la invisibilización de las personas de nuestra etnia”: Leonidas Ocampo, director de la Fundación de Afrodescendientes de Santander. 

Javier Felipe Ortiz Casianni, periodista y nominado como mejor afrocolombiano en el año 2014, expone que el racismo se vive en la cotidianidad. “Se establece una relación entre raza y pobreza. Cuando voy a un restaurante en Cartagena, suelen traerme la carta en inglés, pues suponen que soy norteamericano. Asumen que si fuera cartagenero, no tendría con qué pagar o entro porque me están invitando, por eso cuando salgo con mi esposa le entregan la cuenta a ella”, relata el reportero con indignación.

Pura Lurán considera que el problema también está en la falta de autorreconocimiento de las comunidades afro, explicando que hay personas afrodescendientes que no se aceptan como tal. Leonidas Ocampo considera que esto es producto de una carga histórica, haciendo que muchos prefieran no identificarse con su comunidad. El censo oficial en Colombia indica que de los más de 50 millones de colombianos, por lo menos 11 millones se consideran afros, de los cuales entre 60 mil y 70 mil viven en Santander, representando el 3,6 por ciento de la población de la región.

Los testimonios de Leonidas, Yolima, Pura, Atahualpa y Javier son voces de personas que hacen parte de la diversidad cultural de este país y región, donde en teoría en pleno siglo XXI no debería haber diferencias. Por eso su llamado es persistente en que la sociedad deje de verlos como personas distintas, de manera que las oportunidades y desarrollo sean las que profesan la Constitución y las leyes internacionales.

[FOTO 5]: “No es el color, es la identidad”
Pura Lurán, fundadora de la Asociación de Afrodescendientes y Víctimas del Conflicto Armado de Girón (Afrodevic), explica que la educación se trata de enseñar historia, procesos, valores y derechos que reconozcan la igualdad de todas las personas. Foto: Daniela Gómez Díaz. Foto
 

Descarga el artículo

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592