Oportunidades con discapacidad

Publicado en Revista | Jueves 09, de Abril de 2015 | Actualizado el Jueves, 09 de Abril de 2015

Santandereanos se enfrentan a la falta de oportunidades laborales y a la desigualdad por tener algún tipo de discapacidad física. De los 526 mil habitantes de Bucaramanga, el 20 por ciento no cuenta con un trabajo digno por su condición.

[FOTO 1 ]: Oportunidades con discapacidad
Wíllmer Blanco entrena tres veces a la semana para convertirse en el mejor jugador de fútbol con discapacidad física de Santander. Fotografía: Luli Tatiana Bonilla Foto
Wíllmer Blanco Tamayo, boyacense de 42 años, recuerda el día en el que cumpliendo con su trabajo como interventor de obras en Boyacá su motocicleta fue tocada por la llanta delantera de una tractomula enviándolo a un hospital con pocas esperanzas de vida.

Érika Tatiana Sarmiento Adarme, de 25 años, vive su propio calvario desde que se enteró que tenía retinosis pigmentaria, una enfermedad genética que se caracteriza por una degeneración progresiva de la estructura del ojo sensible a la luz, la retina, que poco a poco va perdiendo las principales células que la forman.

Sus vidas atravesaron instantes  angustiosos, dolorosos, en lugares y situaciones distintas, al punto de no decaer y seguir adelante. Así como Wíllmer y Érika alrededor el 20 por ciento de los santandereanos se encuentra en condiciones de discapacidad física. Según el Departamento Administrativo  Nacional de Estadística (Dane), de los cerca de 48 millones de personas que viven en el país, 2 millones 585 mil 224 habitantes tienen alguna discapacidad permanente relacionadas con el habla, la audición, la percepción de la luz y habilidades para comunicarse.  

Los retos que soportan a diario los ciudadanos en busca de ayudas u oportunidades laborales son bastantes frecuentes y más en ciudades urbanas donde adquieren un nuevo sentido las limitaciones físicas y la accesibilidad a los servicios públicos, educativos y sociales.

Tras el accidente, Wíllmer Blanco perdió por completo su pierna izquierda. Agradece a Dios estar vivo pues estuvo a poco de morir: el fémur desportillado quedó a tres milímetros de hinchar la arteria femoral y provocar que esta se estallara y en cinco minutos terminara desangrado.

En el hospital lo primero que pensó fue en sus hijos y en la posibilidad casi remota de no volver a jugar fútbol con ellos. Fue el primer pensamiento que pasó por su mente cuando intentaban salvar su vida. Además del drama de no contar con una extremidad, en la empresa para la que trabajaba no le dieron más empleo. Fue su familia que durante los siguientes tres años lo apoyó moral y económicamente para salir adelante.

Pese a que como muchos discapacitados se encontró con la indiferencia de la sociedad, siendo discriminado por su condición física y visto como un “bicho raro”, decidió motivarse para no quedar postrado en una silla de ruedas, ser ejemplo de superación para sus hijos y seguir adelante para conseguir sus sueños.

Así este hombre radicado en Bucaramanga desde hace más de 20 años recuperó su matrimonio y junto a su esposa creó la Fundación Caminando Ando. Desde hace dos años esta fundación vincula a personas con discapacidad, especialmente a aquellas de escasos recursos que no tienen el dinero ni las oportunidades de adquirir una prótesis.

Wíllmer reconoce que no ha sido nada fácil sacar adelante la Fundación. “La falta de recursos y el poco apoyo de entidades públicas y privadas no harán que desfallezca en el intento por ayudar a las personas que me necesitan de verdad”, dice.

Como cualquier ser humano tiene pasiones y Blanco no es la excepción.  Sus ojos brillan cuando habla de fútbol. Creó el  equipo Guerreros de Santander, integrado por 18 hombres que tienen discapacidades físicas y que hoy entrenan fuertemente para representar a Colombia, luego de que su capitán Wíllmer Blanco los representó en noviembre de 2014 en la Copa Mundial de Fútbol de Amputados en México con el Club todos somos Colombia de Barranquilla.

Verlos jugar es todo un arte. Su condición física no los limita en lo absoluto pues se enfrentan con  diferentes equipos de todo el país, buscando de esta manera su felicidad y apoyo constante.  Cuando se trata de fútbol se le olvida por completo que tiene que cargar una prótesis que pesa más de seis kilos, elaborada con una aleación de titanio, acero, fibra de carbono y silicona. 

La dependencia no impide continuar la vida

Érika Sarmiento nació con retinosis pigmentaria, una enfermedad genética que se caracteriza por una degeneración progresiva de la estructura del ojo. Desde los seis años comenzó a perder la vista de forma paulatina y cuando cursaba su bachillerato ésta empezó a dificultarse aún más.  Logró terminar sus estudios en el colegio de la policía Nuestra Señora de Fátima y a los 20 años le pronosticaron ceguera total.

Desde que supo que en cualquier momento quedaría ciega, Érika comenzó a valerse por sí misma pues no quería depender de nadie. En ocasiones tenía que salir acompañada. Se trasladó a Cúcuta para comenzar  su rehabilitación en el Centro de Rehabilitación Cardioneuromuscular  ya que en Santander no había un lugar adecuado para su proceso. “Fue un golpe muy duro desprenderme de mi familia, ir hasta un lugar desconocido para mí y más en mi condición”, comenta la santandereana.

