‘Brechas’ en las aulas de clase

Los contratiempos de la educación pública
Publicado en Edición 42 | Jueves 19, de Febrero de 2015 | Actualizado el Miércoles, 06 de Diciembre de 2017

Aunque la capital santandereana es conocida en el país como ciudad universitaria por la oferta educativa que ofrece, padres de familia y docentes aseguran que hay problemas en la educación pública.

[FOTO 1]: ‘Brechas’ en las aulas de clase
Padres de familia de Bucaramanga, mencionan su necesidad de acceder a un cupo en instituciones públicas, mientras La Secretaria de Educación asegura tener cupos disponibles en diferentes colegios de Bucaramanga. Foto: Karen Campos Galvis Foto

Rosa Mantilla* es docente desde hace veinte años  y hace ocho es profesora de matemáticas de los grados cuarto y quinto de primaria del Colegio Santander de Bucaramanga. Mantilla madruga todos los días a las seis de la mañana para comenzar su labor en la que enfrenta un reto: cada salón tiene 38 estudiantes y como enseña en cuatro aulas distintas, eso significa que al día atiende a 304 alumnos.

Mantilla explica que su función como pedagoga es cada vez más difícil, pues en los colegios públicos por grado hay una asignación promedio de entre tres y cuatro salones dependiendo del número de estudiantes inscritos. Como ella, un profesor de español, sociales, biología o religión en un solo día da la misma clase a cuatro grupos distintos de un mismo grado.

Esta situación se refleja en la diferencia que hay entre el número de estudiantes cuyas familias tienen la capacidad económica para acceder a la educación privada y el de alumnos que no tienen estas mismas condiciones, y deben recurrir a la oferta pública. Según datos del Sistema Integrado de Matrículas (Simat) que administra el Ministerio de Educación Nacional, en Bucaramanga 24 mil 548 estudiantes están inscritos en colegios privados mientras 75 mil 790 están en escuelas y colegios oficiales (Ver tabla 1).

La diferencia de más de 50 mil niños y niñas registrados entre colegios públicos y privados deja ver la necesidad que tienen los padres de matricular a sus hijos en alguna institución oficial pues no cuentan con los recursos necesarios para inscribirlos en un colegio privado. En las instituciones privadas las matrículas oscilan entre 700 mil pesos y un millón pesos al mes, mientras que en el sector oficial este valor no supera los 10 mil pesos, según explican funcionarios de diversos colegios de la ciudad.

Pero el asunto no es solo la cantidad de estudiantes que reciben los profesores. Cada fin de año los padres de familia se ven en un “corre-corre” para tratar de buscarle un cupo a su hijo en alguna institución oficial. Según datos de la Alcaldía de Bucaramanga, hay 49 colegios públicos. Estos reciben un presupuesto asignado por el municipio para permitir la inscripción de un número determinado de estudiantes, pero cada institución es autónoma de aumentar o no dicha cobertura.

[FOTO 3]: ‘Brechas’ en las aulas de clase
En colegios públicos de Bucaramanga existen más de cuatro aulas de clase por grado de escolaridad, lo que contribuye a un mayor ‘hacinamiento’ dentro de los establecimientos educativos. Foto: Karen Campos Galvis Foto

Varios padres de familia aseguran que el ‘sorteo’ de cupos para colegios oficiales no siempre responde a una obligación que les impone la Secretaría de Educación a las instituciones públicas, sino que está determinado en muchos casos  por influencias o contactos en el sector público. Esto lo que comúnmente se conoce como ‘palanca’.

Hay otra realidad y es la de otros padres de familia que aunque tienen mejores condiciones económicas que los estratos uno y dos, no pueden acceder con facilidad a los cupos que benefician a esta población porque que se les considera como clase media. 

No es solo la cantidad

En la práctica, aunque los colegios oficiales terminan recibiendo al mayor número de estudiantes que pueden, esto puede ir en detrimento de la calidad. Martha Liliana Gómez, docente desde hace veinte años, con especializaciones en pedagogía, e  investigación en el aula, tecnología de la información y la comunicación aplicada a la educación, le dijo a Plataforma  que la educación en Colombia ha desmejorado. “Las instituciones públicas sólo se preocupan por la cantidad de estudiantes que puedan tener en un plantel educativo, sin importar qué calidad se brinde en los procesos”, dice.

Gómez considera que mientras la educación pública tenga más estudiantes por atender, va a dejar de lado la necesidad de brindar una educación privilegiada y personalizada a cada ciudadano porque ahora la cantidad es un valor que disminuye el buen servicio de la educación. “Los grupos se vuelven inmanejables”, reitera.

