Alejandro Rivas: El mejor escritor de dos renglones

Publicado en Edición 48 | Miércoles 27, de Julio de 2016 | Actualizado el Jueves, 16 de Noviembre de 2017

[FOTO 1]: Alejandro Rivas: El mejor escritor de dos renglones
A pesar de que Alejandro Rivas publicaba crucigramas desde pequeño en el periódico del colegio, hasta 1996 lo hizo profesionalmente en ‘La prensa’, periódico de la familia Pastrana. Foto
 

El crucigrama es un pasatiempo, sin embargo, para Alejandro Rivas es su oficio. A pesar de que comenzó su profesión como crucigramista en 1996, toda su vida ha tenido la habilidad de cruzar palabras.

Si hay algo que le exija a una persona pensar por horas y horas, además de preguntarle a familiares, amigos o conocidos cuál sería la respuesta a una corta pregunta, de esas que aparecen en cuadrículas verticales y horizontales en las contraportadas de los periódicos o en los populares “matatiempos”, es el crucigrama. Aunque no hay una fecha clara que defina el origen del famoso pasatiempo, pues en 1990 un grupo de antropólogos encontró en las ruinas de Pompeya un juego similar, este sigue siendo uno de los contenidos más recurrentes en los medios de comunicación impresos tradicionales del país.

[FOTO 2]: Alejandro Rivas: El mejor escritor de dos renglones
El Crucigrama millonario fue expuesto en el Congreso Nacional de Honduras, como una estrategia de mercadeo. Aunque se dudaba de su éxito, logró un aumento en la venta de periódicos llegando a 95 mil ejemplares. Foto: María Paula Sierra Uribe. Foto
 

¿Quién los hace? Detrás de varios de esos acertijos, cuyas respuestas solo se conocen en la siguiente edición, está Alejandro Rivas. Él, un bogotano que prefiere no revelar su edad y que se desvive por vivir en el centro capitalino, donde está su casa y sitio de trabajo, es el responsable de poner a pensar a quienes quieren resolver los crucigramas. Su experticia es tal que los periódicos El Tiempo, ADN, Llano y Boyacá 7 días, Revista Carrusel, El Heraldo, Al Día, Enfoque Caribe y Amigo Tendero lo contrataron para que sea el artífice de hacer que el cerebro pique en busca de una respuesta.

“Esto lo hago desde niño”, dice Rivas mientras está sentado en un sofá desde donde se divisa el imponente cerro de Monserrate. Todo comenzó a temprana edad por iniciativa de su mamá y de un tío, también crucigramista, que firmaba sus acertijos con el apodo Fraylejón.

Ahora él en su propio escritorio y computador diseña por día hasta siete crucigramas originales que se imprimirán en los periódicos locales y nacionales. Ya no tiene que calcar los de los periódicos como cuando estaba niño, para evitar una réplica de su madre; menos tener que hacerlos a mano, cuando la tecnología era precaria, cuando si mucho había una máquina de escribir. En la actualidad usa un software que le ayuda a empatar las palabras, de manera que encajen perfecto en la cuadrícula ya diseñada.

Según lo documentado en la web, el primer crucigrama se publicó el 14 de septiembre de 1890 en un periódico italiano, pero dejó de circular al no tener éxito. Cosa muy distinta probaron otros periódicos, como el diario El Tiempo en 2004 cuando a Alejandro Rivas le encargaron el “Crucigrama millonario”. No era para menos. El diario les entregaba premios a los suscriptores que lograran resolver los acertijos de este bogotano. La proyección era vender 25 mil periódicos; pero fue tal el éxito que “la sacaron del estadio”: 95 mil en solo tiraje. La gente se agolpaba para comprar la edición y llenar cada una de las rejillas buscando ser un posible ganador.

Sin embargo, el crucigrama logró comenzar a circular en el periódico New York World, de Estados Unidos, cuando Arthut Wynne en diciembre de 1913 publicó este juego como un rompecabezas llamado word-cross (‘palabras cruz’), el cual se popularizó como crossword (‘crucigrama’ en inglés). Se necesita de mucho ingenio, pero esto es lo que le sobra a Alejandro Rivas. “Yo le digo a mi hijastra periodista que será el mejor escritor de dos líneas que conocerá en toda su vida”, dice, explicando que con el tiempo afinó su habilidad para mezclar diversas palabras en espacios que son cada vez más reducidos.

