Microtráfico, el dinero más “fácil”

Publicado en Revista | Lunes 03, de Agosto de 2015 | Actualizado el Jueves, 29 de Octubre de 2015

[FOTO 1]: Microtráfico, el dinero más “fácil”
Los sectores con mayor índice de venta de estupefacientes son los sectores norte y centro de Bucaramanga. Foto Stefany Uribe Cueto. Foto

Un empleo mal pago y la responsabilidad de mantener sola a sus tres hijas, hicieron que a sus 25 años Patricia Perez buscara lucrarse con la venta de marihuana y bazuco.

En uno de los tramos del patio B del Centro de Resocialización de Mujeres de Bucaramanga, Patricia Pérez* comparte sus días tras los barrotes junto con otras 16 mujeres que al igual que ella purgan una pena. Hoy tiene 30 y ha purgado siete de los ocho años y un mes a los que la condenaron por el delito de tráfico de estupefacientes, al igual que el 75 por ciento de internas de las 275 que hay en esta prisión y las 71 mujeres, que por orden de juez, tienen casa por cárcel.

Patricia comenzó en el ‘negocio de la droga’ esperando obtener más dinero del que le generaba su trabajo de armadora en una fábrica de calzado para mujer. Quienes la llevaron al mundo de la ilegalidad fueron dos medios hermanos mayores que le enseñaron cómo empacar la droga y distribuirla. Para evadir sospechas, Patricia alternaba su trabajo de la zapatería con el del tráfico de marihuana y bazuco. “Les vendía a personas conocidas. Ellos a su vez la vendían a otros y yo me encargaba de recoger el dinero”, detalla.

Mientras frota un papel, con voz frágil, explica que a diferencia de otras personas ella no lo hacía por ambición sino por necesidad, pues estaba a cargo del sostenimiento de sus tres hijas que no superan los 10 años.

Lida Mireya Vargas, trabajadora Social del Centro de Reclusión de Mujeres de Bucaramanga, explica que la motivación principal para vender estupefacientes es el “dinero fácil”. “Normalmente son madres solteras, con gran número de hijos y dicen cometer el delito para poder sostener a su familia. Crecieron viendo que ese era el negocio en el  barrio y consideran que es más relajado conseguir el dinero así”.

Patricia cuenta que durante cinco años vivió con el presentimiento de ser capturada. En efecto, el 28 de julio de 2007, tras una llamada anónima, la Policía Metropolitana de Bucaramanga realizó un operativo en el barrio Gaitán donde ella y sus dos medios hermanos terminaron capturados. Ese día las autoridades encontraron en la casa sustancias psicoactivas y elementos para el empaque y la distribución.

“Nos cogieron de sorpresa en una casa que teníamos en arriendo con 634 gramos de bazuco.  Todos con cara de achantados. Sólo miré por qué lado volarme, pero ¡cómo! si había policías hasta en el techo. Estábamos rodeados”, relata, recordando ese 30 de julio de 2007 cuando el Juzgado Noveno Penal del Circuito de Bucaramanga la sentenció a 8 años y un mes de cárcel. En el fallo, el juez le impuso además una multa de 100 salarios mínimos legales vigentes, es decir, unos 60 millones de pesos por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

[FOTO 2]: Microtráfico, el dinero más “fácil”
En lo corrido del año, la Policía Metropolitana de Bucaramanga ha realizado 2.096 capturas en flagrancia, y 93 capturas por orden judicial. Foto suministrada por la Policía Metropolitana de Bucaramanga. Foto

‘Al menudeo’

Durante 2015 la Policía Metropolitana  de Bucaramanga capturó a 2.189 personas, de las cuales 202 eran mujeres y 253 menores de edad. También realizaron 53 allanamientos a expendios de psicoactivos en los que la droga más incautada fue la marihuana, con 4.401 kilogramos.

El intendente José Armando Mayorga, jefe de la Unidad Investigativa de Estupefacientes de la Policía, explica que el microtráfico se presenta a diario, especialmente en las cabeceras municipales. Estas sustancias psicoactivas son comercializadas en inmuebles fijos o arrendados para delinquir, invasiones o principalmente sitios abiertos al público, en especial discotecas, parques e instituciones educativas.

