Archivos fílmicos de Santander, el recuerdo de una época

Publicado en Edición 45 | Miércoles 23, de Septiembre de 2015 | Actualizado el Miércoles, 06 de Diciembre de 2017

Cineteca

[FOTO 1]: Archivos fílmicos de Santander, el recuerdo de una época
Lizbeth Torres se dedica durante horas al proceso de restauración de los soportes fílmicos. Foto: Nathalie Serrano. Foto

La Cineteca Pública de Santander es la organización encargada de resguardar la memoria audiovisual del Departamento desde el año 2014. En la actualidad ha restaurado 210 archivos fílmicos que son patrimonio audiovisual de la región. 

En medio de abundantes locales comerciales característicos de la zona y el Parque Centenario remodelado por la actual administración, se encuentra una edificación de arquitectura republicana y patrimonio cultural: el Centro Cultural del Oriente Colombiano.

En 2001 se dieron los primeros pasos para rescatar y adecuar el inmueble con el propósito de convertirlo en polo de desarrollo cultural de la región. Hoy es el Centro Cultural del Oriente Colombiano ubicado en la carrera 19 con calle 31 del Centro de Bucaramanga. La joya arquitectónica cuya estructura y espacio está adaptado para difundir, realizar y desarrollar actividades artísticas, lúdicas, culturales y sociales acogió desde 2014 la Cineteca Pública de Santander, una iniciativa que busca resguardar los archivos fílmicos del Departamento.

Al entrar a la Cineteca puede observarse un pequeño salón que guarda en su interior varios muros de tierra revestidos con pintura blanca. Diversos afiches cinematográficos de distintas épocas cuelgan de las altas paredes e invitan a cada visitante a enamorarse de las producciones audiovisuales.

Los pisos son en ladrillo con diseños tradicionales y la arquitectura del lugar es propia del siglo XIX. Al final del salón se puede divisarse una pequeña habitación oscura con algunas estanterías metálicas que custodian y atesoran 210 archivos fílmicos. Allí se encuentran casetes de betamax, VHS y latas que resguardan las cintas cinematográficas.

El proceso que salvó el legado

La idea de conservar los soportes fílmicos del Departamento nació en 2003 en una reunión entre antiguos fotógrafos de la ciudad, quienes deseaban un lugar que albergara todos los registros cinematográficos de la región, dijo Lizbeth Torres, directora de la Cineteca Pública de Santander e integrante del Consejo Departamental para las Artes y la Cultura en Cinematografía y Audiovisual de Santander.

Desde 2007 con la creación del Consejo se desarrolló una brigada de rescate con voluntarios a quienes les interesaba el cine. “Tuvimos que hablar y convencer a muchas personas, entidades, comunidades y círculos de amigos para que nos apoyaran en todo el proceso”, aseguró Torres.

[FOTO 2]: Archivos fílmicos de Santander, el recuerdo de una época
El material fílmico recuperado está siendo organizado en estantes. Foto: Nathalie Serrano. Foto

Necesitaron varios carros y zorras para cargar las latas envejecidas que estaban en un cuarto de bodega del antes Teatro Unión, popular en los años sesenta y cuya infraestructura se edificó en 1914. También fueron indispensables muchas horas para que los habitantes del sector ayudaran a separar las cintas y a botar los desechos restantes, explicó Torres.

Tras largas semanas de trabajo entre los funcionarios de la Cineteca Pública de Santander y la ciudadanía se encontró un proyector marca Peerles en perfecto estado y 300 latas de películas, de las cuales solo se pudieron restaurar 68. “Queríamos rescatar todos los elementos del teatro como sillas, afiches y proyectores, pero no fue posible porque a las personas no les interesa el pasado”, dijo Torres.

[FOTO 3]: Archivos fílmicos de Santander, el recuerdo de una época
Una película preservada por la Cineteca es ‘Alma Provinciana’, una comedia costumbrista escrita y dirigida por Félix Rodríguez. El film fue rodado en 1925 en el municipio de Suaita, Santander y en Bogotá. Foto Nathalie Serrano. Foto

Debido a la brigada y a charlas de concientización, algunas instituciones y familias donaron sus soportes fílmicos a la Cineteca. La mayoría de archivos que ha restaurado la Institución corresponde a películas y documentales que narran sucesos de gran interés público. “Los formatos que más hemos recuperado son cintas de 16 y 35 milímetros y cada película tiene un proceso de restauración de seis meses”, contó Torres.

[FOTO 4]: Archivos fílmicos de Santander, el recuerdo de una época
La Cineteca Pública de Santander funciona en el Centro Cultural del Oriente Colombiano. Foto: Nathalie Serrano. Foto

En 2013 la Contraloría Municipal de Bucaramanga realizó un llamado de atención al Instituto Municipal de Cultura y Turismo porque no ejecutó los recursos que el Ministerio de Cultura asignó por valor de 240 millones de pesos para la protección de las memorias audiovisuales del Departamento. Los fondos tuvieron que ser devueltos por falta de diligencia de la administración municipal. Varios archivos de gran valor patrimonial se dañaron por no recibir un rápido proceso de restauración ya que se encontraban en un avanzado proceso de deterioro.

