Santander, aroma a café

Publicado en Edición 45 | Miércoles 23, de Septiembre de 2015 | Actualizado el Miércoles, 06 de Diciembre de 2017

Café

[FOTO 1]: Santander, aroma a café
En Colombia, la gente prefiere los sabores dulces y suaves de café. El país se ha caracterizado por la calidad en el grano reconocido en el mercado internacional. Foto Jessica Paola Sierra Uribe. Foto

Aunque el Departamento es más conocido en el país por la elaboración de cacao y tabaco, cultiva y procesa uno de los cafés más exquisitos y costosos del mundo. 

A una hora y media de Bucaramanga sobresale un pequeño lugar, situado en la Mesa de Los Santos, en donde se elaboran las mejores tazas de café de Colombia. Su producción se encuentra a 10 minutos de esta localidad, enmarcada por un portón con el nombre de “Hacienda El Roble”, compuesta por 320 hectáreas de los cuales 270 son cultivos de café tipo Premium de exportación.

[FOTO 2]: Santander, aroma a café
La Hacienda El Roble, en el municipio de La Mesa de Los Santos se dio a conocer en el mundo tras participar en subastas con sus cafés Geisha y Wush Wush. Foto Jessica Paola Sierra Uribe. Foto

En 1872, Telmo Jacinto Díaz Serrano fundó la compañía productora y exportadora de café junto a la de fabricación de pieles en Zapatoca, Santander, dirigido a mercados internacionales. Luego, Julio Martín Acevedo Díaz consiguió extender los cultivos hasta la Mesa de Los Santos, logrando posicionarse en el mercado del café. Desde 1994, Oswaldo Acevedo, heredero de seis generaciones de caficultores, se desempeña como el dueño de la Compañía.

En 2008 El Roble se dio a conocer internacionalmente con la participación en subastas presentando sus cafés Geisha y Wush Wush. De inmediato captó la atención de una empresa tostadora de Australia, que ofreció pagar 130 dólares por una libra, llevando a posicionar a este tipo de café entre los mejores de Colombia, de tipo exportación.

Yeiny Lisbeth Martínez Ortiz, actual administradora, explica que este cafeto se caracteriza por ser autónomo, pues “nunca se dará una variación en su precio con respecto a la  bolsa del país”. Según Martínez, la misión que tiene la Hacienda es lograr que los colombianos aprecien y consuman el café de alta calidad, ya que 95 por ciento se exporta y el 5 por ciento restante se comercializa en este territorio.

Los cultivos de café se clasifican por atributos especiales que logran la captación de aromas y sabores a melocotón, frutos rojos y chocolate, cuenta Martínez. Entre los más reconocidos están el Mocca (sabor a chocolate), el Wush Wush (sabor a chocolate blanco), el HR61 (Umpalá) y el HR62 (con un sabor un poco más profundo que el HR61). Todos estos cafetos son tipo Premium. Se identifican alrededor de 79 especies existentes de café, pero hasta el momento trabajan con siete de modelo arábico, ya que en Colombia suelen tomarse los dulces y suaves; mientras  que en países como Brasil prefieren los de sabor más amargo.

Aunque el Eje Cafetero es la región más conocida por producir el grano tipo exportación en el país, allí tratan de implementar las variedades que desde hace varios años desarrolla la Mesa de Los Santos, caracterizada por tener el cultivo más grande bajo sombra del país.

En esta producción han participado 300 personas en la recolección de cafetos de color rojo, al ser el de mayor calidad. Según Lisbeth Martínez, al sembrado no le aplican insecticidas, lo que garantiza que este sea orgánico. Para controlar plagas, utilizan el beauveria bassiana, un hongo benéfico que evita que el valioso grano sea atacado por insectos como la broca y la roya.

[FOTO 3]: Santander, aroma a café
Los sabores del café son catados en la Hacienda El Roble por José Antonio Martínez, quien lleva 37 años trabajando en el gremio y 16 en la empresa. Foto: Jessica Paola Sierra Uribe. Foto

[FOTO 4]: Santander, aroma a café
La Hacienda El Roble, en el municipio de La Mesa de Los Santos se dio a conocer en el mundo tras participar en subastas con sus cafés Geisha y Wush Wush. Foto Jessica Paola Sierra Uribe. Foto

La administradora de la Hacienda El Roble explica que la elaboración del café lleva un mes, pero este tiempo puede variar según el clima. El proceso, por ejemplo, se acelera en época de lluvia, ya que facilita la absorción de nutrientes de las plantas, pero produce un leve retraso en el procedimiento de lavado, secado y catado. En tiempo seco utilizan un sistema de riego por goteo para evitar que las plantas se marchiten. Por eso, garantizan que siempre se encuentren árboles para protegerlos de los rayos del sol.  

Asimismo, Lisbeth Martínez indica que la geografía santandereana favorece la calidad del grano, pues el cultivo no solo depende del clima y del suelo, sino también del aire. El Cañón del Chicamocha funciona como un gran filtro que evita que las corrientes contaminadas de aire de la ciudad lleguen al campo.

A pesar de que aún no se considere a Santander como un departamento cafetero, desde 2007 se ha llevado un proyecto de investigación para nombrarlo, liderado por la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), Cenicafé, el Comité Departamental de Cafeteros de Santander, el Servicio de Extensión del Departamento y Almacafé.            

El café santandereano se caracteriza por ser un producto de alta calidad, suave, balanceado, un poco ácido pero  ido pero n producto de alta calidad, suave, balanceado, un poco acicon una gran extensión de sabores desarrollado con técnicas especiales. Esta fama la ha construido durante años. Los inicios de la historia del café colombiano, a mediados del siglo XIX, se deben a Monseñor Francisco Romero, proveniente del municipio nortesantandereano Salazar de Las Palmas, quien al llegar a Cúcuta enviaba a los pecadores a sembrar semillas de café arábicas, importadas desde Venezuela, a distintos pueblos de los Santanderes. De esta forma curiosa, prosperaron los cultivos. La Guerra de los Mil Días (1899-1902) también influyó en la expansión del café hacia Antioquia y el Eje Cafetero. 

Al principio del siglo XX, el país ganó fama y así, emprendió un progreso en el mercado internacional hasta llegar a cifras muy importantes. En la actualidad ocupa el segundo lugar en el ámbito mundial después de Brasil.  Es así como el café de la Mesa de Los Santos es un ícono de Santander y Colombia ante el mundo, cuyas distinguidas cualidades lo hacen especial y diferentes a todos los demás.

En época de migración, la Hacienda El Roble sirve de paso a 127 distintas especies de aves que aprovechan un extenso bosque de 264 mil árboles.

[FOTO 5]: Santander, aroma a café
El secado del grano de café es fundamental para tostarlo y proceder a la molienda. Foto Jessica Paola Sierra Uribe. Foto

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592