La agonía de los recursos hídricos de Santander

Publicado en Revista | Lunes 19, de Enero de 2015 | Actualizado el Miércoles, 06 de Diciembre de 2017

Debido a las altas temperaturas hay desabastecimiento de agua por sequía en siete municipios del departamento. Según la autoridad ambiental, la calidad del agua de las fuentes hídricas que recorren el área metropolitana se ha deteriorado en los últimos años por la falta de conciencia ambiental de los ciudadanos.

[FOTO 1]: La agonía de los recursos hídricos de Santander
En Colombia la Ley 373 de 1997 establece el programa para el uso eficiente y ahorro del agua. Foto: Nathalie Serrano Foto

Santander se ubica en el sector nororiental de los Andes colombianos, tiene 87 municipios y una red hidrológica conformada por numerosos ríos, quebradas y corrientes menores que en su mayoría son afluentes del río Magdalena que recorre el departamento en su costado occidental y que tiene una longitud aproximada de 298 kilómetros.  

El río Magdalena ocupa un lugar importante en la red hidrográfica del departamento, recibe casi la totalidad de los drenajes de las cuencas y subcuencas de Santander. Sin embargo, según la Procuraduría más de la mitad de los 128 municipios ribereños del río Magdalena vierten en él sus aguas residuales, sin ningún tipo de tratamiento.

Los ríos en el área metropolitana

La Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb) es la autoridad ambiental que tiene la función de conservar las fuentes hídricas de los trece municipios donde tiene jurisdicción. Desde el año 2011 con el fin de conocer el estado del agua de los ríos y quebradas en varios municipios de Santander, la entidad ha realizado el Informe de Estado de Calidad del Agua con 65 puntos de monitoreo en las diferentes fuentes hídricas.

Las corrientes más contaminadas son la parte baja del río Frío y de Oro y las quebradas Soratoque, La Iglesia, Chimitá, La Cuyamita, Las Navas, La Picha y El Carrasco que recibe el vertimiento generado en la planta de tratamiento de lixiviados del sitio de disposición de residuos sólidos El Carrasco.    

En total hay once ríos y quebradas que pasan por el casco urbano del área metropolitana y tienen la más baja calidad (pésima) debido a los vertimientos domésticos del sistema de alcantarillado y a los desechos que son derramados por las industrias. Según la Cdmb, estas corrientes presentan un bajo caudal en comparación con la alta descarga de residuos que reciben.

Los ríos Suratá, de Oro y Lebrija son las corrientes que reciben y asimilan las aguas residuales del área metropolitana de Bucaramanga, así como de los municipios menores de área de la jurisdicción de la Cdmb, por esta razón tienen un alto nivel de contaminación.

La tendencia general de la mayoría de las fuentes hídricas analizadas es de aumentar su valor de contaminación a medida que avanza la corriente,  por las descargas que van aumentando a través de su curso, deteriorando su calidad.

Andrea Báez, ingeniera sanitaria y ambiental de la Cdmb, afirmó que en los próximos años la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander (Empas) construirá una planta de tratamiento en el último tramo del río de Oro para disminuir la contaminación que el río registra.

La funcionaria también dijo que las principales fuentes de abastecimiento de agua que surte a los acueductos municipales de los centros poblados de Bucaramanga, Piedecuesta, Floridablanca y Girón presentan una buena calidad del agua, lo que beneficia a los ciudadanos.

Cabe destacar que los causes con una buena clasificación y cuyas aguas aún se encuentran sin mayor grado de contaminación son la quebrada Grande, La Ruitoca y la parte alta del Rio de Oro.

[FOTO 2]: La agonía de los recursos hídricos de Santander
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día mueren alrededor de tres mil 900 niños por el agua sucia y la falta de higiene. Las enfermedades transmitidas a través del agua o de los excrementos humanos constituyen la segunda causa de muerte infantil en el mundo después de las enfermedades respiratorias. Foto: Nathalie Serrano Foto

La sequía tomó al departamento

El Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (AMB) tiene 195 mil usuarios en los municipios de Bucaramanga, Floridablanca y Girón, con un sistema con captación de agua de los ríos Suratá, Tona y Frío. En la actualidad, las fuentes que suministran el agua potable se encuentran agotadas por la temporada seca.

