La contaminación aqueja las fuentes hídricas en Piedecuesta

Publicado en Revista | Martes 12, de Abril de 2016 | Actualizado el Miércoles, 06 de Diciembre de 2017

Medio Ambiente

[FOTO 1]: La contaminación aqueja las fuentes hídricas en Piedecuesta
Estos son algunos materiales inservibles que pueden verse en la orilla de la quebrada Verdum, que circula junto a los barrios Paseo del Puente 1, 2 y Hacienda San Miguel. Foto: Paula Serrano. Foto
 

Piedecuesta es un municipio rico en fuentes hídricas: lo bañan tres ríos y doce quebradas de las cuales La Palmira, Diamante, Suratoque, La Cucharera y Verdum, que atraviesan su casco urbano, están contaminadas. 

Jesús Orlando Jerez Pérez, coordinador ambiental de la Piedecuesta de Servicios Públicos, señaló que los vertimientos de aguas negras que se dan por conexiones erradas en las viviendas y el arrojo de desechos inservibles, como enseres del hogar o electrodomésticos, son los principales contaminantes que tienen las quebradas en este municipio.

Algunos pobladores de los sectores aledaños a estas quebradas, quienes pidieron reserva de su nombre, expresaron que han arrojado algunos de sus enseres viejos en las orillas de las fuentes ya que el camión del aseo no los recoge, otros dijeron que muchas veces los dueños de estos artículos viejos no son los mismos que los desechan en estos lugares, pues con frecuencia se tiende otorgar esta tarea a algunos “habitantes de la calle” que toman algunas partes de estos artículos para venderlos y lo demás lo abandonan en junto a los cuerpos hídricos.

La magíster en ingeniería ambiental Leidy Tami señaló que los componentes de los inservibles como la madera tardan en descomponerse tres años o más dependiendo de su naturaleza y tamaño, mientras que algunos tipos de plásticos, que también conforman estos artículos, completan su biodegradación entre cien y mil años. Los electrodomésticos tardan más en descomponerse, suelen ser tóxicos y representan un peligro considerable para el ecosistema.

En relación con los vertimientos los vecinos de las fuentes explicaron que algunas personas al hacer autoconstrucciones unen de forma errada las tuberías de las aguas lluvias con las de las aguas negras y contaminan las quebradas. Muchas veces lo hacen de forma inconsciente y otras veces por “ahorrarse unos pesos”.

Jesús Orlando Jerez Pérez, coordinador ambiental de la Piedecuesta de Servicios Públicos, contó que desde la empresa se realizan diversas labores de limpieza de estos cuerpos hídricos que van desde la recolección de inservibles hasta la identificación de conexiones erradas por sectores. También indicó que próximamente entrará en funcionamiento la PTAR (Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos), la cual aliviaría a la quebrada Suratoque y al río de Oro que reciben por medio de los vertimientos autorizados “las aguas negras”.

[FOTO 2]: La contaminación aqueja las fuentes hídricas en Piedecuesta
La quebrada Palmira que atraviesa principalmente los barrios San Carlos y San Juan también presenta contaminación por muebles inservibles, los cuales representan un peligro inminente. Foto: Paula Serrano. Foto
 

Para el biólogo Ricardo Restrepo estas Plantas de Tratamiento o PTAR no reparan todo el daño que causa la contaminación, pues deben ir acompañados de un programa y un plan de recuperación de la cuenca, que no solo empiece desde el punto donde se realizan estos vertimientos, sino desde la “parte alta del río” para que este vaya recuperándose.

Pero el problema del río de Oro no solo se limita al vertimiento de aguas negras, Ricardo Restrepo cree que se encuentra “sobreexplotado” pues abastece de agua a gran parte del municipio, luego recibe las aguas negras del casco urbano, durante su trayecto extraen arena de su cauce y finalmente aguas abajo se encuentra a un “nivel que no permite el desarrollo de peces” por la falta de oxígeno.

El biólogo expresó que el río está en un proceso de eutroficación en este momento por la cantidad de materia orgánica que tiene, la cual le da un característico color de aguas “carmelita” u oscura y un olor fétido como a “huevo podrido”.

La magíster en ingeniería ambiental Leidy Tami explicó que la eutroficación es un fenómeno que ocurre cuando los niveles de nutrientes aumentan, provocando una proliferación de vegetación como algas, en el caso de las lagunas y otros organismos que agotan el oxígeno del agua, volviéndola un medio anaerobio, lo que conlleva a que sea inviable la existencia de las especies pertenecientes al ecosistema acuático.

Ricardo Restrepo afirmó que la infraestructura urbanística también genera un problema en el ecosistema del río que se componen principalmente de tres partes: bosque “ripario” (vegetación que crece alrededor del río, la cual protege de inundaciones, erosión y le da vida), los organismos que viven en el agua (peces e invertebrados) y la parte productiva (algas o lama que crece alrededor de las piedras).

[FOTO 3]: La contaminación aqueja las fuentes hídricas en Piedecuesta
Así es la apariencia actual del río de Oro. Algunos afirman que presenta este color marrón por las lluvias de los últimos días; otros dicen que es debido a la contaminación. Paula Serrano. Foto
 

El biólogo dice que el crecimiento urbanístico representa un problema porque no solo invade estos “ríos urbanos”, tampoco mide el efecto que genera la infraestructura sobre el río, lo cual representa un vacío en ese proceso, pues es importante hacer estudios que valoren el impacto, “ya que la ley solamente está enfocada hacia la infraestructura y no está enfocada hacia el recurso que es lo que realmente se necesita”.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592