Habitantes de las veredas de Floridablanca ‘mueren de sed’

Publicado en Revista | Viernes 28, de Noviembre de 2014 | Actualizado el Viernes, 28 de Noviembre de 2014

Familias que viven en las veredas de Floridablanca no cuentan con agua potable, ni acueductos en óptimo estado que brinden agua para el consumo humano. La situación ha generado problemas de salud principalmente en la población infantil y adultos de la tercera edad.

[FOTO 1]: Habitantes de las veredas de Floridablanca ‘mueren de sed’
Según la Organización Mundial de la Salud en el año 2000, mil cien millones de personas carecían de un suministro mejorado de agua, lo que supone un 17 por ciento de la población del planeta. Foto Nathalie Serrano Foto

Desde hace varios años los pobladores de la vereda de Ruitoque Bajo han solicitado al gobierno municipal y al Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (AMB) una solución para cerca de cincuenta familias que aún viven sin el servicio de agua potable y con un acueducto veredal que no trata el líquido vital.

A pesar de que la vereda de Ruitoque Bajo queda ubicada a un kilómetro de la autopista a Piedecuesta y cerca del condominio Ruitoque, la comunidad carece de servicios públicos esenciales y de saneamiento básico.

Según los habitantes, tienen que recolectar el agua para el gasto diario de forma artesanal porque el agua que provee el acueducto veredal es para uso agropecuario y no para consumo humano.

Pero esta situación no sólo afecta a los pobladores de Ruitoque Bajo sino también a las ocho veredas que tiene Floridablanca.

El día a día


Muchas familias que habitan la vereda de Ruitoque Bajo son de escasos recursos, viven en arriendo o son contratadas para cuidar y administrar fincas. Margarita Rodríguez, ama de casa y habitante del sector, debe recolectar el agua lluvia en tanques y pimpinas que almacena durante varias semanas para su consumo y el su familia. En su casa viven diez personas de las cuales cinco son niños entre los dos y trece años.

Ellos pagan mensualmente la tarifa de 5 mil pesos por el agua que suministra el acueducto veredal y que utilizan para su aseo personal y lavar, ya que el líquido llega oscuro y con mal olor. “A nosotros nos toca recoger y almacenar en tanques el agua lluvia que utilizamos para cocinar  y beber”, dijo Rodríguez.

Ella cuenta que sus nietos menores de edad han enfermado y adquirido infecciones intestinales, urinarias y dermatológicas en reiteradas ocasiones por la mala calidad del agua. “El año pasado mis niños tuvieron hepatitis A y el médico que los atendió dijo que era por la contaminación del agua”, contó Rodríguez.

Otras familias del sector que se encuentran en la misma situación que esta familia deben sustraer el líquido de nacimientos y pozos. “Es difícil vivir en estas condiciones porque el agua es esencial para el consumo y para todas las tareas domésticas”, indicó Leonor Olave Díaz,  habitante de la vereda.

Con red pero sin agua


En el año 1995 con gestión de la ciudadanía y la Junta de Acción Comunal el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (AMB) instaló una pequeña red para suministrar agua a 300 usuarios. Pero por falta de planificación, muchas de las casas construidas después de su instalación quedaron sin el servicio. En la actualidad, la red provee agua a 600 familias de la región y está colapsada.

Sin embargo Alirio Quintero, administrador del acueducto veredal y gestor del sector, afirmó que en el año 2006 cuando se construyó la actual carretera de Ruitoque Bajo, la AMB instaló una red de seis pulgadas para sustituir la anterior que lleva agua a pocos predios, pero la nueva red se encuentra sin uso por la escasez (ojo con la ortografía de esta palabra) de agua que afronta el área metropolitana.

La situación genera que muchos hogares tengan que recurrir al agua de la vereda para cubrir sus necesidades básicas. Fabio Ríos, funcionario del AMB, dijo que el Acueducto solo suministra agua a los sectores urbanos del área metropolitana y que los acueductos veredales tienen la función de abastecer a los sectores rurales. También aseguró que la  institución realizó una excepción dentro de su sistema de operaciones porque suministró agua para la vereda El Pilón, Quebrada Seca y Ruitoque bajo.

