¿Alternativa de desarrollo para unos pocos?

Publicado en Edición 44 | Miércoles 15, de Julio de 2015 | Actualizado el Jueves, 16 de Julio de 2015

Embalse de Bucaramanga,

El Embalse de Bucaramanga es considerada una obra clave porque proveerá de agua durante los próximos 50 años a los municipios de Bucaramanga, Floridablanca y Girón. Ludwig Stünkel García, gerente del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (AMB), asegura que será una alternativa no sólo para satisfacer la creciente demanda del recurso hídrico sino para mitigar el impacto del cambio climático.

Pero los habitantes del municipio Tona, a dos horas de la capital santandereana y de donde es extraído el líquido que llenará el Embalse, la obra no representa aún beneficios. Les preocupa que no los han informado sobre el desarrollo del proyecto y menos del impacto ambiental que este tendrá. Saben que existen las llamadas “compensaciones ambientales” pero no tienen información al respecto.

Elías Calderón, habitante de Tona, afirma que no ha habido reuniones entre las instituciones responsables de la construcción y las autoridades ambientales que están a cargo de la protección de los ecosistemas. “La verdad es muy poca la socialización del proyecto, ya que al Embalse le pusieron el nombre de Bucaramanga y hasta donde lo tenemos entendido cobija tres veredas de Tona y la microcuenca del río que también lleva su mismo nombre”, reitera Calderón.

En esto coincide Elkin Pérez, otro poblador, quien explica que ante la poca información, él y una comisión del Concejo de Tona decidieron ir hasta las oficinas del Acueducto. Solo hasta ese momento varios funcionarios les suministraron información general del proyecto. “No teníamos conocimiento sobre la obra. Fue una vez que fuimos al Acueducto y allá nos explicaron un poco. Nos mostraron un video de lo que iba a ser la obra, pero tuvimos que buscarlos a ellos”, dice.

Los toneros esperan que la Cdmb, quien ganó la licitación para la construcción de la obra, invierta por lo menos 3 mil millones de pesos en la recuperación del ecosistema. Esto porque según el Decreto 1900 de 2006, por el cual se reglamenta el parágrafo 43 de la Ley 49 de 1993 respecto al uso del agua, todo proyecto de infraestructura que use agua extraída de fuentes naturales deberá destinar por lo menos el uno por ciento del total de la inversión para recuperar, conservar, preservar y vigilar la cuenca hidrográfica.

Nevy Waldino Villamil Vásquez, subdirector de Evaluación y Control Ambiental de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb), sostiene que “no es necesario socializar” lo que se requiere es invertir en reforestación “pues la norma no lo establece y muchos de los alcaldes del Departamento ya conocían el manejo del Plan de Acción, pues han sido miembros del consejo directivo de la Corporación, entonces para qué socializar lo que ya está socializado”.

Otras preocupaciones


A Elkin Pérez le preocupa que la autoridad ambiental además de no haber socializado no use especies nativas en la reforestación: “…tengo entendido que cuando ellos lo hacen siembran es pino; que en lugar de conservar el agua, seca la tierra…”.

Ricardo Restrepo, biólogo de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, explicó que una vez intervenido un ecosistema es imposible que vuelva a funcionar como en su origen, pese incluso a que se reforeste con especies nativas. “Por eso es tan importante que las especies sembradas sean las idóneas, porque si se siembran especies de otros climas, de otras latitudes, no va a ser lo mismo, no va a brindar el mismo servicio”, precisa el experto.

[FOTO 2]: ¿Alternativa de desarrollo para unos pocos?
El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio declaró mediante el Decreto 1463 del 5 de julio de 2012, que el Proyecto de Regulación del Río Tona-Embalse de Bucaramanga es de interés nacional y que se realizaría con capital mixto. Es decir, con recursos provenientes del sector público y privado. El Estado aportó 45 mil 462 millones de pesos. Foto suministrada Vanguardia Liberal, César Flórez. Foto

Francisco Javier González Gamboa, alcalde del municipio de Tona, aseguró que la razón de ser del Embalse es el agua que viene del río Tona. Sin embargo, el primer mandatario dijo que esta obra ni siquiera lleva el nombre del municipio o del río que lo abastase. “…por tradición todos los embalses llevan el nombre del río o del municipio que los abastece, en este caso no se lo pusieron porque buscaron que el embalse quedara en área o jurisdicción del Bucaramanga pero, reitero, el caudal que lo abastece es el río Tona…”

El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio declaró mediante el Decreto 1463 del 5 de julio de 2012 que el Proyecto de Regulación del Río Tona-Embalse de Bucaramanga es uno de interés nacional y que se desarrollará con capital mixto, es decir, con recursos provenientes del sector público y privado. El Estado aportó 45 mil 462 millones de pesos.

Plataforma averiguó sobre cuánta era la inversión aportada por el sector privado, pero pese a solicitar la información mediante un  derecho de petición, no recibió una respuesta clara. Sin embargo, en medios de comunicación local voceros del Proyecto informaron que el costo total de la obra es de 317 mil millones de los cuales, 45 mil provienen del gobierno central; 10 mil millones de pesos de la Gobernación; 70 mil millones del Municipio de Bucaramanga, y el dinero restante, del Acueducto y de un crédito.

El Alcalde de Tona asegura que en relación con las retribuciones, la obra no ha representado por el momento  “progreso para la región” y que esperan que el Proyecto cumpla con la obligación de la compensación ambiental estipulado en el Decreto 1900. Nevy Waldino Villamil, subdirector de Evaluación y Control Ambiental de la Cdmb, explica que la compensación sólo puede realizarse seis meses después una vez terminada la obra, y que incluso para su ejecución tienen un plazo de seis meses más.

Pero a finales de 2014 a la Cdmb le preocupaba que a falta de pronunciamiento del Acueducto no hubiera un acuerdo sobre cuánta sería la inversión para compensación ambiental. Fue sólo hasta octubre de ese año, que las instituciones determinaron que serían 3 mil 170 millones de pesos aproximadamente después de una reunión en la que participaron representantes del Proyecto, del Acueducto y de la Corporación. En este encuentro, las partes acordaron además priorizar la compra de varios predios en la parte alta del Embalse para garantizar la protección de las zonas boscosas.

Aunque el Proyecto prometió que el llenado del Embalse comenzaría en febrero de 2015, por razones climáticas esto no sucedió. Al finalizar mayo la Alcaldía de Bucaramanga anunció en la prensa local que ya estaba por terminar la obra y que empezaría la fase de llenado.

Los toneros insisten al Acueducto y al Municipio de Bucaramanga que se les tengan en cuenta, pero sobre todo, que cumplan con la exigencia de la compensación ambiental, ya que los pobladores temen afectaciones sobre sus cultivos debido al aumento de la temperatura. El biólogo Ricardo Restrepo explicó que cuando el agua está represada, como un ocurre en un embalse, ésta se comporta como “un espejo” que calienta la tierra.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592