La película, patrimonio cultural

‘Alma Provinciana’ es una comedia costumbrista escrita y dirigida por Félix Rodríguez. El film fue rodado en 1925 en el municipio de Suaita, Santander y en Bogotá. La película narra la historia de un hacendado santandereano cuyos hijos estudian en la capital colombiana. En sus vacaciones la hija viaja a la hacienda y se enamora del mayordomo de la finca, relación a la que su padre se opone con rudeza. El hijo lleva una vida de bohemio universitario en la capital, hasta que encuentra a una joven humilde que le hace conocer el verdadero amor, pero su padre tampoco apoya el romance. 

La película, que hace parte del cine mudo colombiano, es un invaluable documento histórico sobre la época. Exploró la diferencia de clases y las costumbres tradicionales de Santander y Bogotá, retrató paisajes, carnavales y fiestas de principios del Siglo XX. Los cuatro rollos de 112 minutos que componen la película fueron encontrados en el sótano del Teatro Renacimiento en Suaita y fueron conservados por la Fundación Patrimonio Fílmico en la ciudad de Bogotá, contó Torres.

En la actualidad la película se encuentra en Internet y puede ser vista por cualquier ciudadano apasionado por el cine mudo.

[FOTO 5]: Archivos fílmicos de Santander, el recuerdo de una época
El documental ‘Rikaruwa, guardianes del planeta azul’ es un descubrimiento a la comunidad indígena y a nuestras raíces santandereanas. Foto suministrada Iván Luna. Foto

¿Cómo estamos?
El cine colombiano no ha logrado ser rentable como industria a lo largo de su historia, lo que ha impedido que haya continuidad en la producción audiovisual. No obstante, la Ley de Cine promulgada en el año 2003 creó el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico y permitió que iniciativas audiovisuales pudieran realizarse. 

Según Carlos Ernesto Acosta, miembro del Consejo Departamental de Cinematografía y director del programa de Artes Audiovisuales de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), desde hace tres años la producción audiovisual se ha diversificado en el Departamento porque la oferta académica de la región ha formado nuevos directores y productores. En 2009 este tipo de producción se limitaba al periodismo o a los proyectos académicos de los estudiantes, pero no se incursionaba en otros géneros y formatos, aseguró Acosta.

Sin embargo, John Chaparro, productor de la región y fundador de la productora santandereana Chicamocha Films, aseguró que la producción audiovisual del Departamento ha cambiado poco en los últimos años. “La generación de empleo es poca, no hay verdaderos públicos y los recursos del Ministerio de Cultura son ínfimos para la cantidad de gente con deseos de hacer audiovisual”, dijo Chaparro.

En la actualidad el Departamento desarrolla el Festival Internacional de Cine de Santander (Fics) y el Festival de Cine Verde de Barichara (Festiver), que permiten dar a conocer el talento cinematográfico de la región. 

‘Bajo el Cielo Antioqueño’, ‘Garras de Oro’ y ‘Alma Provinciana’ son películas características del cine silente del país a mediados de los años veinte. Estas obras iniciales, que los pioneros del cine concibieron con su talento, constituyen un acervo apreciado entre las películas argumentales del cine colombiano.


“Un inconveniente para hacer documental es el poco presupuesto”: Frank Rodríguez

Plataforma conversó con Frank Rodríguez, comunicador social-periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana Seccional Bucaramanga, magíster en Comunicación Digital, docente e investigador universitario, documentalista santandereano y conferencista en cinematografía: 

 

Revista Plataforma (Pfm): ¿Cómo cree que está la producción audiovisual en el Departamento?
Frank Rodríguez (F.R.):
La producción audiovisual en Santander aún se encuentra en un estado incipiente. Sin embargo, desde hace nueve años las producciones regionales han encontrado su espacio en el cine nacional debido a que los realizadores han gestionado recursos para realizar sus trabajos por medio de becas departamentales, nacionales, planes de concertación, estímulos y alianzas con diferentes instituciones públicas y privadas.

Todavía no hay industria audiovisual en el Departamento. Los productores siempre tienen que buscar otras alternativas de trabajo que les permita alimentar sus bolsillos y poder realizar sus producciones. 

(Pfm): El documental no es un género tan comercial. ¿Qué tan compleja es su realización?
(F.R.):
Un inconveniente para hacer documentales en la región es el poco presupuesto. Los realizadores siempre hacemos estas producciones con menos del 50 por ciento del presupuesto pensado inicialmente. Por este aspecto la mayoría de los documentales santandereanos se hacen de forma artesanal, pero es un formato que permite mayor libertad creativa y de trabajo.

Cuando se desea hacer un documental, la idea carece de interés entre las personas, pero es muy bonito ver cuando se emite y los ciudadanos se identifican, hablan de los personajes y de la problemática. Pienso que en Colombia hay mejores trabajos documentales para mostrar que          -trabajos de ficción- porque en cada esquina hay una historia.