[FOTO 2]: Oportunidades con discapacidad
Érika Sarmiento dicta talleres con lenguaje de señas y es una experta en la conducción del sistema de lectura y escritura braille. Fotografía: Luli Tatiana Bonilla Foto

A sus 25 años no ha sido impedimento acceder a un trabajo por su discapacidad. Por el contrario, labora hace tres años en la Biblioteca Gabriel Turbay, en el Instituto Municipal de Cultura y Turismo (Imct) como coordinadora de discapacidad con la dirección del programa préstame tus ojos. Dicta talleres con lenguaje de señas, y es una experta en la conducción del sistema de lectura y escritura braille.  

Su mayor felicidad fue el día que le entregaron su bastón, el que la guía y junto a ella recorre todos sus pasos. Érika revela que ese día liberó muchas cargas y desde ese momento vendría su independencia y hasta hora no la ha detenido nadie.

Los días de esta santandereana pujante trascurren entre su hogar y la biblioteca. Érika lleva casada hace seis meses. Formó un hogar con un hombre que la respeta y la entiende. Su tiempo lo reparte entre las labores del hogar y sus responsabilidades en el Instituto. Recorre todos los días un trayecto en Metrolínea  de hora y veinte minutos para lograr llegar a su destino. Como cualquier ciudadano debe someterse a las inclemencias del clima y a los diferentes transbordos que implica usar el transporte público. 

Sarmiento anhela tener un título universitario en Licenciatura de Lenguas pero no ha tenido oportunidad, pues cada vez  que lo intenta recibe una respuesta negativa.

Para el instituto Imct, Érika es parte fundamental de la corporación. “Contar con Érika es importante ya que ella es una persona con todas las cualidades y un conocimiento particular”, dice su jefe Gabriel Tarazona Ortega, técnico operativo y coordinador de la Sala de Audiovisuales del Instituto.

¿Quién los ampara?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los discapacitados son la población más rechazada y vulnerada del mundo. Presentan resultados bajos en economía y pobreza más que las personas en total capacidad. En el futuro la discapacidad será un motivo de preocupación aún mayor porque todavía sigue en aumento.

El Informe Mundial sobre la Discapacidad, realizado por la OMS, hace un balance detallado a los gobiernos y la misma sociedad civil a darle cara a las dificultades y tomar medidas nacionales e internacionales buscando una solución.

La Organización Mundial de la Salud prende las alertas, así como la Contraloría de Bucaramanga en cabeza de Magda Milena Amado Gaona, quien busca apoyar a esta comunidad vulnerada y hacer respetar los derechos como manda la Ley. “Estoy muy triste de ver que en Bucaramanga es evidente la violación a los derechos fundamentales de la población en condición de discapacidad”, argumenta la funcionaria.

César Camilo Hernández, secretario de la Contraloría, explica que todos los días a su despacho llegan denuncias de personas en situación de discapacidad que reclaman inversión de recursos públicos en infraestructura, capacitaciones y prótesis para su desenvolvimiento en la sociedad.

La comunidad denuncia y pide a la Contraloría de Bucaramanga que se hagan investigaciones a los entes de control encargados de los recursos de los bumangueses y que se les dé un trato digno como personas especiales por su condición siendo ellos uno de los retos del milenio. Así lo afirmó Henry Murillo Salazar, coordinador de Redes, Red Santandereana de Personas con Discapacidad.

[FOTO 3]: Oportunidades con discapacidad
De los 526 mil habitantes de Bucaramanga, el 20 por ciento no cuenta con un trabajo digno por su condición de discapacidad. Fotografía: Luli Tatiana Bonilla Foto

Entre las peticiones que hacen los santandereanos están hacer seguimiento al funcionamiento del Comité Municipal de Discapacidad (Cmd),  que está conformado por las Secretarías de Educación, Desarrollo Social, Planeación, Salud y Medio Ambiente, Imebu y funcionarios del Ministerio de Trabajo. Estas instituciones presentan cada año el Plan Operativo, que contempla el nivel de inversión, proyección y atención para que estas personas puedan acceder a todos los servicios en salud, seguridad social, educación y formación laboral y satisfacer sus derechos fundamentales.

La contralora Amado Gaona asegura que la Ley ya le dio potestad para velar por los derechos de las personas con discapacidad y su trabajo será recuperar recursos y evitar los desvíos, vigilar las ayudas técnicas y los capitales para la inversión pedagógica de los niños con discapacidad. La funcionaria iniciará una auditoria para revisar todos los recursos invertidos en toda la administración local desde el año 2012, para examinar si han sido o no invertidos adecuadamente. La Contralora declaró que no le “temblará la mano para poner en cintura a las entidades que no respeten los derechos de las personas en condición de discapacidad”.

Pese a las dificultades, hay entidades que se preocupan por atender esta población. Es el caso de la Red Santandereana de Personas con Discapacidad (Redes), liderada por Henry Murillo Salazar, coordinador de la Redes, quienes brindan apoyo a personas con este tipo de condición.

Redes está integrada desde febrero del año 2009 como red de movilidad social que articula personas, organizaciones públicas y privadas para personas con discapacidad. Esta red acerca a toda la institucionalidad como espacio para sensibilizar sobre esta condición y enseñar sobre los derechos que tienen quienes viven en esta condición. La Red enseña el lenguaje de seña y la escritura Braille, y recibe el apoyo de consultorios jurídicos de universidades de la ciudad.

De esta forma las personas en condición de discapacidad esperan que sean tenidos en cuenta, respetados sus derechos y tratados como cualquier ser humano. 

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592