Coleccionando recuerdos

Publicado en Revista | Lunes 18, de Julio de 2016 | Actualizado el Lunes, 18 de Julio de 2016

Coleccionista

[FOTO 1]: Coleccionando recuerdos
Diego Barrera recordando sus experiencias entre las páginas de sus álbumes. Foto Alejandra Santos. Foto

Un joven piedecuestano durante 16 años ha logrado reunir 2 mil 400 láminas para llenar seis de las siete ediciones de álbumes Jet que de alguna manera han marcado la infancia de muchos colombianos.

Diego Barrera tiene 26 años, es alto y blanco, de contextura delgada, con una barba a medio salir y una ‘uniceja’ que lo caracteriza. Vive en el barrio La Cantera de Piedecuesta, junto a sus padres y hermano mayor en una humilde casa que sacaron a cuotas. Su padre es celador, su hermano domiciliario, su madre ama de casa y él es el salvavidas de un conjunto residencial en el centro de Bucaramanga. Desde los 10 años colecciona los álbumes de chocolatinas Jet, tiene seis, de los cuales ha llenado cuatro y le faltan escasas láminas de los restantes.

Su familia es amorosa, se nota que es el niño consentido de Ruth Lizarazo, su mamá, una mujer de piel morena y corta estatura que relata con alegría las anécdotas de su pequeño Diego, que ya por mucho es más alto que ella. Ambos recuerdan ese día en que tras una citación del Ejército resultó apto para prestar el servicio militar obligatorio. No era un día cualquiera, pues coincidió con el cumpleaños de Ruth, quien corrió a llevarle un pedazo de torta y el cargador del celular a su hijo. “Se comieron la torta [los soldados] y solo le dieron el cargador”, dice Ruth entre risas.

El joven siempre ha sido muy cariñoso con los animales, tanto, que ha tenido más de 10 mascotas, incluso dentro de ese grupo entra un armadillo que encontraron cuando iban de paseo a donde su nona. Recuerda con gran emoción y una sonrisa tímida a Rex, un perro que rescataron de la calle cuando apenas era un cachorrito, pero con tristeza tuvieron que regalarlo a una finca porque estaba creciendo mucho y volviéndose bravo.

Pero todas las mascotas no han acabado como Rex, en una finca. Con una risa triste, Ruth cuenta la vez que sin querer pisó a un loro y lo mató, también cuenta con más tristeza el día que sin querer dejó que se ahogara Wendy, una cacatúa que tenían desde que era un pichón.

[FOTO 2]: Coleccionando recuerdos
Volvox, tipo de alga del grupo de “algas verdes” hace fotosíntesis y puede habitar desde aguas estancadas hasta el mar. Foto Alejandra Santos. Foto
 

De los coleccionistas de álbumes se puede decir que son tan raros como algunas de las mascotas que ha tenido Diego. En el municipio de Piedecuesta solo residen nueve aficionados por esta costumbre que comenzó en 1962 con la empresa Jet, según cuenta Diego haciendo memoria de los datos que ha recopilado durante ya 16 años.

Diego tiene una excelente capacidad para recordar fechas y números, sabe que los tres álbumes que tiene de historia natural se llenan con 500 láminas cada uno y los otros de la prehistoria y demás se llenan con 324, además de eso conoce que en toda su colección ha conseguido, aproximadamente, 2 mil 400 láminas.

Recuerda con alegría el día en que estaba tratando de buscar una lámina que no conseguía por ningún lado, ya un poco resignado y con hambre decidió comerse una chocolatina, “porque a veces esas engañan el hambre” y ahí le salió la ficha que tanto había buscado y que ni siquiera en la fábrica pudo encontrar.

Diego cuenta que llenar el álbum no es fácil, pero hay láminas particularmente difíciles de encontrar. La más complicada según este coleccionista fue una bacteria que se llama Volvox, la cual buscó por todos lados, hasta que dio con un  señor en Bogotá que la tenía. “Ese día pagué 80 mil por esa ficha y otras más”, comenta mientras observa el álbum y juega con unas llaves.

[FOTO 3]: Coleccionando recuerdos
Compilación de 6 de los 7 álbumes Jet que ha coleccionado Diego Barrera. Foto Alejandra Santos. Foto
 

En 1962, según el sitio web de la compañía Jet, nació la primera edición del álbum Jet titulado La conquista del espacio y autos Jet, inspirado en la noticia de que John Glenn orbita la Tierra en cuatro horas y 55 minutos.

Diego rememora su paso por el Ejército y una de las tantas veces que ha estado cerca de la muerte mientras prestaba servicio. En un descuido durante el entrenamiento rodó hacia un lugar equivocado, pero gracias a ese error se salvó de ser golpeado por la rama de un árbol. “Pero no todo fue malo, cuando regresé tenía 260 láminas”, añade, explicando que a lo largo del servicio pudo reunir todas esas fichas.

Lo curioso es que siendo soldado cuidó las láminas como a su propia vida. Cuando estaba en terreno las llevaba consigo dentro de un tarro de talcos. Entre sus anécdotas, confiesa que sigue reuniendo láminas de una forma particular: a su novia le regala chocolatinas, pero le pide que por favor le devuelva las calcomanías.

Como Diego también hay otras personas que se han dedicado a coleccionar álbumes Jet. En su página web la Empresa Nacional de Chocolates destacó en mayo de 2015 la historia de María Luisa Duque, quien en la actualidad está completando 16 álbumes de la última versión que salió y como ella misma indica “ni siquiera cambio las repetidas porque con esas voy llenando otro álbum”.

Durante los 53 años de comercialización de chocolatinas Jet, la empresa ha impulsado siete ediciones de álbumes: La conquista del espacio y autos Jet, Banderas y uniformes, El hombre y el mar, Historia Natural; El mundo de los animales, El mundo de los animales prehistóricos en peligro de extinción y la versión actual del 2013, bajo el nombre de Planeta sorprendente Jet.

[FOTO 4]: Coleccionando recuerdos
Algunos de los asistentes al intercambio de láminas realizado en el Parque De Los Niños. Foto Diego Barrera. Foto
 

Muchos de los coleccionistas se sienten identificados al añorar las motivaciones que durante la década de los 90 incentivaron la colección de los álbumes, una de ellas era que al completar un álbum regalaban diez cajas repletas de chocolatinas y otro álbum para seguir llenando.

Las chocolatinas son más que un dulce momento, han tejido historias y nuevas amistades a lo largo de 53 años, así como aquellas anécdotas que los abuelos narran sentados en un escaño.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592