En Santander la historia no cambia

Publicado en Edición 45 | Miércoles 23, de Septiembre de 2015 | Actualizado el Miércoles, 06 de Diciembre de 2017

Cultura política

[FOTO 1]: En Santander la historia no cambia
La compra de votos, aunque es un delito electoral, poco se sanciona. Fotomontaje: Astrid Suárez Foto

El 25 de octubre  los ciudadanos elegirán a quienes  gobernarán durante los siguientes cuatro años. Plataforma encontró que a pocos les importa el destino de sus regiones.

De acuerdo con estudios de la Misión de Observación Electoral  (MOE), Santander ocupa el quinto lugar en riesgos electorales en el país, siendo Antioquia el primero de esta lista. La MOE en Santander asegura que de los 87 municipios que integran el Departamento, 26 por ciento están en un nivel de riesgo, es decir, 22 municipios registraron irregularidades durante las elecciones nacionales de 2014. Lo preocupante es que tantos municipios registran según los análisis de la Misión un alto nivel de riesgo. (ver tabla 1)

La MOE es una plataforma de organizaciones de la sociedad civil, cuyo objetivo es denunciar mediante observaciones los diferentes casos de irregularidades y delitos electorales. Creó un mapa de riesgo electoral con el que advierten a las autoridades sobre los municipios con mayor presencia de delitos en las elecciones (ver tabla 2).

En las elecciones pasadas, la MOE denunció que en Charta hubo un incremento anormal en el promedio de inscripción de cédulas. La Misión comprobó tras un trabajo en terreno que este riesgo es producto de su cercanía al Páramo de Santurbán, un santuario ecológico apetecido por empresas mineras que durante años han querido lograr los avales políticos y permisos ambientales para realizar la explotación aurífera.

Carlos Santana, monitor nacional de la MOE, advierte que en municipios como Barrancabermeja, Molagavita y Páramo recibieron denuncias ciudadanas de desaparición de votos nulos y blancos.  “Esto es sospechoso pues en todas las elecciones hay este tipo de votos”, dice Santana, explicando que este es un indicador para poner la lupa sobre zonas que registran atipicidades electorales.

Elizabeth Martínez, excoordinadora de la MOE en Santander, afirma que la falta de cultura política en el Departamento creó una forma de corrupción a la que el ciudadano se acostumbró, pues no toma enserio el poder que tiene a la hora de elegir a un candidato. Contrario a ello, muchos participan de irregularidades o presencian la práctica de delitos electorales que no denuncian.

“Siempre en la elecciones soy contratado para llevar y traer la gente al puesto de votación con mi camioneta. A mí no me importa quién sea el que gane en las elecciones. A mí me interesa que me paguen por las carreras que hago en la camioneta. A fin de cuentas el que sea elegido va llegar a robar”, cuenta Luis Vanegas*, un habitante del municipio de Los Santos. Vanegas reconoce que durante las últimas elecciones personas con intereses políticos lo contrataron para transportar campesinos, a quienes de forma previa les dijeron por quién debía votar.

Mario Flores, politólogo de la MOE, asegura que como Luis Vanegas hay otros santandereanos que piensan igual. “Simplemente las personas se han acostumbrado en tiempo de campaña a obtener beneficios de los candidatos, votar por el que más les dé dinero, o por el que les da el almuerzo el día dé las elecciones”, indica.

Según Elizabeth Martínez, existen bastantes técnicas utilizadas en el fraude electoral como la suplantación del elector, que consiste en que otra persona vota en lugar del elector; la coacción o presión al elector, en la que le impiden a la persona elegir de forma libre al candidato; el acarreo de votantes o traslado de personas por parte de dirigentes políticos con el fin de que depositen el voto a su partido; la compra de votos y el uso de recursos ilícitos para obtener ventaja ilegal en la publicidad.

Los analistas de la MOE advierten que aunque la Ley destituye e inhabilita por varios años a los políticos que hayan participado en fraude electoral o que hayan sido cómplices de grupos armados ilegales, son pocos los casos en que dichas sanciones son efectivas. Y cuando estas ocurren, son muchos los que optan por heredar su fortín político a esposas o hijos.

Mario Flores afirma que las zonas más vulnerables a la corrupción son aquellas sumidas en la pobreza, que carecen de servicios públicos y donde es difícil el acceso a salud, educación y empleo. “A la gente le da lo mismo recibir cincuenta mil pesos para votar porque piensan que no importa quién gane, porque siempre las cosas van a seguir igual”, comenta Flores.

“La MOE  hace denuncias pero la mayoría de ellas no tiene trámite. Para superar estas prácticas primero debemos fortalecer la cultura ciudadana”, dice Elizabeth Martínez, quien afirma que muchos santandereanos  tienen una mentalidad de subordinación, porque piensan que un funcionario público es superior a las personas y no es así. “El funcionario público está para prestarle un servicio al pueblo”, reitera Martínez.

Los expertos de la Misión de Observación Electoral advierten que para lograr un cambio en la política pública los ciudadanos deben ser responsables a la hora de elegir y para ello es clave que estudien con tiempo la hoja de vida de los candidatos, sus propuestas, qué cargos han ejercido, cuáles son sus vínculos de poder y cómo financian su campaña, y no conformarse con el discurso político de las correrías.

“Los ciudadanos debemos asumir con responsabilidad el ser sujetos políticos, preocuparse por saber quiénes son los mandatarios, de manera que el ejercicio de la participación política sea tomada en serio. Y no como suele ocurrir, que es que el voto se vende por cualquier cosa o amistad”, concluye el analista Mario Flores.

[FOTO 4]: En Santander la historia no cambia
Algunos votantes aceptan recibir dinero o el famoso ‘almuercito’ el día de las elecciones. Fotomontaje: José Luis Avellaneda. Foto

*Nombre cambiado a petición de la fuente

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592