(Pfm): ¿Cómo nació la idea de realizar la serie documental ‘Rikaruwa, guardianes del planeta azul’?
(F.R.):
La serie fue estrenada en 2014, tiene ocho capítulos y busca resaltar la cultura indígena U’wa. La idea surgió del investigador Javier Vesga, quien convivió por cerca de diez años con la población indígena. Rikaruwa habla de la recuperación de la tradición artesanal del pueblo, el papel de la mujer dentro de la comunidad, sus hábitos alimenticios, las olimpiadas U´wa y los proyectos etnoeducativos dirigidos a los niños.

Los capítulos fueron posibles gracias a la financiación de la Autoridad Nacional de Televisión que aportó 90 millones de pesos, la Facultad de Comunicación y Artes Audiovisuales de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, que suministró los equipos y la Asociación Indígena Asou’wa, que avaló la iniciativa y acompañó a los productores por ríos, selvas y páramos.

(Pfm): ¿Cómo fue el rodaje y la reacción del pueblo U’wa cuando vieron el documental finalizado?
(F.R.):
El documental es un descubrimiento a la comunidad indígena y a nuestras raíces santandereanas. La producción de la serie duró en total siete meses, pero fueron tres semanas de rodaje con dos unidades de producción, una planta eléctrica transportada a lomo de mula, ahorrando al máximo las baterías de las cámaras, realizando caminatas de seis horas y durmiendo en el piso.

Trabajamos con tres traductores, tres guías U’wa y el cacique nos acompañó durante todo el recorrido. Las grabaciones se hicieron en la frontera de los municipios de Cerrito y Concepción, en Santander, y el municipio de Cubará, en Boyacá.

La primera proyección del documental se hizo en la sala de postproducción con la presencia de algunas autoridades indígenas. Su impresión fue favorable y se reían mucho cuando se veían en la pantalla. Luego la serie fue enviada a la comunidad.  

La finalidad del documental fue dar a conocer a la opinión pública que existe una comunidad indígena en Santander, diferente a los Guanes o a los Yariguíes, que resiste y lucha por mantener sus costumbres ya que a corta distancia de sus resguardos hay explotaciones de varias empresas que han deteriorado su territorio.

(Pfm): ¿Qué distinciones recibió la serie documental?
(F.R.):
La serie documental ‘Rikaruwa, guardianes del planeta azul’ ganó la convocatoria de la Autoridad Nacional de Televisión sobre etnias y fue seleccionada en los premios India Catalina en la modalidad de Mejor Programa de Inclusión Social en 2014.

(Pfm): ¿Qué aspectos de la realidad colombiana le interesa abordar en sus documentales?

(F.R.): Me interesa mucho rescatar el patrimonio y la memoria de los pueblos. Ahora estoy pensando en realizar un documental sobre el conflicto armado en Colombia para que el producto audiovisual les dé la posibilidad a las víctimas de hacer catarsis sobre los sucesos que vivieron.

(Pfm): ¿Qué proyectos audiovisuales tiene para este año?
(F.R.):
En 2003 grabé un documental que está en proceso de postproducción y fue realizado por el intercambio artístico cultural entre Colombia y Cuba Estación de los Vientos. El documental  se rodó en Cuba y recrea la historia de una mujer que llegó a este país con la intención de ser cantante y terminó sumida en una depresión por ver su sueño frustrado.

Hay otro proyecto que está en proceso de musicalización y tiene como finalidad mostrar los archivos fílmicos de diferentes familias latinoamericanas en los años sesenta. Quisiera mostrar cómo era en la época un paseo de olla y las fiestas familiares porque la tecnología ha quitado todos los espacios de encuentro y comunicación.

(Pfm): ¿Qué recomendación les daría a los ciudadanos santandereanos que desean realizar producciones audiovisuales en el Departamento?
(F.R.):
Es que crean en sus ideas, conozcan cuáles son sus pasiones e intereses y a partir de eso creen sus historias. Todo esto permite que tengan experiencias audiovisuales satisfactorias. 

El camino es complicado y la gestión de recursos es un proceso demorado, pero cuando se cuenta con un buen equipo de trabajo y se ama lo que se hace uno disfruta su labor. Un realizador audiovisual no puede enfocarse en que su producción participe en numerosos festivales y gane muchas distinciones. Debe enfocarse en que la historia que narre el documental es importante para alguien.

(Pfm): ¿Cómo ve a Santander en los próximos años en el tema audiovisual?
(F.R.):
Creo que en unos años habrá más oportunidades para realizar producciones audiovisuales en la región debido a que los equipos de grabación son cada vez más asequibles. 

El acceso a la tecnología impulsará e impactará la producción audiovisual en Santander. El proceso se demorará varios años, pero tenemos que empezar a hacernos camino entendiendo, rescatando y mostrando nuestra cultura santandereana porque tenemos muchas locaciones, personajes e historias que contar. 

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592