[FOTO 3]: Microtráfico, el dinero más “fácil”
Hasta el momento, las autoridades han incautado 172 kilogramos de cocaína y 17 kilogramos de sustancia a base de coca o bazuco, y 4.401 kilogramos de Marihuana. Foto Stefany Uribe Cueto. Foto

Según el informe de la Unidad Investigativa de Estupefacientes, el fenómeno más común en el área metropolitana es el ‘narcomenudeo’ o comercialización de estupefacientes en pequeñas cantidades, que a diferencia del microtráfico, se caracteriza por la compra de pequeñas dosis por parte del 'jíbaro', que luego vende. Este ilícito regularmente se  realiza mediante transacciones ligeras flash (mano a mano) y sin llamar ningún tipo de atención para evitar alertar a las autoridades.

El Intendente Mayorga indica que es común que algunas mujeres lleven droga en los genitales y otras utilicen el ‘tira bebé’, que consiste en utilizar a su hijo como fachada, camuflando la sustancia en el pañal y paseándolo en el coche para no ser detectadas, modalidades que son agravantes del delito.

El Estudio Nacional sobre el Consumo de sustancias Psicoactivas, que realizó el Observatorio de Drogas de Colombia con el apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y que fu publicado en julio de 2014 (ver estudio), arrojó que en Santander 16.111 personas son consumidores de sustancias ilícitas como la marihuana, cocaína, bazuco, éxtasis y ácidos (como el llamado LSD).

[FOTO 4]: Microtráfico, el dinero más “fácil”
Durante los operativos la Policía ha encontrado que una gran parte de la venta de drogas ilícitas se realiza por redes sociales. Foto tomada de Facebook. Foto

Desde 2013 el gobierno regional creó el Consejo Seccional de Estupefacientes en Santander para construir un Plan Departamental de Drogas, con vigencia desde 2015 hasta el año 2021 para combatir la oferta y el consumo de drogas en el territorio. Lo que pone al Departamento como el primero en el país en adoptar estas medidas.

Aunque Patricia fue durante cinco años expendedora de drogas ilegales asegura que nunca las ha consumido. Tras las rejas, sufre porque extraña su vida social y además porque sus hijas sólo la pueden visitar una vez al mes.

“No volvería a hacer esto jamás, quita mucha vida. Mi hija pequeña no entiende, le decimos que la mami está en el colegio”.

Héctor Mauricio Rojas, sociólogo, doctor en Ciencias Sociales y profesor en la Universidad Industrial de Santander, explica que cuando la persona se victimiza, aprende a vivir de ese estigma y prefiere asumir riesgos porque es más beneficioso. Y este de esta situación se aprovecha esta economía oculta, utilizando a personas en situación de vulnerabilidad que se pueden camuflar más fácilmente en la red de distribución.

Rojas señala que han cambiado totalmente los escenarios, las personas y los consumos. “Existe flexibilidad social ante la ampliación de las ofertas y el consumo, lo que se explica entre otras cosas, por qué estamos en la sociedad de la inmediatez, donde pensar en la salud, familia, o en el futuro, se ha vuelto un asunto cada vez más disperso”. El lema es, “yo consumo hoy porque mañana no tengo nada seguro”.

[FOTO 5]: Microtráfico, el dinero más “fácil”
Con solo 2 mil pesos, una persona puede conseguir un ‘pucho’ de marihuana o bazuco. Foto Stefany Uribe Cueto. Foto

El Sociólogo sugiere que la estrategia más importante para enfrentar este fenómeno es la educación, pues al enseñar cómo tomar decisiones la gente actúa con más autonomía. “Las medidas policivas son útiles, pero no pueden ser la única manera. Es necesario concebir la educación como un camino para ascender socialmente, es decir, para generar cambios de vida”.

Lida Mireya Vargas indica que en algunas familias el tráfico es un negocio tradicional. “Ellas no conocen más y aquí en el Centro de Resocialización logran descubrir que tienen habilidades totalmente distintas”. Según Vargas, el sistema penitenciario ofrece los programas de prevención y promoción en salud, asistencia psicológica, atención a minorías étnicas y población vulnerable, así como formación cívica, alfabetización, oportunidades laborales dentro de la cárcel, y capacitación en artes u oficios como panadería, confecciones y belleza.

Encorvada, Patricia suelta  una sonrisa ligera, de esas que apenas se notan, mientras expresa su entusiasmo por recuperar la libertad. Planea seguir estudiando para terminar el bachillerato que dejó en séptimo grado. Y conseguir un trabajo digno en lo que más le gusta, diseñando calzado de dama. “He aprendido a valorar la libertad, esa es la mejor lección de vida”, afirma.

*Nombre cambiado por razones de seguridad.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592