En invierno se captan mil 400 litros por segundo del río Tona y en verano solo se captan 650 litros por segundo que equivale solo al 46 por ciento. Sin embargo, en el área metropolitana no se presentará desabastecimiento de agua durante los tres primeros meses del año.

En otros siete municipios de Santander como Barichara, los Santos, Cabrera, Lebrija, Vélez, Villanueva y Betulia el panorama es más desalentador. La temporada de sequía caracterizada por la disminución de las lluvias e incremento de las altas temperaturas ha obligado a las administraciones a racionar el líquido vital. 

Miguel Darío Gómez, director de la Oficina de Gestión de Riesgo de Santander, indicó que en Santander hay una probabilidad del 90 por ciento que llegue en los próximos meses el fenómeno El Niño que acentuará las altas temperaturas. 

Cuando hay racionamiento de agua, son los alcaldes municipales los responsables de la adecuada utilización de los planes de contingencia en su municipio. Sin embargo, Gómez aseguró que hay alcaldes del departamento que no asisten a las capacitaciones de la Gobernación en gestión del riesgo de desastres y no saben cómo actuar en caso de emergencia.

El funcionario también mencionó que hay municipios del departamento que no cuentan con un cuerpo de bomberos, pero la Gobernación ha implementado diferentes estrategias para ayudar a los municipios que sobrepasen su capacidad de respuesta.

Las autoridades también se encuentran en alerta roja por la alta probabilidad de que haya incendios forestales en el departamento debido a que la temporada seca se incrementará en el mes de febrero e irá hasta el mes de mayo. “En lo que va corrido del año se han registrado 17 incendios forestales de gran magnitud en el departamento”, dijo Gómez.

Según el funcionario, en Colombia no hay aeronaves especializadas en apagar incendios en lugares montañosos y de difícil acceso. Por eso en caso de emergencia hay que solicitar los helicópteros del Ejército Nacional que se utilizan en operaciones militares, lo que dificulta la labor de los equipos de socorro.

Agua para los próximos años

Según el AMB el área metropolitana tiene garantizada el agua hasta el año 2080, debido a que el agua del río Tona que abastecerá el embalse le asegurará a la ciudad el suministro de agua hasta el año 2032. El embalse almacenará un volumen de 17.6 millones de metros cúbicos y regulará un caudal de mil litros por segundo adicionales al sistema de Acueducto, equivalente a una reserva de Agua para tres meses de consumo.

La Administración también invertirá en el proyecto Umpalá a mediados del año 2030 y en el proyecto Piedras Blancas que proveerá el preciado líquido hasta mediados del 2080.

[FOTO 3]: La agonía de los recursos hídricos de Santander
La ONU afirmó que el agua resulta indispensable para la salud y el bienestar humanos así como para la preservación del medio ambiente. A pesar de ello, cuatro de cada diez personas en el mundo carecen de acceso a una simple letrina y dos de cada diez no tienen acceso a una fuente segura de agua potable. Foto: Nathalie Serrano Foto

Para tener en cuenta

Silvia Arias, ingeniera ambiental, aseguró que hace falta mayor conciencia por parte de los ciudadanos para no arrojar basuras ni desechos a la red fluvial del departamento.

Según Arias, las personas que viven en inmediaciones a los ríos o quebradas desconocen qué hacer con sus desechos orgánicos e inorgánicos y los vierten al río. “Hace falta campañas educativas permanentes por parte de la administración departamental y la Cdmb para que los ciudadanos conserven mejor los recursos naturales”, dijo Arias. 

Arias también recomienda utilizar elementos de limpieza que no sean agresivos con el medio ambiente, no verter aceite en los caños sino desecharlo en botellas junto con los desechos inorgánicos, obtenerse de realizar tantas descargas al inodoro y no arrojar desperdicios sólidos o líquidos a los ríos, lagos y océanos,  ni verter desechos de los venenos o fertilizantes utilizados en la siembra de productos agrícolas a las fuentes hídricas.  

Para las personas que viven en áreas rurales es recomendable construir pozos sépticos o utilizar letrinas que permiten una mayor conservación del medio ambiente. 

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga | Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592