Tercer Carril, un proyecto con una movilidad atravesada

Publicado en Edición 44 | Miércoles 15, de Julio de 2015 | Actualizado el Jueves, 16 de Julio de 2015

En medio de irregularidades

[FOTO 1]: Tercer Carril, un proyecto con una movilidad atravesada
Casas demolidas en el barrio San Martín. Foto: Juan Camilo Gómez Angel. Foto
 

La construcción de El Tercer Carril arrancó con su primera piedra en diciembre pasado y aún no se ha concluido la adquisición de todos los predios. Mientras tanto, algunas familias de los barrios San Martín y Antonia Santos, de Bucaramanga, aseguran que quedaron en la calle porque la obra atraviesa sus hogares.

Pese a que el secretario de Infraestructura de Bucaramanga, Clemente León, anunció en septiembre de 2014 que ya habían adquirido todos los predios necesarios para la construcción del Tercer Carril, cumpliendo con los procedimientos que estipula la Ley, los habitantes de estos barrios aseguran que no se les ha pagado la totalidad por sus terrenos.

En el sector que rodea la construcción de dicho proyecto hay más de cinco viviendas con problemas generados por la misma obra y la Alcaldía de Bucaramanga no da respuesta sobre el pago acordado. Dos de estas familias aseguran que “las dejaron en la calle” porque la empresa JHG (consultora encargada de la compra de los predios) no les ha entregado el dinero correspondiente. La situación de estos propietarios es estudiada por la Defensoría del Pueblo Regional, según corroboró el presidente de la Junta de Acción Comunal, Jhon Utrera.

[FOTO 3]: Tercer Carril, un proyecto con una movilidad atravesada
El Tercer Carril fue la promesa de campaña del actual alcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez. La obra comprende 2,1 kilómetros de vías, le cuesta al municipio 156 mil millones y se construirá en 22 meses. Aquí, las primeras demoliciones. Foto: Juan Camilo Gómez Angel. Foto

[FOTO 4]: Tercer Carril, un proyecto con una movilidad atravesada
Casa demolida en barrio Antonia Santos, en la que vivían más de tres familias. Foto Juan Camilo Gómez Angel. Foto

En noviembre de 2013, con pulcra puntualidad, el Municipio le entregó 17 mil millones a Motoreste por sus predios. Por el contrario, en los barrios Antonia Santos y San Martín las familias expresan que han sido víctimas de engaño y presión para desalojar los predios por parte de los encargados de la Alcaldía y de la firma JHG. Otros dueños de predios aseguran que el precio del avalúo no facilita la posibilidad de conseguir otras viviendas similares.

Martha Tarazona, habitante del barrio San Martín, contó con tristeza que fue engañada por la empresa consultora encargada de comprar los predios. En un principio le dieron un adelanto de 22 millones de los 86 que habían pactado; dos meses después le entregaron 15 millones más y de pronto llegó el abogado encargado, junto con más de 20 policías, a sacarlos a la fuerza de su residencia. Ese día ella estaba en casa con su padre, un señor de la tercera edad, y juntos tuvieron que sufrir lo que ella define como una “vergüenza”. Hasta la fecha no han solucionado su situación.

Suspender los servicios públicos ha sido uno de los mecanismos de presión de las autoridades para que las familias abandonen sus predios. Fue por ello que líderes comunales enviaron derechos de petición a la Alcaldía y a distintas empresas de servicios públicos solicitando informar de dónde provenía la orden. El Municipio respondió negándose a entregar los nombres de los encargados, lo que impidió avanzar en procedimientos legales.

Así, en la medida en que avanza la obra van apareciendo distintos afectados. Carmen López, habitante del barrio Antonia Santos, explicó que su casa, así como la de la mayoría de esa zona, han sido heredadas y que en ellas habitan personas de más de 60 años de edad. “Con el dinero que nos entregó la Alcaldía, la única solución es irnos a pagar arriendo o irnos a una invasión”, aseguró.

Frente a los tratos y presiones señaladas por los afectados, Plataforma envió un derecho de petición consultándole a la constructora JHG su versión al respecto. Sin embargo, la solicitud no fue respondida por la constructora sino por la Secretaría de Planeación, con la firma del secretario de Infraestructura Clemente León. En dicha  respuesta, León indicó que el proceso de compra de predios se ajusta a los lineamientos que exigen proyectos de utilidad pública como este, “con plena observación y seguimiento de los principios y garantías constitucionales”.

En la misma situación están cinco familias más y Carmen López asegura que a su edad no consigue trabajo como para endeudarse. Su familia paga los servicios públicos con el dinero que recibe por una valla publicitaria que también desaparecerá y, además, dejó de laborar porque tiene un hijo con discapacidad mental. López cuenta que una mujer de la tercera edad, que residía en su cuadra, murió de depresión al ver durante una semana cómo demolían su hogar.

