Viviendo la inseguridad

Publicado en Revista | Miércoles 17, de Diciembre de 2014 | Actualizado el Miércoles, 06 de Diciembre de 2017

El gremio taxista del área metropolitana sufre la inseguridad que cada día azota Bucaramanga. Debido a los frecuentes hurtos y amenazas, los taxistas han decidido suspender su servicio en varios barrios y comunas de la Ciudad Bonita.

[FOTO 1]: Viviendo la inseguridad
El botón de pánico tiene la finalidad de monitorear las operaciones de los vehículos de transporte público y evitar que los transportadores sean atracados o heridos. Foto Nathalie Serrano Foto

A las seis de la mañana Hervin Salazar se despide de su esposa y de sus dos hijos para comenzar su recorrido matutino manejando un taxi y recogiendo pasajeros por las diferentes comunas y barrios del área metropolitana. Él se dedica a esta labor desde hace diez años y su trabajo le ha permitido mantener a su familia.

En junio de 2014 a las cinco de la tarde Salazar recogió a dos pasajeros que se dirigían desde Provenza hacia el barrio Comuneros. Cuando llegaron al lugar de su destino, los jóvenes amenazaron con armas blancas al taxista, le obligaban a entregar el dinero que había ganado producto de su trabajo, su reloj y su celular.

Según Salazar, ese día tuvo suerte ya que en ese momento pasaba por el lugar una patrulla de la policía que evitó el robo. Sin embargo, los asaltantes corrieron hacía una colina y no pudieron ser aprehendidos  por los uniformados.

El taxista también cuenta que han sido varias las veces que ha tenido que entregar todas sus pertenencias para evitar que lo apuñalen, ya que este tipo de atracos son muy comunes en toda el área metropolitana y aunque la policía realiza retenes, inspecciones y requisas, las labores no son suficientes para disminuir los hurtos y atracos a los taxistas de la ciudad.

Los sectores donde se registran más atracos y los taxistas se niegan a realizar carreras después de las nueve de la noche son los barrios San Martín, Morrorico, La Esperanza y Ciudad Norte de Bucaramanga; en Floridablanca son La Cumbre, González Chaparro y el Reposo y en Girón el barrio Alameda.

No se ha encontrado [foto 2]

Lo que señala la Ley


El Decreto 172 del año 2001 reglamentó el transporte público individual de pasajeros tipo taxi en Colombia debido a las múltiples anomalías que presentaba el sistema. Además estableció normas técnicas y las tarifas que cada taxista debe cobrar a los usuarios.

Rafael Horacio Núñez, director de la Dirección de Transito de Bucaramanga, aseguró que la institución trabaja junto con la Alcaldía de Bucaramanga y la Policía Nacional para redoblar la seguridad en el área metropolitana e impedir los atracos contra los taxistas. Según datos oficiales, cada día las autoridades registran entre tres y cinco atracos.

Según el funcionario, en 2014 fueron instalados 200 botones de pánico en taxis y cámaras de seguridad en las principales vías de la ciudad que permiten tener mayor seguridad y vigilancia para los taxistas y pasajeros.

Los botones de pánico son instalados en un lugar no visible y son activados por el conductor del vehículo cuando se registre alguna anomalía dentro del taxi. El botón emite una señal que alerta a  la policía y le permite rastrear el automóvil.

Debido a la peligrosidad de algunos barrios de la ciudad, algunos taxistas se rehúsan a conducir por algunas zonas. “Me niego a realizar carreras al norte de la ciudad, prefiero que me multen a que me atraquen”, expresó Salazar.

La situación ha generado inconformidad entre los usuarios ya que no pueden acceder al servicio y atenta su derecho como usuarios.

“Los taxistas preguntan para dónde uno se dirige y se dan el lujo de decidir si lo llevan o no”, dijo Carmenza Rodríguez, habitante de Ciudad Norte de Bucaramanga.  Según las autoridades esta conducta por parte de los taxistas debe ser denunciada por los ciudadanos ante las autoridades de  tránsito del municipio y poner la respectiva queja ante la empresa de taxis, pues este tipo de actuaciones puede acarrear sanciones.

El director de Transito de Bucaramanga Rafael Horacio Núñez dijo que al momento en  que se presente esta situación, los usuarios deben tomar la placa y la empresa a la que pertenece el taxi para instaurar la denuncia correspondiente.

No se ha encontrado [foto 3]

Ser taxista en el área Metropolitana


En una ciudad que tiene 544 mil vehículos matriculados, de los cuales siete mil 206 son taxis no es fácil ser conductor de taxi.

Un taxista gana cerca de un millón de pesos mensuales, pero aparte de soportar los infinitos trancones diarios, a los pasajeros molestos y la congestión de las principales arterias viales de la ciudad. En caso de no ser dueño del vehículo, además debe pagar una cuota diaria de cien mil pesos al propietario del vehículo por un turno de doce horas.

Según el Fondo de Prevención Vial, el conducir durante largos trayectos produce en los conductores un cansancio que afecta su capacidad de reacción, aumenta las distracciones, altera la percepción de las señales y genera estados de tensión, nerviosismo y agresividad.

Pero la sugerencia realizada por la entidad es reacia a los conductores ya que en cada periodo de descanso pierden la oportunidad de recoger algún pasajero. “Uno no puede perder tiempo, porque pierde dinero”,  indicó Salazar.

Mientras tanto, el “poder amarillo” tiene la esperanza de que las autoridades doblen la seguridad en los próximos meses en las vías para evitar que más conductores sean robados diariamente en la ciudad y poder brindar un mejor servicio a la ciudadanía. 

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592