Luis Enrique y la pasión por el video arte

Publicado en Edición 47 | Lunes 18, de Abril de 2016 | Actualizado el Miércoles, 20 de Abril de 2016

Cinearte

[FOTO 1]: Luis Enrique y la pasión por el video arte
Más de 3 mil películas reposan en el archivo fílmico de Video Arte Chaplin, muchas de ellas son películas artísticas coleccionadas de la época de oro. Foto: David Gómez. Foto
 

El quizá cinéfilo más importante de la ciudad se resiste a cerrar Video Arte Chaplin por culpa del incremento en la industria de la ‘piratería’ y el auge del uso de Internet, este es el único lugar que conserva una memoria fílmica invaluable. Ante tal situación, Luis Enrique subsiste con lo poco que vende en el negocio, la venta de arepas junto con su esposa y el apoyo económico de sus hijos.

Desde que tiene uso de razón o como él mismo lo dice desde “muchacho”, Luis Enrique Hurtado ha gastado sus fuerzas y años de vida en la afición crítica del cine. Quienes lo conocen dicen que a primera vista parece una persona de carácter formal y concentrado en sus ocupaciones, pero al tratarlo saca a relucir su lado jocoso. Al preguntarle cómo llegó a Bucaramanga respondió en medio de carcajadas: “en tren”.

Su pasión por el cine comenzó en el municipio de Puerto Wilches, Santander, en los años 50 cuando tenía cuatro años. Para ver las películas a blanco y negro de 8 milímetros pagaba la entrada con cuatro botones porque no tenía dinero. En su memoria todavía lúcida de la que se han borrado algunos recuerdos reposa la anécdota de los botones: “Era una tienda donde vendían de todo, veíamos las películas de Charles Chaplin en una piecita y para dejarnos entrar nos cobraban con botones. El asunto de los botones era que las mamás iban al día siguiente a comprarlos para coserlos en los pantalones y camisas que habíamos dejado sin botón, en muchos casos  amarrábamos los pantalones con pita o cabuya”.

Vive en Bucaramanga desde diciembre de 1955 cuando su padre empezó a trabajar en una orfebrería. Estudió Ingeniería de Sistemas en la Universidad Industrial de Santander (UIS), incluso trabajó en una joyería, pero su gusto por el cine no lo olvidó.

Luis Enrique tiene 70 años, considerado como uno de los pioneros del cine en Santander junto a Andrés Plata Rueda y Gabriel Latorre, en las décadas de los 50 y 60 registró escenas cotidianas en cintas de 8 y 16 milímetros que hoy forman parte del patrimonio fílmico nacional.

Los años 70 fueron para él la edad de oro, porque trabajó en el Cine Club El Hormiguero, liderado por Germán Cáceres, mientras estudiaba su carrera universitaria. Junto a los demás miembros del club proyectaron la primera película en la Cámara de Comercio de Bucaramanga, de igual forma todos los miércoles a las 9 de la noche en el antiguo Teatro Analucía de la calle 34 con carrera 27.

Su pensamiento sobre los cineclubes es muy conservador, considerando que en la actualidad estos espacios culturales hacen falta en Bucaramanga, porque el cineclub instruía y educaba a las personas sobre las temáticas que eran proyectadas. Hurtado guarda en su archivo personal algunos materiales de aquellas proyecciones y programas emitidos en esa época. Lamentablemente este cineclub desapareció en 1986.

A lo Chaplin

El gusto por Charles Chaplin, quien en los años 20 fue uno de los hombres más reconocidos de la cinematografía mundial, lo cultivó desde niño y fue el nombre que le dio a su negocio de alquiler de películas. “Charles Chaplin fue un genio, las películas fueron hechas con inteligencia y sabiduría, fue el primer tipo de cine que vi”, dijo Luis Enrique mientras señalaba la colección de películas de Chaplin.

El cinéfilo explicó que junto con su amigo el publicista Henry Toscano montaron un negocio de alquiler de películas llamado Video Arte Lumière, pero fue hace 28 años que decidió continuar con este rebautizándolo Video Arte Chaplin, en la carrera 33 con calle 34 frente al desayunadero El Tony. En su origen comenzó con 230 películas originales en formato beta y que en la actualidad ya suma 3 mil en todos los formatos, organizadas de acuerdo con los géneros del séptimo arte, asignándoles números para su identificación.

Entre la colección están películas de literatura, históricas, educativas, filosóficas y de estilo clásico. “En el cine antiguo, que es el tipo de cine que yo tengo, había metodología, premonición, es decir, era un cine especializado que educaba a las personas. No es como el cine actual, un cine lleno de ciencia ficción que poco enseña”, indicó Luis Enrique sentado frente al escritorio de su negocio y con música clásica de fondo.

La película que más se vendió y alquiló en Video Arte Chaplin fue Titanic (1997) del director James Cameron, que a su juicio es una obra maestra, una cinta bien hecha y elaborada desde el guion hasta la elección de los actores. En ese entonces el alquiler costaba 7 mil pesos; hoy cuesta 24 mil pesos.

[FOTO 2]: Luis Enrique y la pasión por el video arte
Luis Enrique Hurtado suele expresarse de manera jocosa y minuciosamente artística en temas relacionados con el séptimo arte, demostrando gusto y sabiduría por lo que hace desde que tenía 5 años, ver películas. Foto: Miguel Alguero. Foto
 

Por el avance tecnológico y la industria de la ‘piratería’ el negocio de alquiler de películas está decreciendo, “sostener este negocio es un milagro, lo que ha ayudado a que esto se mantenga es el mensaje de voz a voz. Las personas ya no alquilan si no que compran las películas, porque en la vida todo es un ciclo, todo pasa”, comentó Hurtado mientras mira detenidamente todas las películas como despidiéndose de ellas.

