El asesinato de Lara Bonilla, un suceso que aún busca la verdad

Publicado en Revista | Miércoles 30, de Marzo de 2016 | Actualizado el Miércoles, 30 de Marzo de 2016

Conversatorio

A pocos días de cumplirse el aniversario número 32 de la muerte del ministro Rodrigo Lara Bonilla, Alberto Donadio reabre este suceso con una versión que aún no había sido revelada.

El lunes 30 de abril de 1984 fue asesinado Rodrigo Lara Bonilla, ministro de Justicia en aquel entonces y futuro embajador de Colombia en Checoslovaquia. Eran las 7 y 30 de la noche, y el Mercedes Benz blanco del ministro transitaba por la glorieta de la avenida 127 en Bogotá cuando desde la moto que conducía Byron Velásquez, Iván Darío Guisao empezaba a disparar con una metralleta hacia el lado derecho del vehículo. El ministro murió y esa fue la versión oficial que el gobierno le contó al país.

Con esta premisa comenzó el conversatorio El asesinato de Rodrigo Lara Bonilla: La verdad que no se conocía. En una charla amena el periodista Alberto Donadio, que suma más de tres décadas de trabajo investigativo, narraba los mayores hallazgos de su obra del mismo nombre y expresaba su punto de vista sobre diversos temas a partir de una serie de preguntas y aportes que le hacía el abogado y docente Juan Manuel Sánchez, de la Universidad Industrial de Santander (UIS) y magíster en Filosofía de la misma Universidad.

[FOTO 1]: El asesinato de Lara Bonilla, un suceso que aún busca la verdad
Alberto Donadio (derecha), junto con Juan Manuel Sánchez desarrollando el conversatorio El asesinato de Rodrigo Lara Bonilla: La verdad que no se conocía. Foto: Paula Serrano. Foto
 

Según Donadio la historia en la que se basa su libro empezó por las dudas que surgieron entre el grupo de expertos de Medicina Legal que participaron durante la necropsia del Ministro. Para los médicos, la versión oficial se contradecía con la evidencia hallada en el cadáver: por ejemplo, un tiro con una trayectoria ligeramente ascendente que entraba por el costado izquierdo y salía por la axila del lado derecho, siendo que los ataques supuestamente habían sido efectuados por el lado derecho.

Donadio recordó que fue contactado por Germán Castro Caycedo para que ayudara a este grupo de médicos a conseguir el expediente de la necropsia del Ministro, ya que se encontraba atendiendo otros asuntos. Atendiendo el llamado de su colega Castro, Donadio les ayudó a los médicos y consiguió el expediente que les serviría para que meses después presentaran un informe en el que las principales conclusiones fueron que la versión oficial no era creíble, no solo por el disparo del lado izquierdo, sino por múltiples factores que ellos encontraron en el informe de balística.

Continuando con su relato, Donadio narró que hace tres años se enteró que el hijo del Ministro, Rodrigo Lara Restrepo, hoy Representante a la Cámara, estaba buscando el expediente del asesinato de su padre ya que los folios de la investigación no aparecían en la Fiscalía. Alberto lo contactó y le entregó las fotos, la necropsia, el informe de balística y las declaraciones de los escoltas que tenía. A partir de todos estos documentos, el hijo del Ministro le pidió a un ex director de Medicina Legal que hiciera un dictamen.

[FOTO 2]: El asesinato de Lara Bonilla, un suceso que aún busca la verdad
El periodista Alberto Donadio lea muestra a los asistentes algunas fotografías que muestran algunos puntos clave de su investigación. Foto: Paula Serrano. Foto
 

Donadio comentó que hace dos años de acuerdo con este dictamen del forense y ex director de Medicina Legal, Máximo Duque, concluyó que “la versión de los escoltas no caza con las versiones que existen en el expediente, no es explicable que el escolta que iba adelante y el chofer del carro, Domingo, hayan salido ilesos, no es lógico que si había perforaciones en el asiento del chofer, él no haya salido por lo menos herido, no se entiende que la puerta, la parte metálica de la puerta del lado que estaba sentado el ministro no tuviera perforaciones, cuando según los escoltas los disparos vinieron contra ese lado del carro”.

