"Las secuelas que deja el conflicto son imborrables"

Testimonio de un ex policia
Publicado en Edición 40 | Miércoles 03, de Septiembre de 2014 | Actualizado el Lunes, 06 de Octubre de 2014

Un ataque de la guerrilla dejó sin visión de por vida a un santandereano, vinculado a la Policía Nacional como patrullero. Después de su experiencia, dice que la guerra deja secuelas imborrables y que es poco el apoyo que ha recibido. Plataforma presenta un testimonio desde el lado de integrantes de las fuerzas militares que sufren alguna discapacidad a causa de la violencia.

[FOTO 1]: "Las secuelas que deja el conflicto son imborrables"
Andrés Camargo* es una de las tantas víctimas que ha dejado el conflicto armado en Colombia. Durante 2013, por lo menos 150 policías resultaron heridos durante la prestación de su servicio. Foto: María Fernanda Pacheco Foto

El 27 de octubre de 2002 fue el día que le cambió la vida a Andrés Camargo*. Él iba caminando con un grupo de policías encargados de fumigar cultivos ilícitos en el municipio de Algeciras, en el sur occidente del departamento del Huila, cuando la columna Teófilo Forero de las Farc, a quienes se les atribuyen múltiples crímenes entre ellos la bomba al Club El Nogal, los atacó.

“Todo fue confuso. Llegamos a la siembra de la hoja de coca y amapola cerca de las nueve de la mañana cuando comenzamos a escuchar tiros. Luego una bomba nos alcanzó”, recuerda. Aunque todos sobrevivieron,  todos resultaron gravemente heridos. El ex patrullero Camargo recibió por ejemplo dos disparos en su hombro derecho y como consecuencia de la explosión perdió la visión total de su ojo derecho. Las esquirlas impactaron en su rostro y los cristalinos, una especie de lentes que están dentro de los ojos y que permiten enfocar los objetos a diferentes distancias, fueron seriamente afectados, le dictaminaron después sus médicos.

En Colombia, 6.738 integrantes de la fuerza pública han sido víctimas de minas antipersona entre 1990 y 2014, según datos de la Agencia Presidencial contra la Acción de Minas Antipersonal.

“Nosotros lo operamos pero usted no puede recobrar la vista”, le dijeron los médicos a Camargo. Contra todo pronóstico, Camargo se enfocó en que “todo obstáculo lo motiva a uno superarse”, por lo que se sometió a dos cirugías y comenzó a usar unos lentes especiales de forma permanente para poder identificar algunos objetos y saber calcular los espacios. Sin embargo, la violencia dejó en el ex patrullero una huella que él considera dolorosa pues no solo perdió un sentido fundamental del cuerpo humano sino que esto le ha generado dificultades para acceder a un trabajo, sobre todo porque tiene apenas cuarenta años y a su cargo tiene una familia compuesta por su esposa y tres hijos.

Según los registros de la Policía Departamental de Santander, las incapacidades más usuales que sufren los integrantes de su institución durante el ejercicio de su profesión son la pérdida de la capacidad auditiva y la mutilación de una parte de cuerpo, producto de enfrentamientos o de explosión de artefactos militares. Aunque el caso de Camargo ocurrió hace doce años, en la actualidad son decenas de policías los que sufren las consecuencias del conflicto armado.

[FOTO 2]: "Las secuelas que deja el conflicto son imborrables"
Entre las incapacidades más usuales que sufren los integrantes de la fuerza pública durante el ejercicio de su profesión está la pérdida total o parcial de la visión. Este santandereano perdió este sentido tras un ataque de la guerrilla mientras se desempeñaba como patrullero de la policía. Foto: María Fernanda Pacheco. Foto

Durante 2013, por lo menos 150 policías resultaron heridos durante la prestación de su servicio. “La guerra no es justificable desde ningún punto de vista, ya que uno arriesga su vida con el fin de servirle al país, pero las secuelas que el conflicto deja son imborrables, y peor aún, se siente el miedo de forma constante y la muerte llega en el momento que uno menos se lo espera”, dice Camargo quien sostiene a su familia con la pensión que recibe por incapacidad física.

Aunque el Estado provee a personas como Camargo de atención médica, acceso educativo para sus hijos y una mensualidad o pensión para su sostenimiento económico, el ex patrullero asegura que nada resulta ser suficiente después de haber perdido la visión, de tener menos posibilidades para encontrar un trabajo por una guerra que él considera no tiene sentido. 

*Nombres cambiados por seguridad de las víctimas

  • Logo-upbtv-60
  • estacionv-logo60
  • logo-labora-60
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal-60
  • logo-upb-60-vigilado-min-educacion-web

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592