El Plan de Gobierno del Municipio promete brindar calidad en la educación, pero esto no se refleja en las pruebas practicadas por el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (Pisa) del año 2014. Según la información publicada en medios nacionales y reconocida por el propio gobierno, entre 29 mil alumnos de 18 países, Colombia quedó  en el último lugar de la tabla, posicionándose con  379 puntos  en la evaluación de conocimientos en educación financiera, planificación de finanzas, impuestos, entre otras.

[FOTO 4]: ‘Brechas’ en las aulas de clase
Una estrategia para mejorar la calidad en la educación tiene que ver con la formación a los docentes. Foto Mateo Sánchez Foto

En el caso de Santander, hay una contradicción. Mientras el departamento reluce cada año con los resultados en las pruebas Saber Pro estos puestos no son precisamente para los colegios públicos sino para los privados. Las pruebas Pisa reconocieron al Centro Educativo Cajasan, el Colegio Boston y el Colegio Colombo Venezolano entre los mejores puntajes. 

De acuerdo con lo anterior, la Secretaria de Educación (lea  la entrevista) y los ciudadanos tienen opiniones encontradas. Mientras el gobierno asegura que hay suficiente cobertura educativa pública en la ciudad; los padres de familia aseguran que todos los años en vísperas de diciembre tienen que luchar por un cupo para sus hijos.

Entrevista

[FOTO 5]: ‘Brechas’ en las aulas de clase
Según Arnulfo Carvajal, subsecretario de Educación de Bucaramanga, la ciudad ofrece programas de calidad en relación con los conocimientos que exige la prueba Saber Pro. Foto suministrada Alcaldía de Bucaramanga Foto

“En los colegios de Bucaramanga, no hay hacinamiento”: Subsecretario de Educación

Arnulfo Carvajal, subsecretario de Educación de Bucaramanga, respondió los cuestionamientos que realizan los padres de familia al sistema educativo público. El funcionario se refirió además a los compromisos fijados en el Plan de Desarrollo 2014-2015 firmado por el alcalde Luis Francisco Bohórquez.

Plataforma (Pfm): ¿Qué opina sobre la cantidad de estudiantes en las aulas de clase. Existe ‘hacinamiento’? En los colegios públicos hay un promedio de 38 estudiantes por salón.

Arnulfo Carvajal (A.C.): Realmente no es verdad que exista un promedio de 38 estudiantes por salón. Por el contrario, el Ministerio de Educación nos quiere quitar a algunos docentes porque considera que los grupos están muy pequeños. Hay algunos colegios que tienen un hacinamiento y otros que tienen pocos estudiantes por grupo.

Por ejemplo, se podría llamar ‘hacinamiento’ al estado en el que se encuentra la Gabriela Mistral porque allí hay 40 estudiantes por grupo en salones muy pequeños. En cambio, en el Colegio el Pilar y el Aureliano que se encuentran ubicados en la Ciudadela Real de Minas nos sobran cupos, sin decir que tenemos colegios que están por cerrarse porque hay poca matrícula. Diría que el promedio está por debajo de 30 alumnos por aula. 

(Pfm): ¿Qué colegios se encuentran por debajo  de 38 estudiantes o del estándar que pide el Ministerio de Educación?
(A.C.):
Por ejemplo, los colegios Jorge Eliécer Gaitán, San Francisco de Asís, Promoción Social, y para ser más específicos, los colegios de la periferia tienen poca cobertura.

(Pfm): ¿Considera que la calidad que ofrece la Secretaría de Educación es ‘buena’? Porque  el lema de la Alcaldía es Bucaramanga ciudad sostenible...
(A.C.):
La calidad es subjetiva y el que lo ejecuta siempre dirá que es buena o excelente, pero veo que somos una de las entidades territoriales que ofrece mejor calidad respecto a las pruebas del Icfes, que es el parámetro de medición de calidad.

Bucaramanga siempre ha estado entre el primer puesto hasta que Bogotá empezó hacer un poco superior, pero nosotros sí tenemos alta calidad en la prueba del Icfes en promedio. Hay colegios que gradúan hasta 300 y 400 alumnos que están en (nivel) muy superior y si comparamos cifras con el número de estudiantes egresados, en el sector público hay mayor cantidad en el nivel superior que los que egresaron del sector privado.

(Pfm): ¿Cree que la relación entre cantidad y calidad influye en el servicio que ofrecen?  
(A.C.):
Aquí dan mayor calidad ante la prueba del Icfes los colegios de mayor ‘hacinamiento’, si se quiere llamar así, y de alguna manera de menor deserción. El que ocupa el primer puesto siempre es el colegio La Nacional del Comercio. Saca el mayor puntaje en promedio de los colegios de Bucaramanga.

Pero tenemos otros de una masividad terrible. La Normal Superior está siempre en los primeros puestos en el Icfes cuando está graduando 400 alumnos por año. Si se reuniera el número de estudiantes de la Normal Superior y se compara con el nivel de los colegios privados, este supera, por llamarlo de alguna manera, la ‘calidad’ de los que se gradúan.