Mientras Donadio contó cómo surgió la base para escribir su libro, intervino durante la fase de preguntas Luis Hernando Rodríguez, ex escolta del ministro quien el día del asesinato no cubría la guardia. Rodríguez aseguró que la razón por la que el escolta que iba adelante y Domingo salieran ilesos era porque “se trataba de un milagro”, pues los tiros habían atravesado las latas del carro y habían quedado empotrados en el asiento del piloto y por esta razón el conductor había resultado ileso.

[FOTO 3]: El asesinato de Lara Bonilla, un suceso que aún busca la verdad
Ex escolta de Rodrigo Lara Bonilla, quien fue el invitado sorpresa del conversatorio. Foto: Paula Serrano Foto
 

Para conocer un poco quién era el protagonista de esta historia el docente Juan Manuel Sánchez se refirió a Rodrigo Lara Bonilla como un valiente que se enfrentó al narcotráfico y a la corrupción, la cual intentó erradicar desde los partidos políticos pues es por medio de estos es que se accede al Estado.

Alberto agregó que Lara Bonilla era una persona de una fuerza política y personal muy grande, que impulsó el desmantelamiento de “Tranquilandia”, un complejo de pistas de aterrizaje y laboratorios desde donde se ‘cocinaba’ la cocaína. Estos operativos fueron considerados el golpe más grande que un gobierno le ha dado al narcotráfico. Durante el diálogo, el docente Juan Manuel Sánchez comentó que este golpe no había firmado la sentencia de muerte para el Ministro como muchos pensaban.

Al respecto, Donadio expresó que Lara Bonilla ya estaba sentenciado a muerte mucho antes del golpe a “Tranquilandia” porque era un enemigo del narcotráfico y la corrupción que no se podía comprar y por eso, según una investigación penal, desde enero de 1984 Pablo Escobar, jefe del cartel de Medellín, había enviado a unos jefes de sicarios a Bogotá para planificar su asesinato.

El periodista añadió que “Colombia ha pagado un precio infame e injusto por cuenta de cuatro o cinco o diez mil o veinte mil narcotraficantes, pero nosotros los colombianos somos víctimas de todo el daño que el narcotráfico ha hecho que empieza por la eliminación física de los líderes que nosotros admirábamos como Rodrigo Lara, Luis Carlos Galán, Guillermo Cano y tantos otros”.

Respecto al narcotráfico, Alberto cree que “la realidad que tiene que plantear Colombia internacionalmente es o se legaliza o se penaliza, pero se penaliza también a los consumidores finales. No podemos nosotros aceptar que nos presenten a todos los colombianos como socios de los carteles porque somos las primeras víctimas de los narcotraficantes desde hace más de 30 años ¿Ustedes quieren que se haga algo?, pues tienen que mandar a la cárcel a los consumidores, el día en que eso pase se acaba el consumo o se legaliza”.

Donadio también expresó que “Colombia no puede dejarse manosear ante los países consumidores porque en esta cadena son narcotraficantes los que producen, exportan la cocaína de aquí o de México o de Bolivia o de Perú y son narcotraficantes quienes la expenden en Estados Unidos o en Europa y quienes la consumen. Ese divorcio ficticio que se ha hecho, que la culpa de esto solo la tiene Colombia, que es el país malo de la película, eso es un absurdo, se le debe aplicar la Ley a los consumidores también, ellos son socios de Pablo Escobar y de todos los narcotraficantes”.

Tras las afirmaciones de Donadio, Juan Manuel Sánchez recordó que en una entrevista para el Espectador el periodista expresó, que “hacía falta meter a un famoso de los Estados Unidos a la cárcel y esta vaina se arreglaba”.

Al concluir el conversatorio, Donadio aseguró que en Colombia “todos queremos la paz” pero que el buen término del proceso es una “tarea tan compleja y especializada que le toca hacer al Gobierno”.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592