[FOTO 2]: Habitantes de las veredas de Floridablanca ‘mueren de sed’
Un Objetivo del Milenio promulgado por las Naciones Unidas es reducir para el año 2015 a la mitad el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento. Foto Nathalie Serrano Foto

¿Y el acueducto veredal?


La planta de tratamiento del acueducto de la vereda fue construida en el año 2011 y recoge el agua de la Quebrada El Cafeto y La Ruitoca cuyas aguas se unen en Ruitoque Alto, cerca de allí se encuentran los tanques de almacenamiento.

Según Quintero, luego de realizar varios estudios el agua comenzó a ser tratada, pero la comunidad beneficiaría tenía que pagar en sus recibos mensuales cerca de 8 mil pesos para mantener el funcionamiento de la planta, ya que la potabilización del agua tiene un costo de 2 millones de pesos al mes.  

“Algunos habitantes no pudieron pagar el recibo y el agua solo se trató durante seis meses”, reiteró Quintero. En la actualidad, el agua veredal se suministra a 270  usuarios y está destinada para uso agropecuario, pero cerca de 50 familias la utilizan para consumo humano.

Según los habitantes, las fuentes fluviales de donde se recoge el agua están contaminadas ya que cerca del sector hay numerosas viviendas que no tienen pozos sépticos ni servicio de alcantarillado  y operan granjas avícolas y porcinas que desechas sus residuos en las quebradas.

Los pobladores también piden ayuda al municipio porque algunos pozos sépticos de viviendas han colapsado y las aguas residuales recorren las cañadas y bajan a la quebrada.

Las familias esperan que en los próximos años la Alcaldía de Floridablanca les brinde un subsidio para que toda la población de Ruitoque Bajo goce de agua potable, saneamiento básico y gas natural que son los servicios que más escasean en la región. 

La versión del municipio

Ronald Rodríguez Mantilla, funcionario de la Secretaría de Infraestructura de Floridablanca, dijo que las administraciones anteriores construyeron acueductos veredales y plantas de tratamiento sin tener en cuenta la Ley 142 del año 1994 que (ojo, en donde se utiliza para lugar) establece el régimen de los servicios públicos domiciliarios en el país, lo que imposibilita que se puedan girar recursos y subsidios para este tipo de entidades. 

Según el funcionario, el municipio en la actualidad no tiene un censo preciso que permita conocer cuántos acueductos rurales se han construido y la cantidad de personas que tienen o carecen de agua potable porque años atrás nunca hubo un control permanente por parte del ente gubernamental.

“La mayoría de los acueductos rurales no cumplen con la legislación colombiana y carecen de normas técnicas”, afirmó Rodríguez Mantilla. El funcionario también aseguró que el municipio se encuentra realizando una gestión con la Oficina Jurídica para crear un acueducto que agrupe y organice a todos los acueductos de las veredas para proceder a girar recursos y subsidios. 

[FOTO 3]: Habitantes de las veredas de Floridablanca ‘mueren de sed’
Las Naciones Unidas proclamaron el periodo de 2005 a 2015 como el Decenio Internacional para la Acción, “El agua, fuente de vida” y decidieron otorgar más importancia en el plano mundial a las cuestiones relativas al líquido vital. Foto Nathalie Serrano Foto

En el mundo


La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el agua y el saneamiento básico son de los principales motores de la salud pública en cada país ya que 1,8 millones de personas mueren cada año debido a enfermedades diarricas en el mundo como consecuencia del agua insalubre y de un saneamiento y e higiene deficientes.

Según la OMS, las enfermedades relacionadas con el uso de agua incluyen aquellas causadas por microorganismos y sustancias químicas presentes en el líquido, enfermedades parasitarias como la esquistosomiasis que tiene parte de su ciclo de vida en el agua, la malaria, la enfermedad infecciosa legionelosis transmitida por aerosoles que contienen microorganismos, el paludismo, los parásitos intestinales y la hepatitis A.

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592