En caso de cerrar Video Arte Chaplin, Luis Enrique tiene pensado donar toda la colección de cine a la Biblioteca Municipal Gabriel Turbay, en la carrera 27 frente al Parque de los Niños.

A lo clásico

El cine clásico ha impregnado su estilo de vida. Al preguntarle sobre su música favorita no duda en responder qué es la música clásica, enumerando uno por uno los autores de grandes sinfonías como Mozart, Beethoven, Tchaikovsky y Vivaldi. Estas piezas musicales las guarda en la colección que tiene en la sala de su casa junto con música de ópera, jazz, bossa nova e instrumental.

También tiene entre su colección cámaras fotográficas y cámaras de filmación antiguas, entre ellas está la Hasselblad, cámara que en su época era una de las mejores y la conserva como una reliquia.

Sus películas favoritas son Cinema Paradiso, de Giuseppe Tornatore; Ciudadano Kane, de Orson Welles; El Acorazado de Potemkin, de Serguéi Eisenstein, y Casablanca, de Michael Curtiz, todas de corte clásico, del cine que deja una buena enseñanza. Luis Enrique recomienda ver El doctor Zhivago, Lo que el viento se llevó y por supuesto, las películas de Chaplin, que nunca pasan de moda. Con respecto al cine colombiano recomienda ver Cóndores no entierran todos los días y La estrategia del caracol.

Entre los directores de cine destaca a David Lean, sus películas como Lawrence de Arabia, El Doctor Zhivago, El puente sobre el río Kwai y La hija de Ryan. “Estas películas según personas conocedoras de cine conforman el buen séptimo arte, un ejemplo es La hija de Ryan en la que se destaca la escena de amor más artísticamente filmada”, dijo Hurtado entretanto atendía a un cliente que buscaba la cinta Cruzando la frontera.

[FOTO 3]: Luis Enrique y la pasión por el video arte
En los años 70 el cine club El Hormiguero proyectaba películas en la Cámara de Comercio de Bucaramanga, además participó en festivales internacionales de cortometraje. Foto: archivo Centro Memoria Bucaramanga Foto
 

Su forma de vestir es el reflejo de su pensamiento clásico ante la modernidad, cree que la televisión es un medio que aliena a la gente, por eso no la ve. Luis Enrique es una persona que lee varios artículos periodísticos en su cotidianidad, de los cuales resalta publicaciones de El Espectador, Las2Orillas, Kaos en la red y la revista El Malpensante. Igualmente, considera que leer libros de literatura ayuda a entender el buen cine, el cual lo compara con una universidad porque éste deja enseñanzas para la vida.

A lo humano

Por complicaciones de salud dejó de comer la yuca, el plátano y el arroz, sus alimentos favoritos, típicos de las personas oriundas del Magdalena Medio. Ahora por prescripciones médicas come solo frutas y vegetales, sumándole a esto rutinas de ejercicios físicos los fines de semana. Sin embargo, antes solía caminar junto con un grupo de caminantes que se llamaban así mismos ´Rastros’, pero con el tiempo pasaron a llamarse ‘Caminantes’, “ahora por salud salgo a caminar con mi esposa Marta Esperanza y algunos amigos a las montañas cercanas de Bucaramanga”, comentó Luis Enrique tocándose su bigote.

Es el bigote, su distintivo físico, que le hace recordar a su padre quien también lo tenía. Luis Enrique tiene el bigote desde los 17 años, “hace como tres años me dejé la barba pero no me gustó así que me la quité. Aún tengo el bigote, ya que era como una tradición, mi papá también lo usaba. Quiero tener el bigote como mi gran ídolo Chaplin pero tengo un inconveniente, necesito conseguir un sombrero como el de él, un bombín”, dijo Hurtado mientras atendía a un cliente que necesitaba sacar fotocopias.

Como Video Arte Chaplin no da para sostener su casa, junto con su esposa venden arepas y sus dos hijos Diego Fernando y Oscar Enrique también aportan para el sostenimiento material. En relación con el sustento del negocio, además de vender cintas fílmicas, saca fotocopias y arrendó parte del local para la venta de minutos y arreglo de celulares. Esto ha hecho de Luis Enrique un hombre recursivo, quien ante cada situación que se le presenta repite esta frase: “Nada es causal en la vida, todo tiene su razón”.

Sus hijos lo califican como una persona dedicada con los quehaceres del hogar y detallista con cada integrante de la familia. “Mi papá es muy colaborador en la casa, prácticamente mi papá y mi mamá hacen lo mismo. Lavan la losa y la ropa, trapean, barren, pareciera que fueran amos de casa. Además, se preocupa para que no nos falte nada”, comentó Diego Andrés, su hijo mayor.

La preocupación por cerrar Video Arte Chaplin, como ha sucedido con otros negocios de este tipo, indica la crisis sobre la formación cultural de los santandereanos. Es lamentable decir que el futuro para esta iniciativa cultural es incierta, pero es la realidad. La industria de la ‘piratería’ y la digitalización de películas en Internet no permiten que este tipo de  trabajo prospere en la ciudad. Por esta razón Luis Enrique ha decidido cerrarlo y seguir trabajando desde su casa ubicada en el barrio San Alonso. De esta manera llegó a su fin uno de los lugares con mayor cultura y memoria fílmica nacional; sin embargo, para Hurtado el gusto y admiración por el buen cine y la fotografía nunca terminará y su recuerdo prolongará en las próximas generaciones.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592