(Pfm): ¿Cómo es el proceso de asignación de docentes a los colegios públicos y sus convenios?
(A.C.):
Aquí hay unas características de algunos de los colegios que han venido funcionando tradicionalmente en el sector privado o en locales públicos pero han sido administrados por grupos religiosos como es la Gabriela Mistral. Por ejemplo, la Gabriela es público pero es administrado por hermanas. La Secretaría de Educación paga por los celadores, la rectoría, los aseadores, y otros gastos. Es un convenio y los docentes los elige la Secretaría. Así funcionan también el San José de La Salle y el García Herreros.

Y hay tres que están por concesión, es decir, hay una entidad privada que administra esos colegios. Ellos eligen la nómina completa y el Ministerio de Educación les gira el costo por alumno al año que es de aproximadamente de un millón 500 mil pesos. Los colegios que están en este tipo de convenio son Mega Colorados, Café Madrid y el Claveriano.  Esta concesión es decidida por el Ministerio de Educación.

(Pfm): ¿Por qué los docentes dictan varias materias a distintos grupos?
(A.C.):
Eso es de todos los colegios porque la asignación de horas establecida por el Ministerio de Educación es de 22 horas a la semana. Existen  áreas que son de tres o cuatro horas a la semana. Entonces los docentes no completan sus horarios. Por esto toca asignar una materia que sea de conocimiento común para que se dicte en otro salón. Eso es  de todos los colegios, para que las 22 horas cuadren.

[FOTO 6]: ‘Brechas’ en las aulas de clase
Según cifras del Sistema Integrado de Matrícula, Simat, dentro del sector oficial hubo 77 mil 790 matrículas correspondientes al año 2014. Foto Miguel Reina Foto

(Pfm): ¿Por qué la  matrícula de 2012 comparada con la de 2014 ha disminuido en 8 por ciento?
(A.C.):
Esa respuesta sí me queda grande. Nosotros nos hacemos la misma pregunta frecuentemente. También  hay que mirar el informe del Dane (Departamento Nacional de Estadística), de la pirámide poblacional, que la mayoría de gente está en edad adulta, y en este momento no hay pirámide. Las mismas matrículas de grado once son igual a las de grado primero. La base de la pirámide poblacional no se está extendiendo sino que cada día se reduce más.

(Pfm): ¿Qué ha pasado con la inclusión a la educación de los niños discapacitados? También ha disminuido. ¿Debido a la pirámide?
(A.C.):
Yo creería que no ha disminuido. La verdad no tengo el dato exacto uno a uno, pero creo que no ha disminuido; por el contrario, ha aumentado porque solo estaban incluidos los niños con discapacidad auditiva y mental.  En todos los establecimientos educativos han tenido que recibir los niños que antes no se recibían.

Creo que están mal los datos porque conozco colegio a colegio. Me doy cuenta de todas las quejas que he tenido que recibir porque las maestras están desesperadas  y no saben qué  hacer con tanto niño incluido.

(Pfm): Existen muchos niños en las calles de Bucaramanga sin poder acceder a la educación. Es contradictorio que quieran cerrar colegios con la mayoría de la población en las calles. ¿Qué pasa?
(A.C.):
Realmente no tenemos un esquema para llevar a los padres de familia a los colegios para que matriculen a los niños, si es que hay niños por la calle trabajando. Y no sabemos con exactitud si son residentes de Bucaramanga.

(Pfm): ¿Los niños que no son de Bucaramanga entonces no los aceptan?
(A.C.):
Claro, todo niño que llega a una institución educativa es recibido porque tenemos disponibilidad de cupo. Lo que pasa es que hay gente que no llega y lo que nos falta son mecanismos para buscarlos. Esa es una debilidad de la administración. No podemos ir casa a casa para buscar a un niño o saber cuál quedó desescolarizado.

Pero sin embargo tenemos programas de ingreso tardío. Donde se requiera, se abren los círculos de aprendizaje, que es un sistema de alfabetizar a niños menores de 14 años en los que se les enseña a leer,  escribir y a relacionarse. Ese es un proceso inicial que se hace en un año y luego se hace un proceso de aceleración de aprendizaje que consiste que en un año el niño realice dos o tres años de escolaridad de acuerdo con su capacidad y dedicación. Así puede terminar su primaria y pasar a bachillerato normalmente.

(Pfm): ¿De qué estratos son los niños que acceden a los cupos públicos?
(A.C.):
En colegios públicos hay niños de estratos tres y cuatro, incluso en el colegio las Américas y La Gabriela existen de estrato cinco. Todo depende de acuerdo con el sector en donde se encuentre ubicado el colegio y donde el estudiante quiera el cupo.

*Con el apoyo periodístico de Viviana Malagón y Miguel Reina

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592