Tía, el inmortal supermercado que transporta a los años 40

Publicado en Revista | Lunes 25, de Julio de 2016 | Actualizado el Lunes, 25 de Julio de 2016

[FOTO 1]: Tía, el inmortal supermercado que transporta a los años 40
El tradicional supermercado Tía, en el centro de Bucaramanga, transporta a cualquier ciudadano a épocas de antaño. Los productos son exhibidos en cajones de madera con divisiones de vidrio. Foto: Santiago Quiñónez. Foto
 

Este supermercado es considerado patrimonio histórico por los bumangueses no sólo por los 58 años que cumple en la Ciudad Bonita, también porque parece estar congelado en el tiempo haciendo que al entrar la experiencia se convierta en un viaje al pasado.

Laura Figueroa, en 1994, vistió por primera vez delantal de líneas azules, falda oscura, medias veladas y ‘mocasines abuelitos’ como entre las trabajadoras suelen llamar a su estilo de zapatos de dotación. Fueron siete años y medio en los que Laura estuvo detrás de una caja registradora que funcionaba con manivela, hasta después de dos años que las cambiaron por unas con teclas. Estas nuevas cajas registradoras no han dejado de funcionar, pues desde el 96 hasta hoy están estratégicamente ubicadas por todo el almacén, en menor cantidad pero todavía ‘vivitas y facturando’.

Esta escena ocurre en la calle 36 con 15 en pleno centro de Bucaramanga, la capital santandereana, en el tradicional Tía, un almacén que vende desde ropa y jabones hasta productos de papelería y cacharrería. Fue hasta 1957 que los bumangueses empezaron a ir de compras sin tener que recorrer todo el centro de la ciudad: comenzaron a comprar mercancía expuesta en vitrinas, canastillas y grandes anaqueles blancos de madera, obteniendo asesoría especial a la hora de decidirse por un producto.

Multiplicando, dividiendo y haciendo conversiones de kilos a libras, Laura, después de la prueba matemática, empieza a marcar tarjeta día tras día en el enorme y viejo reloj que repujaba sobre el cartón la hora de llegada de cada una de las empleadas. Simplemente vio el típico letrero de “se busca vendedora” en el vidrio de la puerta que da con la carrea 36 y de esta manera, entró a formar parte del grupo de vendedoras que atienden en las 45 secciones, cada una con su caja registradora. Lo que se compraba se pagaba en la misma vitrina; no se hacían colas enormes como es ahora habitual en las grandes plataformas.

A pesar de la voraz competencia con grandes cadenas multinacionales de supermercados, Almacenes Tía se mantiene inmortal ante ellos, lo inexplicable es cómo lo hace si aún conserva las características de venta, logística y algunos clásicos productos con la que fue fundada en 1940. La llegada de El Ley, otro supermercado contiguo a este y que se transformó en Éxito, no hizo temblar las ventas pues siempre se caracterizó por vender unidades y permitir al cliente tomar los productos y observarlos, cosa que su nueva competencia no implementaba. “Las personas que solo buscaban un plato no podían comprarlo en El Ley, tendrían que comprar toda la vajilla; en cambio en el Tía sí podían comprar  un tenedor, un pocillo, un plato…”, dice Laura.

[FOTO 2]: Tía, el inmortal supermercado que transporta a los años 40
Quienes hayan recorrido El Tía saben que allí pueden comprar juguetes o cuentos pequeños; al alcance de cualquier bolsillo. Foto: Santiago Quiñónez. Foto
 

Según lo han documentado varios medios de comunicación, Bogotá fue la ciudad que los vio nacer en el continente americano en 1940 cuando los checoslovacos Federico Deutsch y Kerel Steuer decidieron traer un eficaz modelo europeo de almacén al centro del corazón de la capital, en el que podía encontrarse de todo sin salir de las mismas cuatro paredes.

Luego de fundar Casa Tía en República Checa y triunfar al extenderse por Rumania y Yugoslavia, los fundadores salieron del continente europeo huyendo de la Segunda Guerra Mundial (1938-1945) y llegando a América donde también creció exitosamente este sistema de mostrador abierto porque, luego de la llegada a Colombia, en 1946 fue inaugurada en Argentina, seguido de Uruguay en 1956 y más tarde en Ecuador, en 1960.

Plataforma se comunicó con la administradora actual del almacén para reconstruir la historia del Tía, pero indicó que por órdenes expresas de sus jefes no podía hablar ante ningún medio de comunicación.

Antonio Peña recuerda que hace más de 30 años pidió en la cafetería, que hoy conserva las mismas bancas y mesas de madera blanca, una de las tradicionales ‘ensaladas rusas’ (papa con mayonesa y verduras) que parecía que no lo llenaría por completo, pero que más tarde lo dejarían a reventar. Intento retroceder el tiempo e imaginar a Antonio hace tres décadas, luego de comer esa ensalada de papa, verduras y salchicha, secándose las manos en la toalla colgada de una puntilla después de asear sus manos en el lavamanos empotrado en el muro, con los tubos de PVC a la vista y en la jabonera dos pedazos de jabón rosado.

[FOTO 3]: Tía, el inmortal supermercado que transporta a los años 40
El almacén aún registra los precios en máquinas antiguas. Foto: Santiago Quiñónez. Foto
 

Las cajeras lucen aún los mismos delantales con líneas verticales (azules para las vendedoras y cajeras; rojo, para la supervisora), los productos siguen reposando en vitrinas y canastas, y los precios continúan siendo asequibles para un público fiel, la mayoría compradores habituales desde hace ya varios años.

María Eugenia Gamboa era la encargada del personal en la época en que Laura trabajaba y ahora es la administradora del único Tía en Bucaramanga. Desde una cabina ubicada en una parte alta del almacén supervisa a todas las empleadas. “Cuando ella se descuidaba, uno aprovechaba para hablar con las compañeras”, dice Laura recordando el ‘balcón de María Eugenia’.

Según su página web, El Tía se surte con más de 700 proveedores y tiene abiertas sus puertas en 10 ciudades del país con 19 almacenes. No todos conservan el estilo de los años 40, como lo son los casos de los Tías Barranquilla, en el Centro Comercial Metrocentro, y Restrepo, en Bogotá, que fueron renovados y modernizados.

Bogotá, Barranquilla, Ibagué, Girardot, Cúcuta, Bucaramanga, Tunja, Sogamoso, Palmira y Facatativá son los municipios donde está este tradicional supermercado, recibiendo cada día unos 75 mil clientes interesados en sus productos. El 14 de octubre de 2015 el almacén, famoso entre otras cosas porque comercializa el ‘Azulín’ que mantuvo mangas y cuellos bien despercudidos, cumplió su aniversario 75.

[FOTO 4]: Tía, el inmortal supermercado que transporta a los años 40
En el almacén hay juguetes desde 600 pesos para rellenar las famosas piñatas para niños. Foto: Santiago Quiñónez. Foto
 

Lo curioso y llamativo es que luego de 58 años de abrir las puertas en la Ciudad Bonita, El Tía conserva no sólo productos curiosos como naguas, conjuntos de pijamas de rombos de colores serios y oscuros para hombre, tangas para niñas con imágenes infantiles de Disney, sino también esa logística europea muy peculiar que hace del almacén un lugar congelado en el tiempo, lleno de recuerdos y tradiciones que las personas que crecieron comprando allí recuerdan con nostalgia.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga | Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592