Lo que es un juego mental para unos, es entretenimiento para otros. Rivas no parece estresarse con su trabajo; por el contrario, le gusta hacerlo con humor. Por ejemplo, este es uno de sus acertijos: Mujer que ve al diablo de color verde. Muchos podrían descabellarse al tratar de resolverlo. La respuesta tiene nueve letras: Daltónica. Sí. Otro reto: Causa para no estudiar. La solución: Honoris Causa, explica el crucigramista con algo de ironía: “Vamos a darle a Turbay un título de Doctor Honoris Causa, el honor a su causa por la actividad. Persona que no pasó por la universidad pero por su actividad profesional externa se la dan”, agrega.

“Este oficio se consigue con práctica”: Alejandro Rivas, crucigramista.

Tras dos décadas de pensar y resolver crucigramas, el mejor consejo que da Rivas es resolverlos a lápiz pues “equivocarse es de humanos. Si cometo un error, ¿por qué no corregirlo?”, dice. Incluso le sucede a él mismo. Cuando trata de resolver los de otros, algunos le quedan inconclusos, explicando que algunas de las preguntas son muy técnicas. “El secreto de las palabras no está en ellas, sino en las definiciones, y el éxito del crucigrama es que se pueda resolver”, asegura.

Pero no todas las personas tienen la paciencia que caracteriza a Rivas o a muchos aficionados de los crucigramas. Algunos suscriptores de periódicos y revistas no se toman los acertijos con humor, por lo que no dudan en llamarlo para expresarle sus molestias. Una vez por ejemplo lo llamaron del diario El Tiempo al contarle que un lector estaba sumamente bravo porque no le encajaba la palabra “Barranquilla” en respuesta a la pregunta “Ciudad capital del Atlántico”. Pero Rivas quería hacerlo más difícil y para él la solución era como se le conoce popularmente: “Arenosa”.

[FOTO 3]: Alejandro Rivas: El mejor escritor de dos renglones
Para muchos colombianos, un buen periódico es el que tiene crucigrama. Si no lo tiene, no se toma como tal. Foto: María Paula Sierra Uribe. Foto
 

Para una persona del común puede ser aterrador tener que crear un crucigrama, cuando la hoja está en blanco. Este tampoco es un problema para Rivas. Desde que estudió Ingeniería Electrónica en la Pontificia Universidad Javeriana aprendió que todo tenía solución. Cuando su profesor planteaba un problema en el tablero, siempre miraba desde dónde partir para resolverlo. Lo mismo hace con los crucigramas, que se convierten en retos para otros. “Poco a poco se va llenando”, indica desde su orilla, refiriéndose a la composición de las columnas y filas.

 

Los Rivas llevan los crucigramas en la sangre. Incluso su exesposa, que desarrolló la misma habilidad, es artífice de los acertijos publicados en El Heraldo y Al Día, los diarios locales de Barranquilla. Sus tres hijos son también cómplices en la formulación de preguntas y respuestas.

Alejandro no solo juega en el papel con las palabras, sino también usa una nueva metodología mediante la red social ‘Twitter’, interactúa con las personas dando las definiciones y poniendo cuatro opciones de respuestas. Declara que es una forma divertida de poner a pensar a la sociedad moderna, teniendo más de 300 respuestas a cada publicación. 

En Colombia no existe la cultura de resolver crucigramas, porque la cultura no es saber contestar preguntas, ni saber datos. Pero sí está en ella el solucionar este tipo de pasatiempos. El poner a una persona a pensar, acordarse de pequeñas cosas y en pasar un agradable momento. “Este es el fin de un crucigrama”, concluye Rivas mientras se alista frente a su escritorio, toma un diccionario, enciende el computador y comienza a cruzar las palabras que pondrán a pensar a más lectores.

[FOTO 5]: Alejandro Rivas: El mejor escritor de dos renglones
El juego Scrabble tiene su origen del crucigrama. Foto: María Paula Sierra Uribe. Foto
 

Descarga el artículo

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592