[FOTO 5]: Tercer Carril, un proyecto con una movilidad atravesada
Este fue el puesto de salud del barrio Antonia Santos, que en diciembre de 2014 fue demolido. Foto Juan Camilo Gómez Angel. Foto

[FOTO 6]: Tercer Carril, un proyecto con una movilidad atravesada
John Utrera, habitante del barrio San Martín,visitando a sus vecinos más afectados. Foto Juan Camilo Gómez Angel. Foto

Problemas en salubridad

Eduardo Lazo, otro de los habitantes afectados, indicó  que la Alcaldía no ha ofrecido una solución a la situación de su predio. “Cada vez que vienen nosotros preguntamos, pero nunca nos dan respuesta de nada”, afirmó.  Él y su familia temen que las grietas que se han formado junto a la cama de sus hijos, producto de derrumbes cercanos, ocasionen que los muros les caigan encima.

Lazo aseguró que tras las demoliciones comenzaron a presentar problemas respiratorios. En esto coincide Belky Pico, una de sus vecinas, quien explicó que “todos en la familia empezaron a enfermarse del pecho”. Patricia Peñaloza, médico especialista en Salud Ocupacional, explicó que el material particulado es una grave causa del deterioro del sistema respiratorio, además de ser un acelerador de asma y bronquitis. También es un factor relacionado con la aparición de cáncer pulmonar, nasofaríngeo y de vías respiratorias.

“La principal medida para el control del polvo para obras públicas es mantener el suelo pavimentado y barrer diariamente para reducir las partículas de polvo en el ambiente,  según lo establece el programa de mantenimiento municipal”, señaló la experta.

Enfermos y sin centro de salud 

Además de los problemas de salud generados por la obra, realizar esta construcción implicódemoler el puesto de salud del barrio Antonia Santos, pero la Administración Municipal no ha ofrecido soluciones efectivas e inmediatas al respecto. La preocupación de los residentes es que este es vital para la atención de urgencias en el sector. “En este centro de salud se atendían a todas las personas de la Comuna 9 y también a personas que vienen remitidas del campo”, expresó Carmen López. 

Carlos Roa, trabajador del Instituto de Salud de Bucaramanga, advirtió que el Municipio ni el Departamento han cumplido con las reuniones para definir la reubicación del puesto de salud. La alternativa que toman los habitantes de la zona es asistir a los puestos de salud de los barrios Pablo Sexto, Bucaramanga o La Libertad, pero según explica John Utrera, no es fácil recibir atención porque los fichos no dan abasto y las citas quedan postergadas por alrededor de 20 días después de la solicitud.

Otro impacto de la obra es el ambiental pues implicó la demolición de un talud que en 1986  fue plantado con árboles por la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb). Sergio Angulo, integrante del movimiento social Dignidad Ciudadana y habitante del conjunto residencial Conucos (que también se afectaría con la obra), afirma que incluso cuando comenzó la obra, la Alcaldía no había realizado un solo encuentro de socialización para notificarles a los residentes sobre las transformaciones en el predio. Esto sólo ocurrió el 30 de abril de 2015, tras varias manifestaciones ciudadanas y reclamos públicos.

[FOTO 7]: Tercer Carril, un proyecto con una movilidad atravesada
Viaducto García Cadena antes de la intervención del Tercer Carril. Foto Juan Camilo Gómez Angel. Foto
 

[FOTO 8]: Tercer Carril, un proyecto con una movilidad atravesada
Casa demolida en barrio Antonia Santos, en la que vivían más de tres familias. Foto Juan Camilo Gómez Angel. Foto

A Angulo y a los habitantes del conjunto residencial les preocupa la desaparición del talud porque los 150 árboles que están allí plantados, les suministran calidad de aire, protegiéndolos en parte del ruido y el polvo que produce la congestión vehicular de la zona.

Otros ciudadanos señalan que la obra denota además una desconexión con el plan de gobierno local titulado “Bucaramanga, capital sostenible”. Andrea Navarrete, líder de Mujeres Bicibles, un movimiento que promueve el uso de la cicla, sostuvo que lo que busca el proyecto vial es “favorecer y estimular el uso del carro”, cosa que no solucionará el problema de congestión vial.

En esto coincide Carolina Galeano, experta en Urbanismo Sostenible, quien aseguró que las ciudades que le apuestan a la sostenibilidad son aquellas que logran una interconexión vial con ciclorrutas.

Plataforma  le preguntó a al secretario de Infraestructura Clemente León por qué no incluyeron en el proyecto la construcción de ciclorrutas, pero según el funcionario éstas no están contempladas en Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Sin embargo, León considera que la obra sí cumple con los requisitos de sostenibilidad: “si tengo unas vías adecuadas para llegar pronto… ahorro tiempo, ahorro combustible, ahorro el tiempo de operación, menos contaminación, entonces se vuelve una ciudad sostenible”.

Los residentes de los barrios San Martín y Antonia Santos cuestionan por qué el Municipio asegura que el Tercer Carril es una obra “sostenible” si desconoce las dificultades que tendrán las familias para vivir en lo que les quedará de sus predios, si ésta implicará la remoción del puesto de salud de la Comuna 9 y eliminará zonas verdes que durante años les han garantizado aire puro.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592