Bucaramanga se juega por la paz

Publicado en Edición 41 | Miércoles 03, de Septiembre de 2014 | Actualizado el Miércoles, 06 de Diciembre de 2017

Hinchas de los distintos equipos de fútbol colombiano firman en Bucaramanga acuerdos de paz y de no agresión durante y después de los encuentros.

[FOTO 1]: Bucaramanga se juega por la paz
Hinchas de Fortaleza Leoparda Sur, un popular grupo de aficionados del Atlético Bucaramanga alentando a su equipo durante un partido de fútbol en el Estadio Alfonso López. Foto: suministrada Foto

“Este fue uno de los momentos más difíciles que viví por defender a mi equipo del alma. La muerte de mi hermano fue una de las tantas que ocurren por culpa de las barras. Él era un niño, tenía toda la vida por delante y su única preocupación era alentar y alentar a ´búcaros´, a él lo mataron porque con  gritos, cánticos y una bandera estaba defendiendo lo que tanto amaba”, dice Julián Contreras*, un joven de 20 años que vivió en carne propia los efectos de la violencia que generan aquellas personas que pertenecen a las llamadas barras bravas de los equipos del fútbol  colombiano.

Con estas palabras y algunas lágrimas, Contreras  recuerda el día en que su hermano perdió la vida. Sucedió a las siete y media de la noche del 14 de septiembre de 2013 frente al estadio Alfonso López, de Bucaramanga, cuando Atlético Nacional, de Medellín, y Atlético Bucaramanga, el equipo local, jugaban un partido amistoso con el que buscaban recaudar fondos para donar a la caridad. La contradicción fue que después del encuentro deportivo, el hermano de Contreras hincha del equipo leopardo, como se les conoce a los seguidores del Bucaramanga, fue atacado por un hincha del equipo verdolaga, de la capital antioqueña.

Según los medios de comunicación local, durante el último año en la capital santandereana la prensa documentó 21 casos violentos de ataques entre hinchas, de los cuales cuatro resultaron mortales por heridas de bala o de arma blanca. Estas riñas eran frecuentes antes de los partidos de fútbol, a la salida del estadio pero también en los distintos barrios en los que hay una especie de ‘fronteras invisibles’, donde los aficionados aseguran que el cuidado por portar una camiseta, una bandera o tararear un estribillo debe ser mucho mayor.

Los hinchas cuentan que incluso había peleas entre aficionados de un mismo equipo. Las confrontaciones se generaban solo por vivir en un barrio distinto y hasta por no prestarse las insignias. Así por ejemplo ocurrió antes de la Semana Santa de 2014 cuando un hincha del Bucaramanga le negó a otro el préstamo de una bandera. Este último decidió asesinar el primero.

El perdón hecho un acuerdo

Cansados de la violencia, de ver muertos a varios de sus amigos y de tener temor cada vez que había un encuentro deportivo, los aficionados de varios equipos de fútbol de la ciudad llegaron a un acuerdo de no agresión, una especie de pacto de paz. Esta iniciativa fue impulsada desde la Policía Nacional en cabeza del coronel Jorge Evelio Palomino, que invitó a los líderes de las llamadas barras bravas para que se comprometieran a vivir la fiesta del fútbol en paz y tranquilidad.

Esta campaña comenzó en octubre de 2013. El acuerdo fue firmado por el equipo de hinchas más grande de la ciudad, la Fortaleza Leopardo Sur-Atlético Bucaramanga,  que cuenta por lo menos con 800 integrantes. También lo hicieron aficionados de otras regiones que viven en el departamento pero que no apoyan al equipo local. Se trata de filiales de hinchas Los del Sur Atlético Nacional, de Medellín; Comandos Azules o Blue Rain Millonarios, de Bogotá, y Barón Rojo o Disturbio Rojo de América y Frente Verdiblanco del Deporte Cali, ambos de Cali.

[FOTO 2]: Bucaramanga se juega por la paz
Los líderes de barras de aficionados del Atlético Bucaramanga y de otros equipos de fútbol han firmado una especie de pacto de paz para reducir la violencia en los estadios. Foto: suministrada Foto

Pese al acuerdo, las riñas y la violencia han continuado pero no en la cantidad ni frecuencia con que se presentaban antes. “Hemos tratado cada día de trabajar por este proyecto, las riñas y las víctimas  han disminuido. Somos los más interesados en que haya paz en los estadios pero no es cuestión de días, pues somos miles y miles de hinchas, pero siempre procuramos llegar en paz y tranquilidad a los distintos encuentros”, dice Julián Contreras.

Los líderes de los grupos aficionados al fútbol hacen un llamado a sus compañeros hinchas para que dejen los actos de intolerancia y hagan del deporte una forma de vida que conduzca a la convivencia y la paz. La Alcaldía y la Policía se comprometieron a brindarles capacitación así como acceso a cursos de música, deporte y cultura.

Los hinchas que son conscientes de que el deporte se debe celebrar en paz consideran que no se trata solo de firmar un acuerdo en el papel al comienzo y finalización de los partidos. Lo clave es que "apoyen el fútbol en paz, con más carnaval y menos funeral”, como dice lema que los aficionados bumangueses crearon para compartirlo con sus pares en todo el territorio nacional.

Los medios de comunicación nacional han informado que en lo que va del año, ocho aficionados de distintos equipos de fútbol han sido asesinados en riñas. 

*Los nombres fueron cambiados por razones de seguridad

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592